Vinos de una uva milenaria, llegada del Ródano a España que a finales del siglo pasado, era prácticamente una desconocida en nuestro país. Según algunas teorías, la cuna de esta variedad se ubica primitivamente en Dalmacia (Croacia), aunque a fecha de hoy no está nada claro.

Sí es cierto que en Francia encontró una buena morada y daría lugar a los excelentes vinos de Condrieu, Château- Grillet (una de las AOC más pequeñas del país vecino) y la Côte Rôtie, donde se suele mezclar en pequeñas cantidades con la tinta syrah.

Pionero e innovador

Vinos con carácter cuyo principal impulsor en tierras españolas fue el empresario Alfonso Cortina, hoy tristemente desaparecido. Este importante financiero, llevado por su amor al vino, fundó en 1997 su bodega Vallegarcía en los Montes de Toledo. Unos terrenos entonces muy novedosos para la viticultura - por allí prácticamente sólo estaba ya el Marqués de Griñón-, que Cortina supo poner en valor asesorado por el experto australiano Richard Smart.

El empresario apostó fuerte y plantó en sus viñedos viognier, una uva casi desconocida en España que con su primera etiqueta, Vallegarcía, sorprendió y maravilló a los aficionados. Actualmente, continúan su labor sus hijos, Felipe y Carlos Cortina Lapique.

Gran bouquet

No es una uva fácil, aunque bien tratada y cultivada, da blancos de calidad y muy singulares. Posee estructura, un gran bouquet, es perfumada, compleja y de peso específico; usualmente se elabora con algo de barrica o, al menos, sobre lías y así es como mejor se expresa.

En esta ocasión catamos cuatro etiquetas diferentes, tres monovarietales y una con un coupage al 50% con riesling. Cada vino de los seleccionados posee una distinta personalidad que descubren la versatilidad de esta gran uva.   

1) Vallegarcía Viognier 2018

Bodegas Vallegarcía/ D.O.P Vallegarcía

PVP recomendado: 28,45 euros

Un blanco esplendoroso. Con Denominación de Origen Protegida propia (sólo hay 13 en toda España, ocho de ellos en Castilla- La Mancha), está elaborado exclusivamente a base de viognier. Con un viñedo situado a 850- 900 metros de altitud, cada año el vino se hace a medida: dependiendo de cada cosecha y sus características tendrá una elaboración y crianza en barrica específicas.

En 2018 un 20% de la uva fermentó en barrica y se dio una crianza sobre lías de 6 meses en barrica nueva de roble francés. Tiene un elegante color amarillo algo apagado y suma sus notas perfumadas (flores, frutas exóticas) a una intensidad en boca poco usual entre los blancos. Sumamente mineral, sedoso, complejo y envolvente, la madera está presente sin molestar y para enriquecer el resultado: ahumados suaves e integrados en el posgusto junto a ligeros tostados. Cada nota en su sitio en una perfecta armonía de aromas y sabores.

La bodega elabora también con viognier 100% el blanco Miriade, que Cortina lanzó años después al mercado en honor a su mujer, Miriam Lapique. Fresco, mas desenfadado y con un precio inferior (12,25 euros), sigue siendo un buen estandarte de la mejor uva viognier.

2) El Tomillo y el Viento Bailan 2019

Bodegas Carrascas/ Vino de la Tierra de Castilla

PVP recomendado: 11,65 euros

Un viognier 100% elaborado con uva cultivada en la localidad albaceteña de El Bonillo, una tierra perfecta para esta variedad, situada a 1.000 metros de altitud, que le otorga una maduración lenta y plena. El poético nombre responde a la nueva imagen de la bodega y expresa el alma del entorno que la rodea en el campo: sabinas, tomillo, caza mayor, aves…  

Un terruño especial donde crece la viognier, vendimiada a mano y seleccionada. Se cría sobre lías durante seis meses en depósitos de acero inoxidable. De color amarillo pajizo con reflejos verdosos, aromas limpios (flores blancas), de extraordinaria ligereza al primer sorbo y que se va creciendo después hasta alcanzar una entidad insospechada. De posgusto medio, es ligero y fresco. Un vino bien elaborado, cuyos resultados responden a una fina viognier.

3) Prieto Pariente Viognier 2019

Bodegas Prieto Pariente/ Vino de la Tierra de Castilla y León

PVP recomendado: 15,95 euros

Elaborado por Martina e Ignacio Prieto Pariente, nietos de José Pariente- el afamado viticultor de la D.O. Rueda-, es una buena muestra de esta uva, que según el tipo de tierra y la bodega que elabora se muestra versátil y con muy diversos matices. Estamos ante un vino singular, elaborado solamente con uvas viognier, procedentes de un pequeño viñedo plantado en 1999 en La Seca (Valladolid), que prácticamente estaba olvidado.

Los hermanos Prieto Pariente recuperaron el terruño y dejaron que el vino “hablara” por sí mismo después de una trabajada elaboración en acero inoxidable, huevos de hormigón y barrica de roble francés. Tradición e innovación para un blanco frutal, de recuerdos minerales, aromático y con volumen. Lo comercializan también en formato magnum.

4) Cimera 2018 de Clos Cor Ví

Clos de Cor Ví/ D.O. Valencia

PVP recomendado: 22 euros

Original vino en el que el bodeguero valenciano Luis Corbí ha realizado un coupage de riesling y viognier al 50%. Con él ha conseguido su primera medalla de oro en los premios internacionales Mundus Vini. Todo un reconocimiento para este profesional, pionero en plantar estas dos uvas en la D.O. Valencia.

Dos viñedos ecológicos rodeados de un ecosistema singular- olivos, higueras, carrascas centenarias…-, al sur de la provincia en Terres dels Alforins. Cada variedad se elaboró por separado durante cuatro meses para ensamblarlas y reposar en barricas de roble francés durante 5 meses con sus lías. Bonitos reflejos dorados, con una vibrante acidez otorgada por la riesling, de cuerpo medio pero con peso en boca. Una excelente unión en la que la viognier otorga densidad y volumen. Notas salinas y minerales, posee un perfumado posgusto. Es el vino más exclusivo de la bodega, en una edición limitada de tan sólo 2.000 botellas.

NotaNinguno de los artículos mencionados han sido propuestos por las empresas, ni se trata de algo comercial, su elección es una decisión únicamente periodística.