Suma y sigue. La presentación de la candidatura de Vox para las elecciones en la Comunidad de Madrid -que se saldó con un total de 35 heridos, 21 de ellos policías, y 4 detenidos- ha derivado en un nuevo enfrentamiento entre el partido dirigido por Santiago Abascal y el Ministerio del Interior.

El departamento que lidera Fernando Grande-Marlaska asegura que la Policía Nacional "actúo siempre para mantener la seguridad de todos" en el acto de Vallecas y que "se diseñó un dispositivo policial acorde a unas circunstancias complejas con el fin de garantizar los derechos de todos".

Sin embargo, desde las filas de Vox señalan que "siempre se sienten protegidos por las fuerzas de seguridad", pero cargan contra "las directrices" que estas "reciben de sus jefes políticos". El diputado de Vox por Guadalajara Ángel López fue herido de una pedrada en la mano.

Fuentes del Ministerio del Interior sostienen en Vozpópuli que "determinadas actitudes, sobre todo aquellas que se produjeron al no seguir las indicaciones y pautas de los agentes que velaban por la seguridad, las que ponen en riesgo el trabajo y la integridad física de los propios agentes de la Policía Nacional".

En Vox defienden que siguieron las indicaciones "en todo momento". "Se hicieron los accesos por donde dijeron, mantuvimos la distancia y pusimos un cordón de voluntarios detrás de ellos para separar a nuestra gente de los violentos. Quienes no cumplieron son ellos al permitir que estuvieran a menos de dos metros de nuestra gente y que tirasen piedras y objetos durante una hora antes de actuar", responden. Y advierten que mantendrán todos los actos de campaña: "Vamos a pisar cada metro de Madrid".

Jupol denuncia un dispositivo "insuficiente"

Jupol, sindicato mayoritario dentro del cuerpo, pregunta al ministro del Interior si necesita un "muerto" para dotar a los agentes de los medios humanos y materiales para afrontar "con garantías de seguridad" situaciones de "terrorismo callejero". Denuncia que disponían de "un 40% menos de agentes de los necesarios para afrontar este tipo de disturbios". Y critican que no se permitiera utilizar pelotas de goma.

La Policía Nacional se ha limitado a recordar el artículo 104 de la Constitución en las redes sociales. "Establece nuestra misión: proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana. Mucho ánimo a los agentes de la Policía Nacional lesionados ayer en los incidentes en Vallecas".

Vox había pedido permiso a la Delegación de Gobierno en la Comunidad de Madrid para celebrar una concentración en la Plaza de la Constitución de Vallecas, más conocida como la Plaza Roja. La idea era lanzar su candidatura a las elecciones autonómicas con Rocío Monasterio a la cabeza. A la convocatoria terminó acudiendo cerca de un millar de personas, muchas de ellas para reventar el acto.

Durante los días previos, numerosas asociaciones y grupos 'antifas', además de los ultras del Rayo Vallecano, los Bukaneros, habían llamado a boicotear el acto. "No vamos a dejar que ninguna provocación instrumentalice nuestra rabia y nuestras fuerzas", advertían estos últimos.

PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos firmaron una carta dirigida a los vecinos del barrio para pedir que no cayesen "en ninguna provocación" y no diesen "más publicidad al acto".

Solicitud de Vox a la JEC

Horas antes de que tuviese lugar la celebración del acto, Vox denunció ante la Junta Electoral Central y la Delegación de Gobierno en Madrid las amenazas de los boicots anunciados. En el escrito, los de Abascal pedían que "no exista impedimento alguno para poder desarrollar el acto con seguridad en cumplimento de la Constitución, para garantizar los derechos fundamentales de los candidatos y simpatizantes del partido relativos a la libertad política, libertad de expresión y derecho de reunión".

La JEC, insistían, debe ser "garante de la neutralidad y de que las ideas de todas las candidaturas concurrentes puedan desarrollar su actividad política con las mimas condiciones de seguridad y normalidad". Y señalaban a la Delegación de Gobierno su "competencia sobre garantizar la seguridad de dicho acto con efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

El presidente de Vox y director de campaña, Santiago Abascal.
El presidente de Vox y director de campaña, Santiago Abascal, junto a Rocío Monasterio.

La presentación de la candidatura se celebró entre constantes interrupciones y terminó en una batalla campal. Abascal llegó a paralizar el acto alegando que los manifestantes les estaban lanzando piedras y adoquines. "Dieciocho pasos hemos tenido que dar hasta acercarnos a esos miserables. Una botella me ha golpeado en la cara. Esto es lo que ha conseguido Sánchez", denunció.

"Marlaska es directamente responsable de todas las agresiones que se produjeron. Montó un dispositivo policial gigantesco que no se usó como es debido", criticó al día siguiente en entrevistas en Antena 3 y Telecinco.

El líder de Unidas Podemos y candidato a las elecciones de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, culpa a Abascal "y sus matones" de ir a "provocar violencia" al Vallecas y le responsabiliza de la carga policial, mientras que dirigentes del PP y de Ciudadanos se han solidarizado con Vox. "Madrid es de todos. También, en un momento en el que la extrema izquierda se derrumba en los barrios que se creían suyos", ha denunciado la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.