El Gobierno ha aprobado este martes una subvención de 665.000 euros para la financiación de trabajos de exhumación e identificación de restos de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista que están enterrados en la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Según ha explicado la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, se trata de un real decreto que tiene por objeto la exhumación de los restos enterrados en el Valle de los Caídos que han sido reclamados por sus familiares.

La propuesta parte de la vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, y pretende dar respuesta a las reclamaciones particulares de los familiares que han solicitado la exhumación de los restos de sus allegados, así como dar cumplimiento a los pronunciamientos de diferentes organismos internacionales.

En concreto, Montero ha revelado que cuentan con 60 expedientes de exhumación, aunque se estima que desde el año 1959 fueron trasladados los restos de más de 33.000 personas, desde fosas comunes, para ser inhumados en las criptas del Valle de los Caídos.

Cuerpos de todas las provincias

Los restos fueron depositados allí desde todas las provincias de España y reposan en columbarios individuales y colectivos ubicados en las ocho cavidades adyacentes al crucero y a las capillas de la Basílica.

En la actualidad estas criptas no son accesibles, puesto que fueron tapiadas y permanecen cerradas desde el momento de las inhumaciones. Por ello, las labores de exhumación se basarán en las investigaciones realizadas entre los años 2017 y 2019, que identificaron los posibles puntos de apertura de las criptas y como las condiciones necesarias para permitir el acceso.

Montero ha asegurado que las obras necesarias para permitir las exhumaciones no supondrán ninguna modificación urbanística y consistirán en hacer posible el acceso al interior de las criptas y en la ejecución de los trabajos necesarios para asegurar las condiciones de dignidad y respeto propio de un cementerio, la reparación y dignificación de los osarios, así como la seguridad y salud del personal que accederá a las mismas.

Durante la ejecución de las tareas arquitectónicas será necesaria la intervención de especialistas forenses o antropólogos, que determinarán la forma y medios para proceder a la retirada de los restos con las debidas garantías.

También se encargarán de supervisar las obras con los adecuados criterios científicos y técnicos, con el objetivo de dejar los osarios en las adecuadas condiciones de dignidad propias de un lugar de descanso de restos humanos.

La Secretaría de Estado de Memoria Democrática será el órgano encargado de la dirección y coordinación de estos trabajos. Y la ejecución de las obras corresponde a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, actualmente titular del conjunto del Valle de los Caídos y que está gobernada por el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional.