El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ve de forma positiva la concesión de los indultos a los líderes del 'procés' condenados. "Si las cosas se normalizan, bienvenidos sean los indultos", ha señalado este jueves.

En una entrevista en RTVE, Garamendi ha defendido la facultad del Gobierno para conceder esta medida a los independentistas condenados por sedición porque está dentro del Estado de Derecho.

Sin embargo, ha lamentado que se celebrase el referéndum tumbado por el Tribunal Constitucional el 1 de octubre de 2017 y la convulsión que supuso para la economía catalana.

"Cataluña es una potencia económica impresionante, es un motor económico", ha aseverado el presidente de la confederación de empresarios españoles.

Garamendi se ha referido a la región catalana para señalar, en pasado, que suponía el 21% del peso del PIB en España. "Digo 'era' con tristeza, ahora ya es el 19%", ha lamentado.

"Eso son las consecuencias de los hechos", ha indicado para defender de manera férrea que "el mundo de la economía requiere tranquilidad, confianza y estabilidad". "Esa convulsión no fue buena para Cataluña. No es el medio ni el método", ha añadido.

Puede haber una opinión y otra, pero si finalmente esto acaba en que las cosas se normalicen, pues bienvenidos sean", señala el presidente de la CEOE.

Asegurando que espera que no se repitan estos hechos, ha criticado, además, al presidente del nuevo Govern, Pere Aragonès, y su decisión de no acudir a la cumbre entre España e Italia.

Así, en relación a los indultos, Garamendi ha asegurado que "dentro de 'su casa'", en relación a todas las empresas, "hay muchas opiniones al respecto". Pero que, desde su punto de vista, si está "dentro del Estado de Derecho" es una facultad y no van a entrar en ese punto.

Empresarios catalanes sobre los indultos

Preguntado sobre el presidente del Cercle d'Economia, Javier Faus, que este miércoles ha mostrado su apoyo expreso a los indultos, Garamendi ha afirmado que se trata de "una opinión legítima".

"Creo que en este caso, el mundo de la empresa catalana, los empresarios catalanes lo ven desde un punto de vista y en otros puntos de España se ve desde otro", ha señalado.

Según el presidente de la CEOE, "hay que mantener un equilibrio". "Puede haber una opinión y otra, pero si finalmente esto acaba en que las cosas se normalicen, pues bienvenidos sean", ha defendido.