La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha desbloqueado parte de la treintena de nombramientos de embajadores que tiene sobre la mesa desde hace meses y tiene previsto llevar el próximo martes al Consejo de Ministros una lista de solicitudes de plácet con una docena de nombres, según indicaron fuentes diplomáticas a Vozpópuli.

Esta primera lista de elegidos -una parte de los 32 por resolver que tiene sobre la mesa- es conocida por muy pocas personas dentro de Exteriores. El celo con el que Laya ha llevado este asunto ha sido tal, que sus propios secretarios de Estado han quedado al margen en el proceso de selección de candidatos.

Tras varios meses de espera, la subsecretaria, Celsa Nuño, ha empezado a llamar en los últimos días a los diplomáticos para los que se va a solicitar el plácet. En todo caso, sus nombramientos no se harán efectivos hasta dentro de varias semanas. El Gobierno tiene que esperar a recibir el visto bueno de los países a los que se envía la petición de beneplácito antes de que los nombramientos sean aprobados definitivamente en el Consejo de Ministros.

La ministra enviará a su jefe de Gabinete, Camilo Villarino, a Moscú, una de las embajadas más prestigiosas y mejor pagadas dentro de la diplomacia española. En su caso, será la primera jefatura de misión que dirija, aunque las citadas fuentes creen que se la ha ganado a pulso pues ha logrado el récord de estar en dicho cargo con cuatro jefes de la diplomacia -Alfonso Dastis, Josep Borrell, brevemente con Margarita Robles en los meses que llevó el 'doble sombrero' con Defensa, y desde hace año y medio la citada Laya-.

Villarino Laya
Camilo Villarino, el día de su toma de posesión como jefe de Gabinete de Alfonso Dastis.

UGT acusó a Villarino en junio de 2020 de colocar a su esposa durante casi 20 años en trabajos de asistencia técnica en Exteriores sin ser funcionaria y de forma casi ininterrumpida, pero la información recabada por el sindicato no hizo mella en Laya. Y ahora, según El Confidencial, el jefe de Gabinete fue uno de los pocos altos cargos que participó en la operación de trasladar al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, a España sin el conocimiento de Marruecos. Una crisis diplomática con el país vecino que ahora toca cerrar y cuya resolución en el tiempo es una incógnita.

Por otro lado, el actual director de la Casa Árabe, Pedro Martínez-Avial, será el próximo embajador en Irak en sustitución de Hansi Escobar, cuya candidatura española para el puesto de enviado especial de la UE para el proceso de paz en Oriente Próximo fracasó hace unas semanas casi en la línea de meta, según desveló Vozpópuli, ante la pujanza del candidato holandés. Otra embajada delicada en la zona de Oriente Próximo, la de Arabia Saudí, la ocupará Jorge Hevia, actual presidente de la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE).

Por su parte, la directora general para América del Norte, Europa Oriental, Asia y Pacífico, Ana María Sálomon, será la próxima embajadora en Israel. Durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero fue embajadora en misión especial para la Comunidad y Organizaciones Judías (2005-2011) y en ese período se convirtió en la primera directora general de la Casa Sefarad-Israel (2007-2008), así que se conoce al dedillo a la sociedad hebrea. Con anterioridad fue embajadora en la vecina Chipre (2011-2014).

Otro destino importante es el de Canadá, que ocupará el actual jefe de protocolo de la Casa del Rey, Alfredo Martínez, aunque este último hubiera preferido el de Grecia, un puesto que está "en disputa" entre varios diplomáticos, según las citadas fuentes.

Martínez lleva trabajando junto a Felipe VI desde noviembre de 2014, así que obligará al jefe del Estado a acometer un relevo dentro de su equipo de colaboradores. Desde su proclamación en junio de ese año, el Rey solo ha cambiado en este tiempo al jefe del Cuarto Militar por el pase a la reserva del almirante Juan Ruiz Casas, de ahí que la sustitución del jefe de protocolo no sea un trámite más.

Felipe VI y Arancha González Laya en una reunión en La Zarzuela.

Laya ha querido también hacer un esfuerzo a la hora de aumentar el número de mujeres embajadoras de España en el mundo. Exteriores cifró hace un año en un 15% el porcentaje de diplomáticas que están al frente de una jefatura de misión en el exterior. En esta lista de nuevos nombramientos aparece la directora de Cooperación con África y Asia de la AECID, Cristina Díaz, para dirigir la legación en Kenia, mientras que Lorea Arribalzaga irá destinada a Eslovaquia.

Laya tiene dudas con India

Una plaza importante aún por cubrir es la India, donde el último embajador se jubiló hace medio año. En la terna de candidatos que la Junta de la Carrera -un órgano asesor de Exteriores- entregó a la ministra para su evaluación aparecían el exdirector de Casa de América, Antonio Pérez-Hernández, y el exembajador en Venezuela, Jesús Silva, pero las citadas fuentes creen que finalmente será otro el elegido.

Pérez-Hernández será, con toda probabilidad, el próximo embajador en República Dominicana, país que acogerá el próximo año la cumbre iberoamericana tras la reciente cita en Andorra. Por su parte, Silva fue elegido hace unas semanas nuevo cónsul en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para sorpresa de algunos de sus compañeros tras un destino tan complicado como fue el de Caracas, de ahí que no cierren la posibilidad de que se le recompense con una embajada de cierta solera.

En cuanto a los nombramientos para los puestos en Londres o Teherán, el bloqueo persiste. Y tampoco se esperan relevos a corto plazo en plazas delicadas como Rabat o la representación permanente ante la UE, donde los embajadores Ricardo Díez-Hochleitner y Pablo García-Berdoy llevan destinados allí seis y cuatro años y medio, respectivamente.