A Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978) parece que le va la marcha de la precampaña –la oficial no comienza hasta este domingo-. Llega a Vozpópuli tras pasar por Mercamadrid a las 6.00 de la mañana, inaugurar el nuevo Ritz a las 12.00 y protagonizar otro par de actos antes de comer.

En la entrevista desvela que -pese a la pandemia- lleva "seis meses" sin hablar con Sánchez, "desde que decretó el estado de alarma para Madrid". Avisa que no piensa adoptar más medidas "porque el momento de bajada del virus está a punto de llegar"; celebra que "Casado no me tutele, como sucede en otros partidos, porque yo soy muy mandona" y, sobre Pablo Iglesias, sentencia: "En las zonas más deprimidas no le pueden ni ver".

-La incidencia acumulada y los ingresos en UCI están subiendo en Madrid, ahora mismo hay medio centenar de zonas en ‘riesgo extremo’. ¿Se plantea adoptar alguna medida para contener el aumento, como le reclaman desde Sanidad?

-Tenemos claro que este aumento, que no está siendo alarmante, va a tener ya un efecto de meseta y de bajada. Esto son las consecuencias de haber tenido Madrid cerrado durante el puente de San José y la Semana Santa y por eso lo que vamos a hacer no es empezar otra vez con cambios de normativa, que lo único que hacen es desestabilizar y crear todavía más desorden. Además, la capacidad hospitalaria y de UCI que tiene Madrid es muy superior al del resto de las CCAA. Vengo de una provincia como Ávila, que tendrá en torno a siete UCI. Madrid, en los peores momentos, ha llegado a las 1.900. Y hemos puesto en marcha un hospital como el Zendal, que tiene otras mil camas. Vamos a seguir así y confiando en que, como hemos hecho en otros momentos, con las mismas normas, sostenernos. Este virus oscila y ahora su momento ya de bajada está a punto de llegar. 

"No conocen Madrid"

-Está fiando esta crisis a la capacidad hospitalaria. ¿No se plantea tomar ninguna medida para evitar precisamente que se tengan que usar esos hospitales?

-Si me dicen que cerrar a las once una comunidad como Madrid es poco, es que no conocen Madrid. Tenemos aforos en todas partes, el ocio nocturno está completamente parado. Utilizamos mascarillas, vigilancia, etc. Y, además, todavía no he encontrado el informe sanitario que te diga que es la hostelería la culpable de los contagios, porque lo que estamos viendo, al menos por los estudios de los brotes, es que estos se producen en cualquier sitio y, allá donde está todo cerrado, se produce más contagio. Véase por ejemplo el caso de Filomena: cuando Madrid estuvo absolutamente cerrada durante diez días, el contagio subió. Madrid está yendo contra el virus a través de sus aguas residuales, algo que recomendó Europa para septiembre u octubre, y llevamos casi un año haciéndolo, y luego test masivos como estamos haciendo con los antígenos. El mantra contra Madrid es: “No se está haciendo nada”. No, lo que no estamos haciendo es destrozar los comercios ni la actividad ni al pequeño empresario como están haciendo en otros sitios solo “para que no me digan”… Me parece más una defensa de la actuación de los políticos que una actuación positiva para acabar con el virus. 

-Madrid es la séptima CCAA en vacunas inoculadas sobre las suministradas. ¿Se plantea reforzar la atención primaria para vacunar también en los centros de salud los fines de semana?

-La atención primaria está funcionando para los mayores, ese es otro de los mantras. Nosotros estamos macrovacunando todos los días a más de 50.000 personas en distintos puntos de la CAM, en los centros de salud, en los hospitales y en otros puntos. Suministramos las vacunas cuando nos están llegando. Estamos ahora mismo, en cuanto a la vacunación de los mayores de más de 80 años, por encima del 90%, los cuartos, así que depende de cómo se vean las cifras. Lo que tengo claro es que según cómo llegan las vacunas se van suministrando y es lo que vamos a seguir haciendo. Nadie quiere guardarse vacunas para nada. Somos los primeros interesados en que la inmunidad llegue cuanto antes y de hecho nos vamos a adelantar nuevamente. Hemos hablado con numerosas empresas: vamos a pedir que, de manera voluntaria, se siga suministrando la de AZ y, si hay empresas como la de Janssen, que no quieren a través de las instituciones europeas que se suministre, pues que de manera privada se pueda pedir, y que de manera voluntaria los ciudadanos se vacunen. 

