La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, admitió este jueves que le “preocupa”, de cara a la conocida como ‘ley trans’ que prepara el Ministerio de Igualdad, que “se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo”.

Reconoció durante una entrevista en Ser Catalunya esa cuestión como una de las diferencias que mantiene con el texto que el departamento que lidera Irene Montero ha remitido a los colectivos lgtbi.

Pregunta por la edad de 16 años que fija el borrador para cambiar de sexo sin necesidad de informe médico, Calvo –que también es secretaria de Igualdad del PSOE y exministra de este ramo- indicó que “el problema no es solamente la edad”, sino que “estos asuntos relativos a los menores, tienen que estar particularmente protegidos” porque “el problema es que tenemos que generar nuevos derechos a funcionar con otros ya existentes”.

"No me preocupan los detalles"

“No me preocupan los detalles, sino los conceptos que vamos a trabajar” porque “los derechos siempre tienen límites, que los ponen otros derechos”.

“Me preocupa fundamentalmente", admitió, "la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles. eso tendrá que tener unas garantías, una estabilidad y unos criterios como tiene el derecho en términos de seguridad”.

Pese a las diferencias que reconoció que hay en la coalición de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos sobre este tema, la vicepresidenta se mostró segura de que “va a salir bien” porque, aunque “costará su trabajo”. “Los colectivos llevan mucho tiempo esperando que España dé ahí un paso”.

No obstante, remarcó en varios momentos que para que se produzca ese avance “hay que hacerlo con claridad normativa” y con la “seguridad jurídica suficiente para que los nuevos derechos no supongan merma o colisión para derechos preexistentes”.

La situación requiere de “acuerdo político y finura jurídica” y “necesitamos trabajar lo más rápidamente con criterios de claridad normativa y seguridad jurídica”, lo que le llevó a recordar que “todas las leyes de Igualdad entre hombres y mujeres en España las ha hecho el PSOE y todas han sido recurridas por la derecha, y todas han pasado la prueba del Tribunal Constitucional, y el TC ha dado por bueno el desarrollo normativo”.

Y “eso mismo lo quiere volver a hacer el PSOE de la mano de su socio” de coalición, apuntó la vicepresidenta, por lo que envió un mensaje a todos los sectores implicados para que “no convirtamos esta ventana de avance en una especie de quimera”.