Siempre se ha asociado la palabra “tapeo” con vinos un poco peleones, de baja calidad o, en definitiva, que sirvan para cubrir el expediente ante una reunión en la que los alimentos son los protagonistas. Sin embargo, y en contra de esa mala fama, la categoría del vino puede dar el triunfo a la tapa más anodina. Un completo aperitivo incluye siempre una buena copa para lograr la cuadratura del círculo más perfecta.

Tapas variadas

Y no es muy difícil. En España, siempre lo decimos, hay numerosos vinos que cumplen el requisito de no ser demasiado caros sin dejar de tener todas las garantías. Por supuesto, sería una pena descorchar esas botellas escogidas que nos hacen soñar… aunque si las viandas acompañan ¿por qué no?.

Vino y queso.

Abrir un sauternes para regocijarse con un buen foie, paladear un vino de Jerez con jamón ibérico, disfrutar de un Rías Baixas especial para degustar unas ostras u optar por un blanco fermentado en barrica para un queso azul que sea extraordinario, es perfectamente plausible. Ahora, si el tapeo consiste en algo más sencillo, como tostas, unos canapés, embutidos y, en general, algo corriente, hay excelentes vinos que potenciarán el bocado y sublimarán los resultados. Y esto sirve para tintos, blancos y rosados.

Protagonista, el vino

En esta ocasión hemos seleccionado y catado tres etiquetas, sólo tintas, de muy diversas zonas de España en los que destaca su extraordinaria relación calidad-precio. Más o menos baratos, pero siempre con tarifas ajustadas para lo que contiene la botella, darán el triunfo en cualquier celebración. Son tres vinos “todo terreno” pero con altura suficiente y grandes cualidades.

1) Iceni 2019

Bodegas Tesalia/ Vino de la Tierra de Cádiz

PVP recomendado: 11 euros

A las alegrías que ya nos había dado esta bodega de Arcos de la Frontera, ha venido a sumarse el nuevo Iceni, un perfecto coupage de syrah y tintilla de Rota (ésta última una variedad recuperada que cada vez toma más auge en el sur de España), sumamente frutal. Un tinto joven y expresivo, el más desenfadado de esta casa propiedad de Richard Golding y su hija Natalia, asesorados por el experto enólogo Ignacio de Miguel.

Botella de Iceni.

Con él han buscado- y conseguido de pleno- “trasladar la máxima expresión del viñedo a la copa con mínima intervención del hombre y la madera”, afirma De Miguel. Los racimos fueron seleccionados previamente y este ensamblaje de las dos variedades, podrá cambiar según la cosecha e incluir además petit verdot o cabernet sauvignon, las otras varietales que tienen plantadas en la finca.

Un vino como decíamos muy frutal, que ha pasado de 5 a 7 meses en barrica de roble francés, y que resulta complejo sin perder su expresividad “juvenil”. Lo tiene todo: sedosidad, profundidad y una vibrante acidez que, junto a su ligereza, le da estructura. Perfecto para el tapeo porque resulta sumamente versátil en boca. Por cierto, los “iceni” (su nombre latino) formaron parte de una tribu britana que tuvieron su auge entre los siglos I a.d.C. y I d.C., conocidos también como “la gente del caballo”, un motivo presente en el etiquetado del vino.

2) Enate Cabernet Sauvignon- Merlot 2018

Bodegas Enate/ D.O. Somontano

PVP recomendado: 8 euros

Un tinto elaborado a base de las dos varietales que menciona en su etiqueta en una bodega muy especializada en uvas foráneas que, allá en el Somontano, se adaptaron a las mil maravillas. Los mostos de cada variedad se fermentaron por separado para ensamblarse más tarde y pasar a barricas de roble francés y americano- de 225 litros- durante seis meses.

Botella de vino Enate.

Posee un pequeño toque a madera que, junto a la salud del fruto, han conseguido un tándem perfecto entre levedad y volumen. En su punto justo. Muy aromático para su añada, se encuentran desde frutas del bosque a flores. Pero en boca gana: suave, matizado, con los taninos vigorosos aunque pulidos, sabroso… incluso con cierta untuosidad y una agradable carnosidad. No hay que complicarse más porque será piedra angular perfecta para muy variados bocados. Posgusto elegante y redondo. Conviene degustarlo algo fresco. 

3) Viore Mencía 2020

Bodegas Viore/ D.O. Bierzo

PVP recomendado: 7,95 euros

Toda la fuerza y fruta de la mencía en la copa. Un monovarietal con una renovada imagen, con una alegre etiqueta colorista de estilo naíf, que representa muy bien a este vino: lozano, vivaz y muy fresco. Una imagen que nos traslada a los paisajes bercianos y que ha sido elaborado como un proyecto personal por Emilio Sojo, Director Técnico del Grupo Bodegas Riojanas.

Botella de Viore Mencía.

Los viñedos están entre 600 y 800 metros de altitud y pertenecen a pequeñas parcelas (2.000 m2) seleccionadas también por sus suelos: pizarras con fondo arenisco y franco arcillosos. Terruños singulares que ha dado sus frutos: frutos negros, cerezas… Sumamente aromático, la mencía se expresa con sus mejores credenciales. Fresco, ligero, personal… un vino rico y muy cuidado con persistencia en boca. No falta la astringencia clásica de esta uva y su profundidad en el posgusto. Un vino que denota los cuidados con que ha sido elaborado.

Tres vinos tintos que dan mucho más de lo que valen (económicamente) y suponen una elección perfecta para un buen tapeo. 

Nota: Ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos por las bodegas, ni se trata de algo comercial, su elección es una decisión únicamente periodística.