Todavía no he encontrado el informe sanitario que te diga que es la hostelería la culpable de los contagios"

-¿Y esa búsqueda de vacunas no debería consensuarse con el Gobierno?

-¿No cree que lo estamos haciendo? Si no hubiera sido por el consenso con el Gobierno de España yo ya tendría Madrid vacunada al 100%. 

-Ha tanteado acudir al mercado para vacunas por su cuenta, incluso la Sputnik. ¿Le dicen desde Sanidad que es segura?

-Por su cuenta no, por nuestra cuenta no hemos hecho nada. Nosotros lo que hemos hecho es recibir a empresas en una crisis sanitaria: que la Consejería de Sanidad reciba empresas sanitarias no me parece una locura. Exploramos todas las alternativas porque puede que, en un momento dado, la UE decida que las CCAA, como está haciendo Baviera, pueden empezar a comprar y nosotros ya tenemos el camino hecho. Cuando tuvimos que traer material sanitario o cuando empezamos a comprar test de antígenos, también lo hicimos por nuestra cuenta. Otra cosa es la estrategia de vacunación. Yo siempre he defendido que tiene que ser a nivel nacional, y no quiero para Madrid más que para las demás autonomías, pero lo que tampoco puedo hacer es quedarme de brazos cruzados cuando la gente se está arruinando, cuando siguen contagiándose, hay países enteros que ya han vacunado y Europa sigue bloqueada. Así que vamos a pedir también que, a través de las empresas y de las mutuas, se pueda empezar a vacunar por su parte… hay que actuar. Lo que no puede ser es que un problema que está creando la burocracia en Europa nos lleve a todos a quedarnos de brazos cruzados. ¿Eso es lealtad? Yo creo que no. Eso es torpeza y lo que tenemos que hacer todos, desde nuestras distintas posiciones, es actuar. Yo ya he escrito en numerosas ocasiones a las instituciones europeas para muchas cosas y al final nos han dado la razón.

 Exploramos todas las alternativas porque puede que, en un momento dado, la UE decida que las CCAA, como está haciendo Baviera, pueden empezar a comprar y Madrid ya tiene el camino hecho"

-Sin estado de alarma, ¿está Madrid preparada para luchar contra la pandemia tras el 9-M?

-Hemos estado actuando durante todo este tiempo sin ayuda de nada ni de nadie y, solo con el respaldo judicial, al que iremos otra vez en caso de que no haya normativa clara. Lo que vamos a pedir al Gobierno es, como se comprometió a hacer en mayo de 2020, que legisle de una vez con una ley de pandemias porque esta situación va para largo y necesitamos esa seguridad jurídica porque se están vulnerando derechos fundamentales como la movilidad. Si quisieran actuar con una ley orgánica, por lectura única y por consenso, en quince días la tendríamos y podría valer. Pero creo que el Gobierno ha estado más preocupado por actuar con la ley Celáa que nadie ha pedido. 

Isabel Díaz Ayuso en entrevista con Vozpópuli
Isabel Díaz Ayuso en un momento de la entrevista en la redacción de Vozpópuli Clara Rodríguez

-¿Lo que queda es que cada CCAA actúe y que se refrende judicialmente?

-Exacto. También vamos a ver qué situación tenemos a partir de entonces, qué legislación hay vigente, y así actuar. Porque hemos acertado siempre cuando sabíamos que teníamos que tomar medidas con quince días de antelación. No se puede hacer con más porque este virus asoma la cara quince días antes. Todo lo que sea adelantarse más son cantos de sirena. Todos los cierres que ha habido en algunas ocasiones por adelantado, por supuesta precaución, no han servido. Hay que esperar a ver esa evolución y tomar ahí medidas. 

