El sur de Cataluña se ha convertido en uno de los frentes de la lucha fratricida entre ERC y JxCat. La mayoría de los pueblos están en manos de los republicanos, pero en otros han sido desalojados por alianzas entre el PSC y JxCat. La guerra abierta en esta parte de Cataluña no es baladí.

JxCat y ERC obtienen de las cuatro comarcas -Bajo Ebro, Montsiá, Ribera del Ebro y Tierra Alta- que conforman este territorio más del 30% de los votos de toda la provincia de Tarragona, pese a ser las más castigadas en los Presupuestos de la Generalitat.

JxCat y ERC concentran el 30% del voto de Tarragona en el Ebro

En estas cuatro comarcas se disputan 125.000 de los cerca de 400.000 votos disponibles en la provincia de Tarragona, que otorga 18 escaños en el Parlament. Según los datos de las pasadas elecciones autonómicas del 21-D, analizados por El Liberal, ERC obtuvo el 34% de los 98.326 votos registrados por su partido en la provincia de Tarragona en estas comarcas, mientras que para JxCat supone el 31%. Ciudadanos, la primera formación en la provincia, obtuvo el 12,5% del total de votos en estas cuatro comarcas, en empate técnico con PSC y En Comú Podem.

Los problemas de esta región se han agravado tras la borrasca 'Gloria', que ha dejado muy dañado una de las producciones más potentes de las comarcas, como las arroceras y la pesca. Sin embargo, es poco comparado con el principal de los quebraderos de cabeza: la despoblación. En los últimos diez años, el vaciamiento de la región ha crecido de forma exponencial, perdiendo el 10% de la población. Todo ello, junto a una carencia de inversión para revertir la situación. 

Por estos motivos, los grupos de la oposición en estas zonas han cargado contra el acuerdo presupuestario por la falta de inversiones y la pérdida de partidas presupuestarias, que suman un total de 3 millones de euros, un 80% menos de lo percibido hace una década. "No existe un plan para hacer prosperar al Sur de Cataluña", han asegurado fuentes parlamentarias consultadas por El Liberal. "Los Presupuestos se convertirán en un arma arrojadiza en estas comarcas, más en los pueblos gobernados por JxCat y ERC", han asegurado.

ERC, el adversario a batir

La guerra política se dirige especialmente contra ERC. Este pasado viernes y antes del pleno de Amposta, donde ERC tiene una holgada mayoría, el concejal de Som Amposta, Félix Aliau, criticaba la llegada de políticos del Parlament y de miembros del Govern para hacerse la foto tras el temporal 'Gloria', sin que se hubieran preocupado antes por la situación del Delta del Ebro. La situación se fue de las manos y se llegó a grabar una agresión.

Hace apenas medio mes, JxCat y el PSC desalojaban del gobierno a los republicanos en Tortosa. Los socialistas hacían caer la posibilidad de un tripartito ante la imposición de ERC de tener la alcaldía. 

El PSC en el municipio tarraconense, liderados por Enric Roig, obtuvo tres concejales en las pasadas elecciones, mientras JxCat obtuvo siete, siendo la fuerza más votada, por delante de los cinco obtenidos por los 'Comuns' y los cuatro de ERC. Ciudadanos y la CUP sacaron un concejal, respectivamente.

La despoblación, el principal problema

"Los jóvenes se marchan pronto", han asegurado fuentes municipales de distintos pueblos de las comarcas. "La situación es insostenible", han señalado. "Somos como Teruel, los marginados en Cataluña", asienten otros. Todos coinciden en no hacer más sangre durante la campaña electoral con los devastadores efectos del temporal Gloria. 

"Harían un flaco favor a los municipios, ya de por sí con unos presupuestos muy pequeños, si se utilizara el temporal como arma electoral", ha asegurado la diputada del PSC, Rosa Maria Ibarra, a este diario tras denunciar que la Generalitat aún debe 6,9 millones de euros por los efectos de un temporal en 2018.  Ibarra ha defendido la necesidad de alcanzar un pacto entre todas las fuerzas política para revertir esta dramática situación.