Fin al veto más polémico que ha habido en el Ejército de Tierra en las últimas décadas y que Vozpópuli desveló en exclusiva hace un año. El Consejo de Ministros ha ascendido este martes a Antonio Esteban a general de división a petición de la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien un año antes se negó a promocionarle en contra de la opinión del actual Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (Jeme), Francisco Javier Varela; y del director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden), Francisco de Paula Bisbal.

La noticia del ascenso fue adelantaba en el blog del general retirado Pedro Pitarch y confirmada por este periódico en fuentes del Ministerio de Defensa que dirige Robles. Dicha promoción vino precedida el lunes del nombramiento de Esteban para un puesto dentro de Defensa, de nueva creación, con el que se cubren las necesidades de un experto militar en la OSCE donde España ejercer la presidencia del llamado Diálogo Estructurado.

El representante español ante la organización y antiguo alto cargo de Defensa, Luis Cuesta, contará por tanto con un asesor militar que le asistirá en materia de seguridad y defensa. Además, al tratarse de un puesto de carácter internacional, no se penaliza a ninguno de los generales de división que Tierra tiene en la actualidad.

Este ascenso le permite a Esteban esquivar el pase a la reserva, que le llegaba en abril, y sobre todo proseguir una carrera militar que se vio truncada hace un año y que provocó un profundo malestar en Tierra pues nadie entendió tal decisión ante la falta de explicaciones.

Esteban fue vetado por Robles para dicho ascenso junto al jefe de gabinete del general Varela, el también general de brigada Juan Francisco Arrazola, en una tensa reunión de Robles y el jefe de Tierra en el despacho de la ministra. 

La "inusual" decisión de Robles

Vozpópuli ya subrayó lo “inusual” de aquella decisión ya que los ascensos a general de división, para los que no existe una evaluación previa, suelen estar apalabrados de antemano antes de que lleguen a la mesa del titular de Defensa. A raíz de aquello, el Jeme intentó en una segunda ocasión que se levantasen dichos vetos, pero solo consiguió el de Arrazola. El que era 'mano derecha' del Jeme fue destinado a mediados de marzo de 2020 al mando del cuartel general en La Coruña, sede de la Fuerza Logística Operativa (FLO) del Ejército de Tierra. 

El general Esteban (segundo por la izq en la primera fila) en un acto en el Ceseden.

Esteban ocupaba hasta aquel momento el puesto de jefe de estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS) dentro del CESEDEN y a lo largo de 2019 se esperaba su ascenso y nombramiento como director de la propia ESFAS. Pero en marzo de 2020, tras la citada reunión de Robles y Jeme, fue cesado de su cargo de forma inesperada y destinado a la secretaria general del Mando de Adiestramiento y Doctrina de Tierra (MADOC, con sede en Granada), en lo que muchos de sus compañeros vieron un "una especie de destierro para apartarlo y poner punto final a su carrera".

El ascenso de Esteban y su nombramiento al frente de la ESFAS estaba "prácticamente cerrado y todo parecía atado", pero la destitución de Fernando Alejandre como Jemad en enero del año pasado desniveló la balanza de los apoyos que tenía. Y entre los generales de Tierra empezó a circular que aquel veto podría tener que ver con el nombramiento del nuevo Jemad, el general del Aire Miguel Ángel Villarroya.

Este último y el general vetado no se conocían de antes, por lo que se pensó que habría una tercera persona -al margen de Robles y el Jemad- interesada en que Esteban no ascendiese. Algunas fuentes militares indicaron que podía tratarse del anterior subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre, por un antiguo litigio con el general Esteban, a raíz de un recurso que éste presentó –y ganó- para que le devolviesen la Habilitación Personal de Seguridad (HPS). Sin embargo, la supuesta implicación de De la Torre en este veto nunca ha sido confirmada por ninguna fuente.

Demanda en la Audiencia Nacional

El veto a Esteban tomó un giro hace unos meses cuando el general en activo decidió litigar, un hecho con muy pocos precedentes. Primero intentó revertir la decisión por los cauces internos de Defensa hasta que agotó la vía del recurso. Tras ello, presentó una demanda contencioso-administrativa contra el Jemad Villarroya en la Audiencia Nacional.

Dicha demanda fue comunicada el 14 de enero de este año a Defensa y unos días después se produjo la polémica de las vacunaciones contra el covid-19 en el Estado Mayor de la Defensa que le costó el puesto al citada Villarroya, así que Robles conocía la existencia de esta 'explosivo' recurso en la Audiencia Nacional cuando aceptó la dimisión del Jemad.

El 'caso Esteban' fue visto por un teniente general en activo como "una tremenda injusticia" que nunca había visto en sus 40 años de servicio

Este asunto judicial se ha llevado "con notable discreción", según atestiguan fuentes cercanas al general Esteban, quienes sabían que el afectado defendería sus derechos "en todas las instancias que fuesen necesarias". Y si algo por lo que destaca Robles es por sus conocimientos jurídicos.

Pitarch recuerda que el procedimiento judicial llevaba meses abierto aunque el ascenso de este martes cambia notablemente la perspectiva. Según fuentes consultadas expertas en derecho militar, la vía contencioso-administrativa parece ahora cerrada pues, técnicamente, carecería de objeto excepto por los hipotéticos perjuicios causados por el retraso y por las expectativas de carrera que para Esteban se vieron cercenadas hace justo un año.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, acompañada del Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, general Varela.

"Otra cosa es que la persona o personas que impusieron el veto pudieran ser considerados responsables de los perjuicios causados o autores de alguna conducta irregular, lo que abriría la posibilidad de un procedimiento civil e incluso penal", señalan dichas fuentes a Vozpópuli.

La salida de Villarroya en enero propició que las aguas volviesen a su cauce y que el general Esteban haya sido ascendido ahora, aunque siguen sin aclararse los motivos que llevaron a una situación en la que casi se acaba con la carrera de este militar.

El 'caso Esteban' fue visto por un teniente general en activo como "una tremenda injusticia" que nunca había visto en sus "40 años de servicio", pero termina con una 'contraorden' de Robles con la que se corrige el veto de hace un año para satisfacción del ya general de división. "Bien está lo que bien acaba", concluyen las citadas fuentes.