2021 ha sido elegido Año del Ferrocarril en Europa y nuestro país ha hecho suyo el objetivo de revitalizar el tren para que se consolide como el medio de transporte del futuro, al menos sobre el papel. El Plan de España 2050 que dio a conocer hace unas semanas el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, contempla diversas mejoras de la red ferroviaria, desde el desarrollo del transporte de mercancías por tren -solo representa el 4% actualmente- hasta la modernización de las líneas más descuidadas. También recoge la pretensión de "relanzar los servicios de tren nocturno". Sin embargo, paradójicamente, Renfe mantiene cerradas sus últimas líneas y carece de trenes para poder reabrirlas.

Los trenes nocturnos experimentaron un importante auge a mediados del pasado siglo hasta que cayeron en desgracia hacia la década de los 90, desplazados por la comodidad de los aviones y la velocidad del vehículo privado. Ahora, con la prioridad de conseguir una movilidad sostenible, el tren nocturno resurge con fuerza en el continente europeo. De hecho, los principales operadores ferroviarios comunitarios han recuperado la antigua Trans Europ Express en su versión '2.0': la renacida red de trenes nocturnos de la que Renfe se ha quedado fuera.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del plan España 2050.

Sin trenes nocturnos en España

Contra lo que sugiere el documento España 2050, Renfe no tiene planes de futuro para el tren nocturno, ni presente. Las cuatro últimas líneas con este tipo de servicio "se suspendieron como consecuencia de la crisis sanitaria", reconoce la empresa pública, que supedita su recuperación en función de la "evolución de la pandemia". Y no solo no asegura la reactivación de las pocas líneas que seguían operando, sino que tampoco barajan ese "relanzamiento" anunciado por el Gobierno. "De momento no disponemos de información", responden a Vozpópuli fuentes oficiales de Renfe.

Renfe tampoco aclara si cuenta con los trenes para poder proceder a la reapertura de las cuatro últimas líneas que por ahora permanecen suspendidas. Tal y como informó hace unos días el diario La Región de Ourense, la empresa pública ya no dispone de trenes-hotel para reactivar los servicios porque sencillamente los ha transformado en AVE.

Renfe no puede restablecer los pocos servicios nocturnos que quedaban antes de la pandemia porque ha transformado y vendido sus últimos trenes-hotel

La mayor parte de este material rodante -composiciones Talgo de la serie VII- fueron entregados de nuevo al fabricante para que los convirtiese en trenes de alta velocidad con rodadura desplazable, según el periódico referido, que apunta también que "Renfe se ha desprendido de sus últimas unidades de coches de viajeros" tras venderlos a Comboios de Portugal; algunos de estos trenes operarán desde la frontera española, en el municipio de Tui. Renfe no aclara si existe falta de trenes, extremo que desmienten otras fuentes del sector.

Estas operaciones de Renfe suponen una contradicción a tenor de los planes anunciados por Sánchez y agrava el aislamiento ferroviario de España con respecto al resto de la Unión Europea. Con el Corredor Mediterráneo lejos de terminar y tras haber clausurado multitud de líneas ferroviarias paralelamente a la apertura de servicios de AVE, el país con más kilómetros de alta velocidad del mundo -solo después de China- sigue lejos de homologarse en el ámbito ferroviario a otros Estados europeos.

Mapa de la red Trans Europ Express 2.0, en la que Renfe no participa.

Renfe, fuera de la red europea

La estrategia de Renfe dista de la que están siguiendo otros países europeos. Francia, por ejemplo, ha recuperado los expresos nocturnos entre París y Niza con trenes convencionales: locomotora y coches de viajeros, camas y literas, ampliables o reducibles según la demanda. Algo similar está ocurriendo en Alemania y Austria. No es casual. Se trata de una estrategia coordinada de la que Renfe se ha quedado fuera.

Renfe se ha quedado fuera de la recuperada red europea de trenes nocturnos que los operadores de Alemania, Francia, Austria y Suiza pondrán en marcha a finales de 2021

Los principales operadores de Alemania, Francia, Austria y Suiza han coordinado sus servicios para conformar una red transeuropea de enlaces ferroviarios rápidos que ofrecen a los usuarios viajes directos y nocturnos entre capitales mediante trenes-hotel. Así ha renacido la Trans Europ Express 2.0, propuesta por el Gobierno alemán y encabezada por Deutsche Bahn, la compañía ferroviaria pública de Alemania, que hasta ahora seguía siendo siendo propietaria de la marca TEE. Previsiblemente, la red volverá a operar a finales de 2021