Las elecciones catalanas darían paso al Parlament más fragmentado de la Democracia. Los independentistas lograrían la mayoría absoluta con un escaño más de los necesarios, con un empate técnico entre los partidos liderados por Carles Puigdemont (JxCat) y Oriol Junqueras (ERC), a 31 y 32 escaños, respectivamente.

ERC no sumaría con PSC y En Comú Podem para reeditar un tripartito en Cataluña, según una encuesta de NC Report para La Razón realizada los últimos días de enero. El sondeo no tiene en cuenta la posible alianza entre PP y Ciudadanos, como tampoco la concurrencia de una nueva lista catalanista y Manuel Valls.

Tras la ruptura, el bloque separatista mantendría la mayoría

ERC y JxCat necesitarían el apoyo de un tercer partido para reeditar la mayoría absoluta. La CUP, que por el momento ha rechazado dar de nuevo su apoyo a esta coalición, obtendría ocho diputados, el doble de los que tiene en la actualidad. El independentismo, además, no alcanzaría el 50% de los votos, situándose en el 48,8%, y 1,2 puntos menos respecto al 2017. Las dos principales formaciones de este bloque se dejarían más de 200.000 votos. La formación de Puigdemont perdería 144.233 votos y ERC, otros 73.861.

La lucha por la hegemonía en el bloque separatista ha provocado una cruenta guerra política entre ERC y JxCat, que han roto su alianza. Los republicanos, más pragmáticos, defienden conseguir la independencia desde el gobierno catalán, a través de un referéndum negociado, y la amnistía, pero antes entablará una negociación de tú a tú con Moncloa, una mesa que ha estado a punto de saltar por los aires ante las reticencias de JxCat.

ERC encadenaría una nueva victoria electoral, tras ganar en las dos citas para las generales y las municipales del pasado 2019. JxCat, por su parte, tan solo ganó en las europeas, con Puigdemont como candidato. El principal problema de los neoconvergentes es la falta de un candidato debido a la imposibilidad de que el expresidente y huido de la justicia pueda volver al cargo. Sin embargo, no se descarta que sea el cabeza de lista para apelar al voto de los independentistas.

El tripartito no suma

El tripartito de ERC, PSC y En Comú Podem se quedaría a dos escaños de la mayoría, por lo que necesitaría el apoyo de un cuarto partido. ERC ha rechazado esta posibilidad hasta ahora. "Es un imposible", ha afirmado Pere Aragonés, líder de ERC en el Parlament, en referencia a esta alianza mientras que el PSC ha asegurado que no votará a favor de un candidato independentista para gobernar la Generalitat.

El PSC, por su parte, aumentaría en siete escaños, hasta los 24, mientras que en Comú Podem obtendría dos más, hasta los diez. Los cambios realizados por Alejandro Fernández en poco más de dos años en el PP tendrían un gran efecto y subirían de los cuatro a los ocho diputados.

Según el sondeo, Ciudadanos caería hasta los 14 escaños desde los 36 actuales. El 21,4% de esta pérdida de votos iría a parar al PP, otro 17,7% a Vox, un 11,3% al PSC y el 14,3% a la abstención. Esta encuesta, que no tiene en cuenta la posible alianza entre el PP y Ciudadanos, da la entrada de Vox en el Parlament con cuatro escaños.