"Tendrá que explicar por qué ha tumbado un proyecto de ley tan importante, y tendrá que explicar a sus electores por qué apoya a Podemos y a Izquierda Unida". Estas han sido las primeras palabras del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a su hasta ahora socio parlamentario, Vox, tras el varapalo sufrido este miércoles en sede parlamentaria. Todo ello después de ser tumbada la nueva ley del suelo autonómica, gracias a la abstención del partido de Santiago Abascal, que había apoyado toda la tramitación previa, incluido el decreto.

Moreno Bonilla se ha pronunciado durante la sesión de control semanal a la que se somete en la Cámara andaluza y lo ha hecho, precisamente, ante una pregunta del portavoz de Vox, Manuel Gavira, sobre el tipo de políticas migratorias piensa aplicar el bipartito PP-Cs.

Tras recordarle a Gavira que la Junta de Andalucía "no tiene competencias" en dicha materia, Moreno ha expuesto que "para muchos de sus electores ha sido una profunda decepción" el rechazo a esta ley, "salvo que quiera derribar un gobierno, entonces usted está pensando en los intereses de su partido", en alusión a las incesantes peticiones de adelanto electoral.

El gobernante popular le ha reconocido a Vox que "si quiere tumbar un gobierno", actuar de la forma que lo hizo este martes en el Parlamento, "es el camino más correcto".

Desde su escaño no ha rehuido la pregunta sobre la inmigración, el tema estrella de la formación de extrema derecha para desgastar al primer gobierno de centroderecha en casi 40 años, y le ha recordado a Gavira que, además de "cumplir las leyes", en cuanto a acoger a 13 menores migrantes, "tenemos principios morales y humanitarios que definen un estilo de hacer política". Un mensaje claro de las políticas moderadas del PP y su socio Ciudadanos, frente a la radicalidad de Vox.

"¿No le parece importante una ley que deroga veinte años de políticas socialistas?", le ha repreguntado Moreno a Gavira sobre el Proyecto de Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (LISTA), rechazado con el voto de todos los grupos de izquierda y la abstención de Vox.

Moreno ha puesto al partido de Abascal frente al espejo de "sectores productivos" como el de "la vivienda", ha ejemplificado, que "ocupan a 200.000 trabajadores" en Andalucía, que "están pendientes" de la ley tumbada, en referencia a la construcción.

Y es que, aunque el revés ha sido relevante, el Gobierno andaluz se centra ahora en destacar lo incomprensible, e injustificable, que resulta, para muchos votantes de Vox, que el partido al que han votado rechace una ley tan liberal en materia urbanística, frente a las restrictivas "leyes de izquierdas" que hasta ahora han regido los planes generales de ordenación, en materia de suelo.

El gobernante andaluz no ha desaprovechado la oportunidad que le brindaba la sesión de control para pedirle a su hasta ahora aliado parlamentario que "reflexione" para "volver a traer de nuevo este proyecto [la LISTA]".

Vox dice ser "un partido responsable"

En cuanto al grado de cumplimiento de los acuerdos de investidura y gobernabilidad alcanzados entre PP y Vox, Gavira le ha dejado claro a Moreno que "se trata no sólo de gobernar, sino de cumplir los acuerdos, y ese momento es ahora", ha dicho a modo de ultimátum.

Vox considera, y así se lo ha hecho saber al presidente de la Junta en sede parlamentaria, que "para seguir haciendo lo mismo que hacían los anteriores", en referencia al PSOE, "usted tiene socios de sobra".

“Nosotros somos un partido responsable y queremos seguir siendo responsables, otros no sabemos", ha replicado Gavira a Moreno para, a continuación, proponerle que "lidere otro tipo de políticas, y esto pasa por cumplir lo acordado". Ha sido una clara advertencia para que se aleje de las políticas de la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, de Ciudadanos, que tanto indignan a Vox.

De hecho, Gavira ha vuelto a hacer blanco de sus críticas este jueves a la consejera Ruiz, vinculada al ala socialdemócrata de Cs en Andalucía, enfrentada al vicepresidente Juan Marín, al recordarle el "efecto llamada de sus palabras" sobre el acogimiento de menores migrantes marroquíes.

En una clara búsqueda para enfrentar a los dos presidentes autonómicos, del Partido Popular, Vox le ha recordado a Moreno Bonilla que "su homólogo de Ceuta habla de invasión" en alusión a Juan Vivas.

"Batalla por perdida"

Gavira ha expuesto también la preocupación de su partido sobre Andalucía, después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "haya dado la batalla por perdida y diga que 250.000 personas [migrantes] van a entrar cada año en España".

En el marco del mensaje populista que suele lanzar Vox, los inmigrantes que recalan aquí "van a entrar para hacernos el trabajo y cotizar por nosotros, cuando Andalucía es la región con más desempleo".

 La expresidenta de la Junta, Susana Díaz, ha tenido que ausentarse de la cámara autonómica al sufrir una bajada de tensión, al parecer producto de la gran tensión y el ritmo frenético de su campaña de primarias del PSOE andaluz.