La vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi, ha explicado este miércoles que renuncia a asumir la Vicepresidencia de la Generalitat por ser coherente y honesta con su compromiso de hace dos años de "luchar por cambiar la alcaldía de Barcelona" desde la oposición.

Así lo ha argumentado este miércoles en una entrevista de 3/24 recogida por Europa Press, después de anunciar su decisión durante la jornada de este miércoles al secretario general del partido, Jordi Sànchez, al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, y a los afiliados de la formación en una carta.

Hasta ahora todo apuntaba a que Artadi, que además de diputada en el Parlament también es la líder de la formación en el Ayuntamiento de Barcelona, volvería al Govern para ocupar la Vicepresidencia de la Generalitat y la Conselleria de Economía y Hacienda, siendo la principal figura de Junts en el nuevo Ejecutivo.

Sin embargo, en la entrevista ha dejado claro que seguirá su curso tanto en el Ayuntamiento de Barcelona, como de vicepresidenta del partido independentista y como diputada en el Parlament de Cataluña "como apuesta personal pero también de partido".

Ha manifestado también que "seguramente lo más fácil y con más prestigio" habría sido entrar en el Govern, pero que quiere dar valor a la palabra dada durante los últimos años y seguir el largo recorrido que --según Artadi-- tiene Junts en Barcelona, frente al gobierno de los Comuns y el PSC.

Un Govern fuerte y estable

Artadi ha explicado que tanto Puigdemont, como Borràs y Sànchez le han dado su apoyo en la decisión y que no ha hablado con el Candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès, porque en ningún momento se había tratado este tema con él.

Ha puesto énfasis en el esfuerzo puesto en cerrar las negociaciones para que hubiera un acuerdo para formar Govern con un equipo que ha descrito como "muy cohesionado" y del que se ha mostrado orgullosa.

Sobre el futuro Govern, ha agregado que espera que sea "fuerte y estable" porque tiene mucho trabajo por delante.

Sobre la mesa de diálogo con el Gobierno español ha explicado que nació de un acuerdo de solo una parte del independentismo pero que, aunque son escépticos de que pueda dar paso a un referéndum acordado, "se deben recorrer todos los caminos".