Casi cien días después (en concreto, 96) de las elecciones del 14 de febrero, Pere Aragonès ha sido investido como presidente de la Generalitat de Cataluña. El acuerdo entre ERC y Junts se ha alcanzado en último momento, y ha recibido este viernes en la segunda sesión del pleno de investidura los votos de la CUP. Así, con 73 votos a favor (33 de ERC, 32 de Junts y ocho de la CUP) Aragonès se convierte en presidente de la Generalitat de Cataluña y sucede en el cargo a Quim Torra, que tuvo que dejar el cargo tras ser inhabilitado por el Tribunal Supremo el pasado 28 de septiembre.

El nuevo president invocó este viernes, en su discurso de investidura, la vía del referéndum pactado que aplicó Escocia en 2014 y ha asegurado que el objetivo de la "nueva etapa" que quiere abrir es "culminar la independencia" de Cataluña.

Aragonès también se ha comprometido a "ampliar y profundizar" el acuerdo y ha interpelado a En Comú Podem e, incluso al PSC, con quien hasta ahora mantenía un veto por el apoyo que ofrecieron los de Salvador Illa para la aplicación del 155 durante el ejecutivo de Mariano Rajoy. Ha pedido a estas dos formaciones contribuir en todas aquellas medidas de cariz social que aseguren “una vida digna” a todo los catalanes.

Otra posición llamativa del nuevo máximo mandatario catalán es que ha evitado a hablar de "embate" contra el Estado, tal y como exigía la CUP. Aragonès se ha limitado a hablar de “confrontación cívica y pacífica” y tampoco ha mencionado la vía de la unilateralidad si fracasa el "diálogo" con el Gobierno de Pedro Sánchez. El nuevo objetivo, según sus palabras, son este referéndum a la escocesa, es decir, mediante el pacto con Moncloa.

Dos meses después de su primera investidura fallida, Aragonès compareció de nuevo ante el pleno del Parlament para exponer su proyecto para construir una "Generalitat republicana". "Quiero ser presidente de la Generalitat para culminar la independencia de Cataluña, para hacer inevitable la amnistía y para ejercer con total libertad el derecho a la autodeterminación, gobernando para toda la ciudadanía, para el país entero", ha añadido.

El reparto del Govern entre ERC y Junts

El nuevo Govern catalán, tal y como se conoció este 17 de mayo, contará con 14 departamentos -que se repartirán siete a siete cada formación-, uno más que el de la última legislatura, y algunas de las carteras se intercambiarán entre ERC y Junts respecto a la distribución actual, mientras que mantendrán algunas de las que ya gestionan.

Vicepresidencia, Economía y Hacienda, que en las dos últimas legislaturas había estado en manos de ERC, pasará a estar en posesión de Junts.

Además, esta Conselleria asumirá la gestión de los fondos europeos, una de las principales disputas entre ambos partidos porque ERC quería crear un comisionado vinculado a Presidencia y Junts quería que estuviera vinculado al departamento de Economía, que es lo que finalmente ha ocurrido.

Junts también pasará a tener Acción Exterior, Salud y Justicia, hasta ahora en manos de ERC, y mantendrá Territorio, que perdería las competencias de sostenibilidad, pero asumiría las de Políticas Digitales. Como avanzó este medio, los neoconvergentes han querido cartera de peso social para "lucir gasto".

En estas conselleries, Junts situará a su diputado Josep Rius al frente de la cartera de Acción Exterior, mientras que visualizan una conselleria de Justicia encabezada por el exvidepresidente primero del Parlament, el jurista Josep Costa, o por el actual conseller de Interior, Miquel Sàmper.

Por su parte, ERC mantienen Educación y Agricultura y Acción Climática -los republicanos querían crear un nuevo departamento sobre la lucha contra el cambio climático y las competencias sobre el medio ambiente estarán en esta Conselleria y no en Territorio como hasta ahora-, y también asumirán Presidencia, Interior y Cultura, hasta ahora en manos de Junts, y Trabajo y Empresa -dos departamentos hasta ahora separados que ahora se unirán-.

Asimismo, los republicanos liderarán la nueva cartera de Feminismos e Igualdad; una de las promesas de la formación durante la campaña electoral.

El puesto de portavoz del Govern recaerá en la figura de la que fue 'número dos' de la lista de ERC a las elecciones del 14 de febrero, Laura Vilagrà.

La consellería de Asuntos Sociales se llamará a partir de ahora conselleria de Derechos Sociales, pasará de ERC a Junts y la liderará la diputada de los de Puigdemont en el Parlament, Teresa Pallarès; e Investigación y Universidades, que es un departamento de nueva creación, podría liberarlo el actual conseller de Empresa, Ramon Tremosa, según otras fuentes consultadas.