La 'ley trans' promovida por Irene Montero continúa levantando ampollas. Y no solo en el seno del PSOE, que lleva moviendo desde verano su propio argumentario "contra las teorías que niegan la realidad de las mujeres".

La asociación Confluencia Movimiento Feminista, que aglutina a una treintena de organizaciones, denuncia que el Ministerio de Igualdad, a través de alguna de sus asesoras, ha lanzado una campaña contra las feministas críticas la nueva norma haciéndola pasar como una iniciativa de carácter "popular".

Entre otras acciones, señalan el manifiesto que se hizo público el pasado 20 de enero con el título Feministas por los derechos de las personas trans y que sumaba las firmas de más de 600 colectivos. Según denunció la entidad en Europa Press, la amplia mayoría de firmas no pertenecen a colectivos feministas.

Asesoras y círculos de Podemos

Entre los 600 colectivos que firman el manifiesto pro ‘ley Trans’ figuran todo tipo de asociaciones, muchas de ellas referentes del colectivo transexual y decenas de los llamados círculos de Unidas Podemos, además de las divisiones de la formación morada en distintas localidades y regiones.
"Es una campaña contra las feministas críticas con el Ministerio de Igualdad. Las firmas no vienen de organizaciones feministas, sino del del mismo entorno del ministerio. La asesora Ángela Rodríguez 'Pam' es la artífice de la campaña orquestada contra el feminismo", denuncian.

Según esta organización, el manifiesto "es una reacción contra la carta enviada a Pedro Sánchez exigiendo un cambio de rumbo en materia de Igualdad y el cese de Montero y la cúpula del departamento". "Inicia y cierra la 'campaña popular' una periodista del mismo entorno", apuntan a través de las redes sociales.

Manifiesto pro ‘ley Trans’

El texto contra el que cargan y que atribuyen a Igualdad defiende que “el feminismo es un proyecto que existe para ampliar las posibilidades de vida de la mayoría de las personas y, por lo tanto, para garantizar los derechos de todas las mujeres. No se puede usar para oponerse o para cuestionar los derechos de las personas trans, que se enfrentan cotidianamente con el estigma y la discriminación en muchos ámbitos de sus vidas”.

En tanto feministas –dicen- afirmamos que otorgar unos derechos por los que el movimiento LGTBI lleva mucho tiempo peleando no es un gesto en contra de las mujeres. “Al contrario, creemos que mejorar las condiciones de vida de las personas trans profundiza y amplía la democracia, mejora nuestra sociedad y fortalece nuestra lucha contra unas normas de género que nos limitan”, sostienen.
Las asociaciones firmantes del escrito, entre las que figuran distintos círculos de Podemos, creen que el debate fortalece el movimiento feminista. “Creemos en el poder de los argumentos y de la discusión libre. Pero es difícil reflexionar sobre cuestiones complejas cuando nos vemos obligadas a defender lo más básico: la existencia y la dignidad de las personas”, apuntan.

Piden cese de Montero

La Confluencia Movimiento Feminista pidió al presidente del Gobierno el cese de Irene Montero porque “merecemos una ministra feminista”, pero no es la única organización que está haciendo presión para provocar la salida de la líder de Unidas Podemos del departamento de Igualdad.
“Estamos radicalmente en contra del tono insultante y del menosprecio que se utiliza, sobre todo en redes sociales”, lamentan.

La llamada confluencia no es la única organización que hace presión para provocar un giro en el ministerio liderado por Montero. La Alianza Contra el Borrado de las Mujeres, más vinculada al PSOE, es otra de ellas. Ambas entidades rechazan que las personas –incluidos menores de edad- puedan cambiar su sexo en el Registro Civil a través de una mera "declaración de la propia identidad sentida". Sin informes médicos ni psicológicos.