El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha asegurado que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) "no esperaba" los golpes que está recibiendo en los últimos días y ha advertido de que la operación militar seguirá "el tiempo que sea necesario hasta restaurar la calma de los ciudadanos de Israel".

Durante su visita de este martes a la base aérea de Hatzerim, en el suroeste de Israel, Netanyahu ha agradecido al Alto Mando y a los soldados allí replegados por sus acciones de estos días y ha celebrado que Israel haya hecho retroceder a Hamás "muchos años atrás" gracias a una serie de ataques que "no esperaba".

"Continuaremos el tiempo que sea necesario para devolver la tranquilidad a los ciudadanos de Israel. Estoy seguro de que todos los enemigos que nos rodean ven lo costoso que es atacarnos y estoy seguro de que aprenderán la lección", ha dicho.

En ese sentido, también se ha manifestado el ministro de Defensa, Benny Gantz, durante una llamada telefónica con su homólogo estadounidense, Lloyd Austin, a quien le ha hecho saber que los ataques contra Hamás "continuarán hasta lograr la tranquilidad a largo plazo".

Hamás niega un alto el fuego

Por otra parte, Izzat al Rishq, uno de los líderes de Hamás, ha negado este martes la información que ha aparecido en las últimas horas en algunos medios de comunicación israelíes, en los que se afirmaba la cercanía de un alto el fuego.

"No es cierto lo que informaron algunos medios enemigos de que Hamás acordó un alto el fuego para el jueves. No se alcanzó ningún acuerdo, ni fechas específicas", ha negado Al Rishq a través de un comunicado al que ha tenido acceso el diario 'The Times of Israel'.

El Consejo de Seguridad ha celebrado este martes su cuarta reunión para tratar la situación en Israel y los territorios palestinos.

Al Rishq ha recalcado que si bien "los esfuerzos y los contactos de los mediadores" -entre ellos Naciones Unidas, Egipto, o Qatar- "son serios", también "son claras y bien conocidas" las demandas del pueblo palestino.

Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad ha celebrado este martes su cuarta reunión para tratar la situación en Israel y los territorios palestinos, un encuentro que habría terminado nuevamente sin resultado, según han indicado fuentes diplomáticas involucradas en el encuentro a 'The Times of Israel'.

La sesión, convocada por Noruega, China y Túnez, se ha celebrado a puerta cerrada y después de que en la anterior, la tercera, Estados Unidos volviese a bloquear una declaración conjunta para pedir el alto el fuego a ambas partes. La Asamblea General de la ONU se reunirá el próximo jueves para tratar esta situación.