-Y en plena pandemia, ¿cuándo fue la última vez que Sánchez habló con usted?

-Cuando fue a aplicarnos el estado de alarma. De manera unilateral hizo lo mismo: creó la misma situación de miedo contra las cifras de Madrid. Le dije: “Presidente, vamos a llegar a una meseta, es innecesario aplicar esto, hace un daño terrible a la imagen de Madrid, es el pulmón, el corazón económico de España, no podemos decir a nivel internacional que estamos en una alarma que no es necesaria y por tanto yo no quiero cerrar”. Y fue cuando lo decidieron unilateralmente. 

Con Sánchez no hablo desde que impuso unilateralmente la alarma a Madrid hace seis meses. Le he enviado cartas para cuestiones distintas, pero nada más. ¿Para qué?"

Eso fue en octubre, hace seis meses...

-No hemos vuelto a hablar. 

-Ha intentado ponerse en contacto con él?

-Le he enviado cartas para cuestiones distintas, pero nada más. ¿Para qué? Me encantaría que la relación fuera por otros derroteros en un estado de alarma como el que estamos viviendo, pero la última conferencia de Presidentes fue en julio del año pasado. Ahí dijo que el virus se había acabado (para él) y que ya estaba todo resuelto, y no hemos vuelto a recibir más información.

-Usted promete que no se tocarán los impuestos de los madrileños, pero el Gobierno tiene la llave con la Ley de Financiación Autonómica. ¿Cómo puede cumplir la promesa?

-Lo bueno es que no es una promesa, es una realidad: al frente de la CAM, no hemos subido los impuestos y lejos de hacerlo, hemos llevado a la Asamblea de Madrid deducciones fiscales (que me han tirado, por cierto), allí. Hemos presentado una ley de mercado abierto con la que pienso volver para que los empresarios de toda España puedan operar en Madrid sin necesidad de actualizar licencias, equiparándolas; vamos a seguir reduciendo trabas burocráticas, que ya hemos hecho a partir de un portal web y de mucha relación con las empresas y ciudadanos, o con la reforma de la ley del suelo; y luego llevamos en el programa un compromiso de 2019 que es una rebaja de medio punto en el IRPF en el tramo autonómico y frente a comunidades como Cataluña, que han creado, quince, dieciséis impuestos propios, nosotros tenemos los mismos tres y dos están bonificados. No estoy prometiendo, es que estoy demostrando con hechos.

-Ha anunciado que será "la peor pesadilla de quien toque el bolsillo de los madrileños". ¿En qué consiste esa amenaza?

-En ir a todos los tribunales habidos y por haber, a todas las instancias, parlamentos, para, a través de la ley, como hemos hecho con la ley Celáa, que hemos podido proteger los conciertos en Madrid gracias a esto, hacer lo mismo con la fiscalidad de Madrid. Todas las comunidades con régimen común tenemos libertad fiscal. Me parece insensato que la libertad que le dan a Navarra o al País Vasco para tener su propia fiscalidad ni siquiera nos la permitan a nosotros con el régimen común distinto que tenemos con respecto a ellos dos.

-¿Ningún recorte de otra partida?

-No, especialmente ahora mismo no. Lo que estamos pensando para la siguiente legislatura, si tengo la oportunidad de seguir al frente de Madrid, es un Gobierno más reducido, y donde vamos a seguir con grandes gestores. Y los consejeros y viceconsejeros han adquirido un nivel buenísimo, son buenos gestores y vamos a gestionar ahora mismo centrados en la recuperación de Madrid, porque ahora suena mejor que nunca fuera de nuestras fronteras. Cada vez es más la prensa internacional que llama a la Puerta del sol para saber cómo estamos haciendo las cosas y cada vez vienen más proyectos de todo tipo y creo que Madrid va a experimentar un momento de recuperación único gracias a la marca Madrid que se ha creado fuera de las fronteras. 

