"Oposición constructiva" en el marco de una política de mano tendida. Este es el nuevo mensaje que ha ofrecido a Partido Popular y Ciudadanos (socios de gobierno en Andalucía) el flamante candidato a presidir la Junta, Juan Espadas, elegido hace una semana en las primarias del PSOE-A en las que derrotó a Susana Díaz, todavía secretaria general de la federación más importante con que cuenta el partido que dirige Pedro Sánchez.

El también alcalde de Sevilla ha explicado que su ofrecimiento se basa en tender puentes "para la recuperación económica y el empleo de Andalucía que es lo principal". Para tales propósitos "podrán encontrar al Partido Socialista trabajando", si existe "voluntad política desde el Partido Popular", en alusión al presidente Juanma Moreno. De lo contrario –ha dejado claro Espadas– "seremos su peor pesadilla".

Espadas ha anunciado una reunión con Moreno Bonilla para la semana que entra (será el jueves). En ella le trasladará su agenda municipalista. La hoja de ruta se ha visto clara ya con la pregunta parlamentaria que el PSOE andaluz, ya con nuevas caras en la dirección del Grupo Parlamentario, le trasladará al presidente en la sesión plenaria de control. Les interesa conocer los planes y ayudas covid para los ayuntamientos, provenientes de la Junta de Andalucía.

Acto en Sevilla

Las palabras de quien aspira a presidir la Junta de Andalucía tras las próximas elecciones autonómicas han tenido lugar durante un acto de respaldo a su figura, organizado por Ferraz en un hotel de Sevilla. En la capital hispalense ha desembarcado el ministro de Fomento y secretario de Organización, José Luis Ábalos, que además ha cerrado las intervenciones, así como la titular de Hacienda, María Jesús Montero.

Se ha tratado de un evento sobre municipalismo, la gran bandera de Espadas durante su campaña, al ser alcalde, en el que también han participado como intervinientes la socialista madrileña Hanna Jalloul y el encargado de la ponencia sobre ayuntamientos y medio rural, José Miñones.

"Esta es una estrategia perfectamente diseñada y voy a fijar una bandera que no nos va a quitar nadie. El PSOE va a volver a la Junta con el municipalismo", ha insistido Espadas, arropado por alcaldes y concejales de su partido que le apoyaron en la contienda contra Díaz.

Como es sabido, el ahora rival de Moreno Bonilla ya tendió puentes durante las primarias para llegar a acuerdos parlamentarios con PP y Cs, de cara a que no estén siempre expuestos a quedarse en minoría si Vox decide retirarles su apoyo. Un ejemplo de ello fue cómo tumbaron la ansiada nueva ley urbanística andaluza.

El propio Moreno ya ha dicho en reiteradas ocasiones que espera alcanzar acuerdos de legislatura con el PSOE, tanto en las leyes consideradas estrella que pretende aprobar como, a corto plazo, los Presupuestos de 2022. Al presidente de la Junta y a Espadas les vienen bien tales acuerdos para sus propios intereses. Si PP y Cs gozan de estabilidad no habrá adelanto electoral, algo que al nuevo líder del PSOE-A no le conviene. El regidor sevillano necesita tiempo para darse a conocer y que su proyecto de renovación frente al 'susanismo' cuaje.

"No se puede gestionar la enorme financiación de la Unión Europea sin una coordinación, de Gobierno [central] y Junta de Andalucía", ha sido otra de las frases de Espadas para hace un paralelismo con respecto a lo que él, como "alcalde de alcaldes", le reclama a Moreno Bonilla para los ayuntamientos andaluces."En esos fondos europeos está el programa de gobierno para el PSOE en las próximas elecciones", ha añadido Espadas.

Previamente, y con respecto a la política autonómica, Ábalos ha dibujado el escenario que, a corto plazo, vaticinan todas las encuestas también para Andalucía: "Cuando el PP haya  engullido a Ciudadanos ya sólo les quedará la extrema derecha", en alusión a Vox.