Unicredit revela en la documentación ofrecida a sus accionistas para votar en la junta que la entidad celebró ayer jueves, que Andrea Orcel ha trabajado con Santander, entre los años 2000 y 2015, bajo la presidencia de Emilio Botín, en operaciones de fusiones, adquisiciones y financiación valoradas en total en 160.850 millones de euros, aproximadamente.

Los accionistas de Unicredit aprobaron este jueves la designación de Orcel como nuevo consejero delegado, aunque la propuesta de remuneración del banquero italiano, cercana a los 7,5 millones de euros, salió adelante con solo el 55% de los votos.

El mayor banco italiano ha obviado, al menos oficialmente, durante el proceso de nombramiento de Orcel, la demanda que este ha presentado contra Santander, por su fichaje frustrado como consejero delegado del primer banco español. De esta manera, si nada cambia hasta entonces, la vista por el juicio por esa demanda se celebrará en Madrid el próximo 19 de mayo con Andrea Orcel ya como consejero delegado de Unicredit.

Unicredit no incluye en la información ofrecida a sus accionistas sobre Orcel su fichaje frustrado por Santander

En la documentación ofrecida por Unicredit a sus accionistas de cara a la junta, se incluye un extenso currículum de Andrea Orcel, en el que no se menciona su fichaje frustrado por Santander.

Pero el banco italiano repasa todas las operaciones en las que ha participado Orcel a lo largo de su carrera, y revela la estrecha relación que el exbanquero de UBS ha mantenido con Santander, cuando el banco estaba presidido por Emilio Botín, fallecido en septiembre de 2014.

De acuerdo a la documentación ofrecida por Unicredit, Orcel participó entre los años 2000 y 2015 en operaciones de financiación, fusiones y adquisiciones llevadas a cabo por Santander por importe de unos 160.850 millones de euros: prácticamente todas las grandes operaciones internacionales acometidas por el banco español en los primeros 15 años del siglo XXI.

La OPA sobre ABN Amro, la compra de Abbey National y la venta de Aena fueron las mayores operaciones en las que Orcel participó con Santander

La primera gran operación de adquisición, según la documentación de Unicredit a sus accionistas, en la que trabajó Orcel con Santander, fue la compra, en el año 2000, del brasileño Banespa, por 3.600 millones de dólares. Fue una compra en la que el banco español se impuso a otros competidores brasileños como Unibanco, y que hizo pocos meses después de firmar la fusión con Banco Central Hispano.

Ese mismo año, el banquero italiano colaboró con Santander en una ampliación de capital de 3.800 millones de euros.

Las mayor operación en la que Orcel participó con Santander bajo la presidencia de Emilio Botín fue la OPA del banco español junto con RBS y Fortis sobre ABN Amro, valorada en 71.100 millones de euros, en el año 2007.

Orcel ha trabajado en Goldman Sachs, Boston Consulting, Merrill Lynch y UBS antes de llegar a Unicredit

Entre 2004 y 2005 Orcel colaboró con Botín en otras dos operaciones gigantescas: la venta de Amena a France Telecom, valorada en 12.800 millones de euros, y, un año antes, la adquisición por parte de Santander del británico Abbey National, por 12.800 millones de euros, una operación que instaló al banco español en la cumbre del sector financiero mundial.

Otras operaciones destacadas de Santander en las que participó Orcel fueron el acuerdo al que llegó el banco español con Bank of America para comprarle su participación del 24,9% en Santander México por 2.500 millones de dólares, en el año 2010; la adquisición, en ese mismo año, de Bank Zachodni WBK, el tercer banco polaco, por cerca de 4.000 millones de euros; la compra en 2009 del estadounidense Sovereign, por 1.400 millones de euros; o en la ampliación de capital de 7.200 millones de euros en 2008.

Andrea Orcel comenzó su carrera profesional en Midland Montagu, en el año 1987; dejó la firma británica un año después para trabajar en Goldman Sachs, donde solo estuvo un año antes de pasar a formar parte de Boston Consulting Group, entidad en la que estuvo hasta 1992.

De ahí pasó a Merrill Lynch, en la que trabajó 10 años, hasta 2012, año en el que entró en UBS, su último destino antes de que Santander anunciara su fichaje en septiembre de 2018.