El municipalismo por bandera. El nuevo candidato del PSOE-A a la Junta de Andalucía, Juan Espadas, quiere trasladar ya al Parlamento autonómico el que ha sido uno de los grandes ejes de la campaña con la que que consiguió derrotar a Susana Díaz en las primarias del pasado domingo. Así, la primera pregunta del Grupo Socialista en la próxima sesión de control al presidente Juanma Moreno, a celebrar el próximo jueves 24, versará sobre los ayuntamientos.

"¿Considera, como presidente de la Junta de Andalucía, que han sido suficientes las ayudas destinadas por el Gobierno andaluz a los Ayuntamientos de nuestra Comunidad, para la gestión del Coronavirus?". La citada pregunta, a la que ha tenido acceso VozPópuli, va firmada por el todavía portavoz parlamentario, el susanista José Fiscal, interpelará a Moreno sobre las "Ayudas de la Junta de Andalucía a los Ayuntamientos de nuestra comunidad para la gestión del coronavirus", reza el encabezamiento.

En la exposición de motivos, el que fuera consejero de Medio Ambiente bajo el anterior gobierno de Susana Díaz hace alusión al Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, mediante el que el Ejecutivo de la nación declaraba el estado de alarma, para gestionar la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

"Desde esa fecha, y hasta la actualidad, los Ayuntamientos de Andalucía han venido reivindicando al Gobierno Andaluz medidas de apoyo para afrontar los devastadores efectos que la citada crisis ha producido en dichas Corporaciones", esgrime el portavoz socialista al recordar las ayudas directas y planes para hacer frente a "los graves problemas que vienen sufriendo", concluye el documento registrado el 15 de junio.

Desde el primer momento en el que Espadas lanzó su campaña contra Susana Díaz como un "proyecto municipalista", dada su condición de alcalde de Sevilla, la forma de enfocar su estrategia electoral causó sorpresa en el seno del Gobierno de la Junta, según las fuentes consultas en su momento por VozPópuli. De hecho, siguen sosteniendo, a día de hoy, que poner toda la carne en el asador de la gestión municipal se le puede volver en contra al ahora candidato a la Junta, porque es su propia labor al frente del Ayuntamiento de la capital de Andalucía la que se va a escrutar con lupa, haciendo hincapié en los los aspectos negativos, "que los hay", admiten las fuentes citadas.

Espadas ha basado su acción durante la primarias en atraer para sí al mayor número posible de alcaldes y concejales andaluces. De hecho, en el debate que le enfrentó a Susana Díaz, junto al tercer aspirante, Luis Ángel Hierro, le reprochó a la todavía secretaria general del PSOE-A no haber escuchado lo suficiente a los regidores desde la Ejecutiva regional, ni haberse reunido con ellos

La hoja de ruta de quien aspira a llegar al Palacio de San Telmo, después de ser desalojado el PSOE tras casi cuarenta años, se basa en emplear como punta de lanza ,contra el bipartito PP-Cs, a todos los alcaldes socialistas andaluces. Salvando las distancias es una especie de reedición de la táctica que ya empleó el PP, desde la oposición a Chaves y Griñán, con una diferencia: la formación que presidía Javier Arenas tenía al frente de la mayoría de las ocho capitales de provincia a regidores populares. Ahora, sólo Sevilla ,Jaén  y Huelva cuentan con primeros ediles del PSOE.

Hermetismo sobre la nueva portavocía del PSOE en el Parlamento 

Por el momento se desconoce quién será la persona elegida por Juan Espadas para el relevo, como portavoz, en el Grupo Parlamentario del PSOE. No obstante, todas las fuentes consultas, tanto del entorno del alcalde de Sevilla como de la expresidenta Susana Díaz apuntan a la 'espadista' Ángeles Férriz, parlamentaria por Jaén, como la elegida.

Férriz ya fue portavoz de la dirección regional del PSOE andaluz cuyo liderazgo aún ostenta Díaz, si bien fue apartada de su cargo por la expresidenta de la Junta. El otro nombre que suena –con menos fuerza– para la portavocía es el de la parlamentaria onubense María Márquez, muy ligada al equipo de campaña de Espadas.

Desde la misma noche de su victoria electoral quien aspira también a ser secretario general del PSOE-A anunció que habría "caras nuevas" en el Grupo Parlamentario, en alusión a la presidencia, ahora ostentada por Susana Díaz, así como en las portavocías. Espadas, actualmente en Francia por una promoción turística de Sevilla, tiene previsto reunirse con Díaz a finales de semana.

Los afines al candidato a la Junta hablan de una "transición tranquila", que no se vea como algo "teledirigido" por Ferraz para forzar la dimisión de la todavía secretaria general, cuyo cese le pedirá personalmente su hasta ahora rival. Ella ya anunció que seguiría en el cargo hasta el próximo Congreso Regional, previsto para finales de año, pero las presiones para que se vaya son cada día más fuertes.