El Festival Cruïlla fue uno de los primeros en Europa que anunció su edición para este año "sin limitación de movimiento ni distancias". Pese a que la organización sí pidió como requisito a los asistentes portar mascarillas, ya se han detectado alrededor 126 positivos un día después de su inicio.

Según la organización del evento, se realizaron más de 15.000 test de antígenos en la primera jornada del festival para controlar el acceso al recinto, pero por las redes ya circulan multitud de imágenes y vídeos donde se observa poco control del uso de mascarillas.

El Cruïlla cuenta con un aforo de 25.000 personas diarias. En esta área, instalada en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB), cerca del Parc del Fòrum, donde se celebra el festival, se han instalado 200 cubículos en los que 200 ayudantes de enfermería y 100 enfermeros han realizado test de antígenos a los más de 15.000 asistentes de esta primera jornada.

La cifra de 126 positivos refleja el crecimiento de los contagios entre los jóvenes, que son el público mayoritario de los festivales masivos, ya que en el Canet Rock, que se celebró el pasado sábado, las cifras fueron algo más bajas, con 152 positivos de los 22.330 testados.

Aún así, los organizadores han valorado positivamente la jornada por "la fluidez en la realización de los test de antígenos y el excelente comportamiento del público", que ha tenido que llevar la mascarilla puesta en todo momento, excepto en la zona de restauración.

"¿A celebrar la quinta ola?"

Mientras, en las redes muchos usuarios han mostrado su indignación al ver las imágenes. "¿A celebrar la quinta ola?", pregunta un usuario, mientras otro asegura: "Así no acabaremos nunca". "¿Estos eran los que se han hartado de decir que controlarían que todo el mundo llevara la mascarilla?", se cuestiona otro tuitero.