Acuerdos a la derecha y a la izquierda que, aunque por separado, confluyen en los fines que persigue el Gobierno andaluz: aprobar la nueva ley del suelo, conocida por sus siglas como LISTA. El portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, daba a conocer este miércoles que "hay un acuerdo con PSOE y Vox en el que se abren dos líneas de negociación; cada uno ha fijado aspectos que les parecen relevantes", en alusión a los dos partidos opositores.

Dichas negociaciones, sobre una de las consideradas 'leyes estrella' de esta legislatura y que podría estar culminada a finales de año, se han llevado a cabo tanto desde el Grupo Parlamentario de los populares, socios en coalición con Ciudadanos, como desde la propia Consejería de Fomento, dirigida por Marifrán Carazo (PP).

"Los acuerdo están yendo bien y el consenso garantiza el arranque de la tramitación. Ahora las enmiendas se tendrán que negociar, pero sí está garantizado que empieza el trámite", precisó Nieto sobre el debate plenario  a la totalidad que se iniciará la próxima semana, al incluirse la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía en el orden del día de las sesiones previstas para los días 21 y 22 de julio.

La llegada de Juan Espadas a la dirección del nuevo PSOE andaluz, tras derrotar a Susana Díaz en las primarias, ha provocado un giro de 180 grados con respecto a la LISTA. Como es sabido, a finales de mayo el Ejecutivo autonómico sufrió un duro revés al ver cómo su hasta ese momento socio de legislatura, Vox, tumbaba la nueva ley del suelo, al abstenerse en una enmienda a la totalidad de Unidas Podemos, suscrita por el PSOE y los anticapitalistas de Teresa Rodríguez (ex de Podemos).

El hecho de que Espadas anunciara su apoyo a la LISTA, al situar al PSOE como nuevo socio parlamentario de PP y Cs, ha propiciado que Vox se aviniese a entablar una negociación. De hecho, su abstención fue motivada por la crisis con Marruecos, tras el anuncio de la Junta de Andalucía de acoger a 13 menores marroquíes que le correspondían a la comunidad, por cupo.

El portazo de la formación de Abascal a la nueva normativa urbanística llamó la atención, sobremanera, si se tiene en cuenta que este partido participó desde el principio en las negociaciones del articulado con la consejera. Se trata de una ley muy liberal en su concepción y planteamientos, que viene a eliminar una maraña burocrática, así como a poner orden en el caos urbanístico de muchos municipios andaluces con Planes Generales de Ordenación que se eternizan décadas entre su tramitación y aprobación.

La nueva portavoz adjunta del PSOE, María Márquez, ha anunciado que su partido ha mostrado "desde el primer momento" su disposición a colaborar. No hay que olvidar la preocupación de muchos alcaldes socialistas (gobiernan la mayoría de municipios andaluces) tras el bloque de esta legislación el pasado mes de mayo en sede parlamentaria. El hecho de que la LISTA provenga de un texto de 2018, en tiempos de Susana Díaz como presidenta, mueve a los socialistas a aceptar la "simplificación administrativa" que ya se planteaba entonces.

No obstante, los socialistas hacen hincapié en la "sostenibilidad", al apelar al Gobierno andaluz a ser "más concreto en garantizar la protección del litoral". La llamada "tercera pata" del texto, en palabras de María Márquez, tiene que ver con "las competencias de los ayuntamientos". La parlamentaria del núcleo duro de Espadas recuerda que "a nadie debe sorprenderle que el PSOE defienda esas competencias", en alusión al municipalismo. 

Mucho habrá tenido que negociar el portavoz del PP con los socialistas si se tiene en cuenta que Espadas aseguró, nada más ganar las primarias, que si el Ejecutivo de Juanma Moreno tenía un acuerdo negociado con Vox "que no cuenten con nosotros"

Vox anuncia su apoyo con críticas al PP por acercarse al PSOE

Desde Vox su portavoz parlamentario, Manuel Gavira, ha confirmado este jueves el acuerdo con el Gobierno andaluz "en relación con las propuestas" para mejorar el texto". Por medio de un audio el diputado ha afirmado que "se han eliminado aspectos ideológicos innecesarios en este cuerpo normativo", en clara referencia al PSOE.

Gavira afirma que "se ha fomentado más simplificación, agilización y más reducción del tiempo para la concesión de licencias", al tiempo que se ha añadido más "colaboración público-privada".

Los opositores se jactan de que la ley será mejor "gracias a Vox". Habrá que esperar al debate parlamentario, para confrontar sus planteamientos con los del PSOE, una vez que la nueva enmienda a la totalidad presentada por Unidas Podemos no saldrá adelante, dada la aritmética de apoyos parlamentarios a favor de PP y Cs.

"Si se desvirtúa lo acordado con Vox, lógicamente el grupo parlamentario se replantearía su posición en relación con el proyecto de ley", ha advertido Gavira a populares y liberales. La portavoz nacional de Vox, Patricia Rueda, asegura que se está "ante una nueva victoria de Vox en nuestro empeño por mejorar la vida de los españoles".

La también diputada por Málaga en el Congreso ha denunciado que el PP-A pretendía aprobar una nueva ley del suelo que traía "inseguridad jurídica, dudas a la propiedad privada y que avanzaba en las ideologías del consenso progre". Según su versión, "incluyendo cosas tan delirantes como el impacto de género en el urbanismo o la implantación de la Agenda 2030, enemiga de los intereses de los españoles".

Vox lamenta que, mientras este partido "trabajaba por mejorar ese texto", el Gobierno andaluz "negociaba con el PSOE-A la paguita vitalicia para los expresidentes de la Junta". Para Rueda lo anterior representa "una auténtica vergüenza que demuestra que el PP y el PSOE siguen más interesados en el bienestar de los políticos que en garantizar el bienestar de los españoles".

El acercamiento de Moreno Bonilla a los socialistas, tras quedarse en minoría parlamentaria en varias ocasiones, así como la moderación y la disposición al diálogo de este barón autonómico, alejado de Génova, es visto por Vox como que "el PP sigue siendo un PSOE de asimilación lenta que va tragando con todas las leyes y políticas de la izquierda", según Rueda.