Josep Maria Argimon, el conseller catalán de Salud, ha señalado en una entrevista en Catalunya Radio que fue un error permitir la celebración de los tres festivales masivos que tuvieron lugar las dos primeras semanas de julio.

Como él mismo ha señalado, los eventos -el festival Vida, el Cruïlla y el Canet Rock- estaban "muy bien organizados", pues había que realizarse un test de antígenos antes de entrar a los recintos y llevar puesta la mascarilla en todo momento. Sin embargo, es cierto que era muy complicado que se cumplieran todas las medidas de seguridad. "No lo repetiría" ha asegurado Argimon.

Los festivales se celebraron en pleno aumento de los contagios, especialmente entre los más jóvenes, por lo que el conseller ha tenido que asumir la culpa y reconocer que "claramente no se han hecho bien las cosas".

Causa de brotes

Aunque el Govern no ha querido informar sobre si estos eventos fueron causa de brotes de covid, lo cierto es que solo en el Festival Cuïlla se detectaron 126 positivos en el primer día.

Estos festivales, que según los organizadores se trataba de un "estudio observacional y prueba piloto", provocaron cientos de críticas en redes sociales, donde los usuarios mostraron su indignación por ver como "se celebraba la quinta ola"