-Ha defendido la gestión de su Gobierno y de su equipo. ¿Tuvo que imponer su criterio para que Toni Cantó no fuera en el puesto dos o tres como pretendía Génova?

-Quería anunciarlo sobre todo de otra manera, porque quiero que prevalezca la gestión por encima de todo porque es lo que nos ha traído hasta aquí. Y que los ciudadanos ahora mismo nos vean como el gobierno en el que se puede confiar… Pero estoy encantada con tenerle en la lista, y siempre lo digo en tono de broma pero las listas son como las mesas en las bodas, que es lo peor de la boda: haces invitados y grupos de cinco, dos hombres y dos mujeres como mínimo por grupo, luego la primera te sale bien, pero te falta un primo, se enfada y lo cambias de sitio. A partir de ahí todas las mesas quedan descuadradas. Esto es igual. La lista vuelve a empezar… pasa en todas las casas y partidos. 

(Toni Cantó) Es increíble y una pena, porque el derecho a la representación ha de prevalecer. De todos modos, contaremos con él con el plan B, que ya lo contaré"

-¿Y qué va a pasar ahora con Cantó (tras el fallo del TC)?

-Tengo planes para todo, también un plan B, pero es una pena que por una cuestión burocrática, una persona que prácticamente vive en Madrid no pueda presentarse cuando tenemos a Puigdemont, que sortea esas dudas para hacerlo en Cataluña. Es increíble y una pena, porque el derecho a la representación ha de prevalecer. De todos modos, contaremos con él con el plan B, que ya lo contaré. 

Otro momento de la entrevista en Barra Libre con Isabel Díaz Ayuso Clara Rodríguez

-Y no lo va a contar...

-Sería adelantarse… Ahora le conozco más [a Cantó]. Su actitud, su forma de pelear y combatir nacionalismos y cómo está viendo la situación en Valencia y Madrid. Me gustaría que estuviera con nosotros porque es una persona con mucha valía, comprometido y aguerrido. Es un tipo de persona y hace un tipo de defensa que creo que me representa a mí. 

-Para ser consejero no hace falta ir en las listas...

-Ni viceconsejero, ni director general… no, afortunadamente en los gobiernos no hace falta. 

-Sánchez se ha implicado personalmente en la campaña, pero Casado tiene un perfil más discreto. ¿Lo ha pedido usted o es decisión de la dirección nacional?

-De todos, él y yo tenemos una gran relación. Él decidió que fuera yo la candidata en estas dos últimas ocasiones, él sabe que al final los ciudadanos en Madrid están respaldando nuestra gestión también y sabe que ahora toca hablar de las cosas de Madrid. pero que ha trascendido a nuestra campaña y vamos a contar con él. Pero él delega en sus equipos, no me tutela la campaña, como he visto en otros partidos, y es algo que agradezco, porque soy muy mandona y digo: oye, que yo también tengo mi proyecto y me encanta pensar que él delega en sus equipos como hace en Andalucía con Juanma Moreno o con Mañueco o Feijóo en Galicia. 

Casado delega en sus equipos, no me tutela la campaña, como he visto en otros partidos, y es algo que agradezco, porque soy muy mandona"

-Usted reclama que se ha echado "la Comunidad a la espalda" y reivindica su fracaso o su triunfo como suyo. ¿Marca un perfil propio ante la dirección nacional?

-Creo que a las mujeres, cuando trabajamos, peleamos y confiamos en lo que estamos haciendo, nos gusta pedir respeto, espacio, y hacer las cosas a nuestra manera. Y a mí me gusta ser libre y responsable para que, pase lo que pase, la decisión sea de todos los ciudadanos. Por eso les hemos llamado a las urnas, pero asumiendo yo la situación, porque al final es quién ha estado al frente de la Comunidad estos dos años y, esta campaña, se habla de Madrid. 

