El nuevo abogado de Bárcenas, Gustavo Galán, ha logrado que su mujer haya estado apenas 16 meses en prisión pese a acumular condenas que superan los 20 años de cárcel por el caso Gürtel. Actualmente, Isabel Jordán se encuentra en semilibertad con control telemático. Vozpópuli ha tenido acceso a su expediente en el que tanto jueces como la Fiscalía anticorrupción tienen en cuenta su colaboración con la Justicia, la misma estrategia que el letrado intenta repetir ahora con el extesorero del PP. El Tribunal Supremo destacó sobre ella que hubiese aportado un pendrive que resultó “esencial” para esclarecer los hechos.

Su última y hasta ahora definitiva excarcelación se produjo en diciembre en un auto judicial  que tiene en cuenta diversos factores sobre la que fuera administradora del cabecilla de la red, Francisco Correa. Alude a esta cooperación con los tribunales recogida por la Fiscalía y las resoluciones judiciales. El Supremo dedica varios folios de su extensa sentencia sobre la Época I de Gürtel al papel de Jordán y su pendrive con hojas de coste y emails que permitieron “el cálculo de las comisiones” de la red corrupta.

“Los propios informes de la UDEF y de la Intervención General de la Administración del Estado se han nutrido de la información de dicho disco duro”, dice la sentencia. “Es un documento esencial, no solamente a la determinación de conceptos, importes y fechas, sino esencial a la condena de quien solicita la atenuante por cooperación”, añade el alto tribunal. Es decir, que la propia documentación que aportó Jordán sirvió para condenarla, en este caso, a más de 14 años llegando a sumar un mes más de condena respecto a la sentencia de la Audiencia Nacional.

"Atenuante muy cualificada de colaboración"

El Supremo explicaba, no obstante, que  la cooperación “ha de ser activa” y en el caso concreto de Jordán “dejó de plantearse colaboración alguna y negó cualquier relación con los hechos”. La acusada dejó una impresión mucho más positiva en el tribunal de la Audiencia Nacional que la juzgó por la rama de Gürtel en Jerez. Le aplicó la “atenuante muy cualificada de colaboración” y eso le supuso una nueva condena de un año y dos meses, pero muy por debajo de los siete años que le pedía inicialmente la Fiscalía, que luego rebajó a menos de dos años.

Ha hablado de su participación y la de los demás, de manera que no se ha exculpado ella inculpando a los demás

Los jueces decían que “aun cuando se ha alegado que su declaración no merece credibilidad y ha de ser valorada con cautela, ha de descartarse cualquier ánimo espurio, pues ha hablado de su participación y la de los demás, de manera que no se ha exculpado ella inculpando a los demás”. Jordán presentó a través de su defensa un escrito de 9 de abril de 2019 reconociendo su "participación en los hechos, aportando datos y señalando documentos en orden a colaborar para el esclarecimiento de los mismos”. 

Cuatro meses después de ese escrito llegó su primera excarcelación. Se la otorgó el 26 de agosto de 2019 el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Madrid, del que depende la cárcel de Alcalá Meco. Le otorgó un tercer grado penitenciario en la modalidad que establece el artículo 86.4. del Reglamento Penitenciario, es decir, con control telemático y sin necesidad de volver al centro penitenciario para dormir.

Isabel Jordán

Ya entonces el Juzgado tuvo en cuenta que los hechos por los que había sido condenada eran muy antiguos, que había abonado pagos mensuales para satisfacer la responsabilidad civil de los delitos, el tiempo que había permanecido sin incidentes en libertad provisional, su posibilidad de acceder a un trabajo en el exterior y destacaba que era “colaboradora y responsable con Instituciones Penitenciarias y en el ámbito jurisdiccional”.

Apenas llevaba entre rejas 15 meses. Ingresó el viernes 25 de mayo de 2018 para cumplir una condena de seis años de prisión por el caso Fitur de la rama valenciana de Gürtel. La condena la dictó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en febrero de 2017 por asociación ilícita, prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, y falsedad documental.

Durante más de un año había permanecido en libertad provisional con medidas cautelares, pero su ingreso en la cárcel se produjo después de que el Tribunal Supremo confirmase el fallo por el caso Fitur y de que la Audiencia Nacional le condenase a otros 14 años y 11 meses de prisión por la Época I de Gürtel, la misma pieza por la que se encuentran condenados Bárcenas y su mujer. Por esa razón Instituciones Penitenciarias revocó un mes después su situación de tercer grado y regresó a la cárcel. En esta segunda ocasión, solo permaneció unas semanas entre rejas. 

Su abogado recurrió esta clasificación y logró que jueces y fiscales le dieran la razón. Gustavo Galán se atribuye la autoría del giro estratégico que ha dado Bárcenas antes de volver esta semana al banquillo de los acusados. Anuncia su voluntad de colaborar, pero de momento su oferta ha provocado escepticismo en la Fiscalía. El letrado se anunciaba en la web de su despacho como “un profesional con marcada experiencia en resoluciones extrajudiciales de los que son ejemplo, especialmente, acuerdos con la Fiscalía anticorrupción”.

Este comportamiento tiene que ser valorado de forma positiva. La regresión de grado no se compadece con una evolución negativa

Para la rápida excarcelación de Isabel Jordán fue determinante el informe que hizo la Fiscalía anticorrupción, que lleva fecha del 14 de diciembre. El ministerio público alega que no hay motivos para esa regresión de grado que le había devuelto a prisión. Entre otras cosas, defiende que la nueva condena de casi 15 años de cárcel no se refiere a nuevos delitos, sino a unos mismos hechos y espacio temporal que la pena por el caso Fitur de Valencia.

Recuerda el ministerio público que la Justicia abrió diferentes piezas sobre Gürtel para agilizar el proceso. Su primera condena tiene que ver con el amaño de contratos entre la Generalitat Valenciana y la trama Gürtel para el montaje del expositor de la Comunidad en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en las ediciones de 2005 a 2009. Mientras que su primera condena hace alusión a los primeros años de la red, entre 1999 y 2005.

Añade la Fiscalía que Jordán viene colaborando “de forma activa” en las diferentes causas sobre la trama. “Este comportamiento tiene que ser valorado de forma positiva. La regresión de grado no se compadece con una evolución negativa”, zanja.

Talleres restaurativos

Solo dos días después, el 16 de diciembre, el Juzgado central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional dictó un auto en el que adoptó una solución intermedia: denegaba el tercer grado debido a la elevada condena pendiente, pero accedía a concederle el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario por el que se flexibiliza el cumplimiento de la condena. En su caso volver al control telemático y depender del Centro de Inserción Social (CIS) de Madrid Victoria Kent al que solo acude periódicamente, según fuentes conocedoras de su situación. 

En sus argumentos, el Juzgado de Vigilancia Penitencia se apoyó en los años transcurridos desde que se cometieron los hechos, el periodo que pasó en tercer grado sin incidentes, su colaboración con talleres de diálogo restaurativo, su arrepentimiento, el pago de la responsabilidad civil, el bajo riesgo de reincidencia y que la pena había logrado su efecto intimidatorio.