La reunión secreta celebrada este viernes entre el nuevo candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía por el PSOE-A, Juan Espadas, y la todavía secretaria general, Susana Díaz, se ha saldado con la consumación de una serie de cambios en el Grupo Parlamentario Socialista en la Cámara autonómica que pretendía el también alcalde de Sevilla. Por el momento Díaz se niega a renunciar al liderazgo del partido, a pesar de las numerosas presiones que ha recibido desde el domingo pasado, no sólo desde Ferraz, sino también desde el propio entorno de su rival sevillano.

Aunque por el momento se desconoce quién ocupará la presidencia del Grupo del PSOE, lo cierto es que Díaz (presidenta parlamentaria) ya no acudirá la próxima semana a la sesión de control al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, según han confirmado a Vozpópuli fuentes socialistas.

La diputada por Jaén Ángeles Férriz será la nueva portavoz parlamentaria, tal y como se daba por hecho, en sustitución del 'susanista' José Fiscal, también exconsejero en el antiguo Gobierno de Díaz. Se trata de una antigua portavoz de la Ejecutiva del PSOE-A de Susana Díaz que ella misma apartó. Se había reconvertido al 'espadismo', hasta tal punto que ha sido su mano derecha en la reciente campaña de primarias.

Otro de los nombres elegidos para las portavocías, en este caso adjuntas, es el de la diputada gaditana Araceli Maese. Ella es la parlamentaria que la pasada semana defendió con ahínco los indultos a los condenados del procés, al emplear como coartada de las tesis del PSOE-A la carta abierta de Oriol Junqueras. Fue durante la sesión plenaria en la que se debatieron dos Proposiciones no de Ley (PNL) de PP y Cs contra la citada medida de gracia. Salieron adelante con el voto en contra de toda la izquierda. Ya ese día llamó la atención que, aún sin haberse celebrado las primarias, Díaz dejara en manos del 'espadismo' la postura oficial del partido en la Cámara. María Márquez, parlamentaria por Huelva y Gerardo Sánchez (Granada) serán los otros dos portavoces adjuntos, por delante de Maese.

Las fuentes consultadas barajan la posibilidad de que Díaz anuncie su salida de la secretaría general en un Comité Director del PSOE-A (máximo órgano entre congresos) cuya fecha estaría por fijar. Mientras tanto, las presiones para que abandone le llegan a la expresidenta de la Junta "por tierra mar y aire", como describe una de las personas de su confianza.

La oficialización de su renuncia en el Comité Director le facilitaría a Díaz la posibilidad de irse con un reconocimiento público de los suyos y no por la puerta de atrás, como pretenden en el seno del 'espadismo'. De nuevo vuelve a sonar el Senado como destino de quien fuera rival de Pedro Sánchez en las primarias de 2017. El presidente del Gobierno ya le ofreció la presidencia de la Cámara Alta, cuando ganó las autonómicas de diciembre de 2018 pero no pudo gobernar, tras el pacto de PP y Cs con el apoyo parlamentario de Vox. Ahora, con las "acciones devaluadas" de Díaz tras perder frente a Espadas –apunta otra fuente– le queda la posibilidad de ser senadora por designación autonómica. Es el mismo cargo que ostenta el exlíder del PP andaluz Javier Arenas.

"Clima de cordialidad y colaboración mutua"

Desde el equipo de Espadas han difundido un comunicado, tras la reunión entre él y Díaz, en el que hablan de "un clima de cordialidad y colaboración mutua, como quedó manifestado por ambos la misma noche electoral", en alusión al abrazo que se dieron ambos. En la nota se habla también de "trasladar el nuevo liderazgo en el PSOE-A a la dirección del grupo parlamentario".

Los nombramientos que propone Espadas se trasladarán a la permanente de la Ejecutiva del próximo lunes, así como al Grupo Parlamentario para hacerlos efectivos en la sesión plenaria del próximo miércoles.

"Susana Díaz ha trasladado a Juan Espadas su total disposición para llevar a cabo lo antes posible este proceso de transición, así como el resto de cambios en el grupo parlamentario, por lo que en los próximos días continuarán avanzando en estas cuestiones", señala también el documento socialista sin entrar en más detalles. Dejan así la vía abierta a la continuidad de la negociación en marcha para que Díaz abandone, más pronto que tarde, la secretaría general; si bien ella dejó claro en la noche electoral que no tenía por qué dimitir "porque hay un congreso regional fijado", dijo para referirse al cónclave de finales de año, tras el federal.