El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha logrado una contundente victoria en las primarias del PSOE de Andalucía celebradas este domingo para elegir al candidato socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía. La llamada "ola de ilusión" de la que hablaba Susana Díaz en los últimos días de campaña no ha tenido su correspondencia en las urnas e incluso el tercer aspirante, Luis Ángel Hierro, ha derrotado a la expresidenta autonómica en la ciudad de Cádiz por muy pocos votos.

El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, designado para pilotar este proceso electoral ha comparecido pasadas las 21:30 horas visiblemente cariacontecido, dada la derrota de Susana Díaz, teniendo en cuenta que ha sido hasta ahora uno de sus hombres de máxima confianza en el partido. Él ha sido la persona encargada de comunicar, ante los periodistas acreditados en la sede regional de la sevillana calle San Vicente, la victoria del alcalde de Sevilla al 93% del escrutinio.

Espadas ha obtenido el 55,19% de los votos y no habrá necesidad de segunda vuelta, al superar el 50% de los sufragios. Susana Díaz logra el 38,43% y se queda a 16,7 puntos porcentuales de su rival, el designado por Ferraz, por mucho que él haya tratado de quitarse esa etiqueta durante esta larga campaña. Luis Ángel Hierro, el tercero en discordia, se ha quedado en un 5,5 % de apoyos, con una participación de más del 75%.

Juan Espadas ha obtenido 17.415 votos, frente a más de 12.000 de Díaz. Hierro ha llegado a las 1.800 papeletas.

Espadas, el más votado en cinco provincias andaluzas

La llamada 'candidatura del aparato de Ferraz' ha sido la más votada en cinco provincias: Cádiz (66,8%) de apoyo y 38 puntos de ventaja sobre Susana Díaz; Granada (61,54%) y 30,5 puntos más que la todavía secretaria general; Huelva (59,88%) y 25,3 puntos de ventaja sobre Susana Díaz; Jaén, con un 65,82% de apoyo y 48 puntos sobre la expresidenta de la Junta; y Sevilla, con un respaldo del 54,37% y casi 13 puntos de ventaja sobre Susana Díaz.

Frente a tales datos, la candidatura de Susana Díaz ha sido la más votada en Almería, con un apoyo del 61,21% y cerca de 25 puntos de ventaja sobre Espadas; Córdoba, con un respaldo del 48,59% y 3,2 puntos sobre el alcalde de Sevilla; y Málaga, con el 48,5% de los votos y algo de más de dos puntos sobre Espadas.

La tercera opción en liza, Luis Ángel Hierro, ha logrado su mejor resultado en Jaén (14,47%) a 4,2 puntos de Susana Díaz, y Almería de su peor resultado con apenas el 2,03% de los votos.

Un futuro incierto para Susana Díaz

La victoria de Espadas deja a Susana Díaz en una complicada situación como actual jefa de la oposición en Andalucía hasta la celebración de las próximas elecciones autonómicas. De hecho, ella misma ha anunciado esta noche que dará "un pasado al lado" no se presentará a la reelección como secretaria general del PSOE-A para favorecer al todavía alcalde de Sevilla, quien después ha asegurado que también optará a ocupar el puesto que ahora ostenta Díaz.

En una jornada de primarias que ha transcurrido con total normalidad, 45.374 militantes socialistas estaban llamados a participar este domingo en las 183 mesas habilitadas en el conjunto de las ocho provincias de Andalucía en esta primera vuelta. La organización regional socialista ha difundido poco antes de las 16:00 horas los únicos datos de participación que se conocían en ese momento, que eran los de las 14:00. A esa hora la participación rozaba el 47%.

De las 643 mesas repartidas por toda la comunidad autónoma, 183 de ellas han quedado constituidas hasta las 14.00 horas, que corresponden a 28.986 electores, del total de 45.374. El segundo turno de votación, para las 459 mesas hasta completar el total, estaban citados a los comicios otros 16.388 militantes. Estas mesas se han constituido a partir de las 16:00 horas, por haberse solicitado una jornada reducida de cuatro horas ininterrumpidas de votación.

Cuando se han difundido estos datos ya se podía palpar cómo estaba la tendencia de voto en las provincias consideradas 'espadistas' frente a las 'susanistas'. En Huelva, feudo sanchista la participación era del 52,66%. Cádiz, también afín al presidente del Gobierno y, por ende, a Espadas tenía el 45,43%. Córdoba y Sevilla, ambas con apoyos claros a Susana Díaz en campaña registraban un 53,58% y 53,94% respectivamente, mientras Málaga, muy dividida entre los dos principales candidatos tenía un 46,17%. La provincia de Jaén registraba la participación más baja (37,29%), seguida de Granada, con el 37,98% y Almería con el 44,37%.

Juan Espadas ha votado en su sede de la agrupación Centro, en Sevilla, pasadas las 12 del mediodía, mientras que Susana lo ha hecho a las 12:30 en su agrupación de toda la vida, en la que se afilió cuando era una adolescente, la de Triana-Los Remedios.

Presiones de Ferraz

Este resultado pondrá fin al concurrido proceso interno marcado por las presiones de Ferraz, que forzó el adelantamiento de estas primarias socialistas ante el posible escenario de elecciones anticipadas en Andalucía, como pretende la dirección nacional del PP.

Espadas ha sido el candidato oficioso de Ferraz desde el primer momento, si bien los dirigentes del PSOE que controlan el partido desde Madrid han evitado pronunciarse públicamente al respecto. Aunque lo cierto es que el entorno del presidente Pedro Sánchez llevaba meses tratando de apartar a Susana Díaz con una salida pacífica que nunca se produjo y llevó a la celebración de estas primarias.

Unas primarias para apartar a Susana Díaz

El propio secretario de organización del PSOE, el también ministro José Luis Ábalos, viajó en varias ocasiones a Sevilla para que Susana Díaz diera un paso atrás por su cuestionado liderazgo, así como por su conocida insumisión al proyecto de Sánchez, a quien ya se enfrentó en las primarias estatales para hacerse con la Secretaría General del partido.

La expresidenta se negó renunciar a recuperar la Junta de Andalucía y, aupada por su círculo, optó por aventurarse en unas primarias que no ha sido capaz de ganar. De nada le ha servido la gira que en las últimas semanas ha realizado por toda Andalucía para recuperar los apoyos perdidos, pues muchos de los cuadros con los que contaba la expresidenta andaluza en las provincias han pasado a ser activos de Espadas.

Ante este escenario, Díaz ha querido mostrarse como una candidata díscola, una opción de "cambio", como ha reseñado durante toda la campaña. "Hoy mi mochila no trae nada, sólo los valores del PSOE, la manera de vivir y estar en el mundo. Me siento rebelde, quiero recordar que en Andalucía ganamos las elecciones no sólo en 2018, sino todas las anteriores", reivindicaba en su acto de fin de campaña.