-¿Qué resultado necesita el 4-M para no gobernar con Vox? Es decir, si saca más de 60 escaños, aunque no sea mayoría absoluta, ¿se ve con fuerzas de exigir a Monasterio que le apoye desde fuera, sin entrar en el Gobierno?

-Aspiro a gobernar en solitario porque es la manera de gobernar en libertad, de hacerlo por mí misma para que, todo aquello que me he comprometido a hacer, se cumpla. Digo: voy a hablar con los ciudadanos y luego ya veremos, el resultado en las urnas será quién marque el siguiente paso. 

-Pero no tendría problema en tener a Vox dentro de su Gobierno si lo necesitara...

-No es una cuestión de partidos, es una cuestión de gobernar por mí misma, en libertad, porque ya la primera parte de la legislatura he vivido en coalición y casi que prefiero hacerlo, si se puede, a mi manera. 

-Si Ciudadanos lograse entrar en la Asamblea, ¿podría gobernar con Edmundo Bal o el entendimiento con Arrimadas en Madrid ya es imposible?

-No he tenido apenas contacto con ellos. Hay personas de Ciudadanos de las que tengo buena opinión después del tiempo que hemos vivido juntos, otros que evidentemente no tanto. Y no pienso en eso. Estamos hablando de la reforma de los dos grandes hospitales, la paz y el 12 de octubre, de las bajadas de impuestos, el bilingüismo… Estoy a lo mío porque toca, pero con respeto. Tengo claro lo que no quiero: que políticas socialistas y comunistas entren en Sol, que suban impuestos, no quiero okupación o que se fomente el comercio ilegal ni que España se dinamite a través de tensiones territoriales entre debates mujeres-hombres, ricos-pobres. Esas políticas lastran sociedades. Una venezolana me decía: "Hagan más caso a los venezolanos porque venimos del futuro". Mi problema no son los partidos que están a los lados, si no los que están en frente.

-¿Mete a Cs en el mismo saco?

-No, desde luego. 

-Pero Arrimadas insiste en tenderle la mano, ¿se la cogería?

-Según estén las urnas, que las hemos entregado a los ciudadanos para decidir qué hacer. 

-Al final debatirá en Telemadrid...

-Les he pedido que se aclaren. Hemos pasado de un debate de presidente a uno a 14… ¿Por qué son más importantes unos medios que otros? Yo pensé en la tele madrileña, pero la Academia se mostró interesada y representa a públicas y privadas, y esta campaña se ha elevado ya a nacional. Me parecía que era una forma de representarlas a todas, pero será donde decidan las televisiones. Si al final la cadena no pugna…  

En las zonas más deprimidas, en los barrios donde los ciudadanos tienen más dificultades, no le pueden ni ver (a Pablo Iglesias)"

-¿Pero en cualquier caso sería solo un debate?

-Sí. Cuantos más debates se hagan, más feos hago a otros medios. ¿Por qué no se hace aquí? 

-Usted se fajó en debates y en territorio 'hostil': contra Pablo Iglesias y en su televisión. ¿Le trata peor Telemadrid que La Tuerka en su momento?

-Lo de La Tuerka era un mundo aparte. El primer debate era sobre Obama y Rommney, y yo pensé que ellos defenderían a Obama pero lo que querían era quemar los Estados Unidos... Fui a dos o tres debates, pero veo que siguen en un mundo aparte. Jamás pensé que uno fuera vicepresidente de lo público… Para la democracia, es un lastre, porque han llevado un odio, un enconamiento y una deslegitimación de las instituciones. A ver si con un poco de suerte, políticos como Iglesias no entran en Vallecas. 

-Si queda como cuarta fuerza, ¿le ve recogiendo el acta de diputado en la Asamblea?

-No, porque no le veo una persona comprometida ni de palabra. En las zonas más deprimidas, en los barrios donde los ciudadanos tienen más dificultades, no le pueden ni ver.Es como la gran decepción para todos ellos.