No se esperaba un comienzo del año en lo que a ventas se refiere como finalmente ha sido, con un primer trimestre de importante retroceso no ya sobre los datos de 2019, sino incluso sobre los ya malos del año pasado, provocados por el cierre de la actividad económica. Y es que entre enero y marzo se han matriculado 186.000 turismos frente a los 218.000 del año pasado, un retroceso del 15% que no logra contener los actuales planes de ayudas.

Una caída de las ventas de las que sólo se salvan las nuevas tecnologías, en especial los turismos eléctricos e híbridos enchufables, estos últimos provistos de motores eléctricos con baterías más pequeñas que les permiten ofrecer autonomías en modo cero emisiones en torno a los 50 kilómetros. Y es que en marzo se han vendido algo más de 25.000 unidades con estas tecnologías, con un crecimiento de las entregas del 108% respecto del mismo mes de 2019.

Pero además de los eléctricos, los turismos electrificados en cualquiera de sus niveles, los híbridos convencionales y los de gas tanto natural comprimido (GNC) como licuado (GLP) superan ya en cuota de mercado a los turismos diésel, hasta hace poco verdaderos dominadores de las ventas con cuotas que llegaron a estar por encima del 60%. En el acumulado del año, las ventas de estos vehículos con etiquetas ecológicas subieron un 66,5% entre enero y marzo, superando en volumen (54.183 unidades) a las ventas de turismos diésel (42.763 unidades).

El aumento de las matriculaciones en el tercer mes del año sitúa la cuota total de este tipo de vehículos en un 25,4% del mercado global en España. Los vehículos electrificados suponen en este inicio de año el 5,5% del total del mercado, siendo los vehículos eléctricos y los híbridos enchufables el 2,1% y el 3,3%, respectivamente, de las matriculaciones registradas. Por otra parte, los híbridos convencionales mantienen un ritmo positivo durante el inicio del año, con una cuota de ventas del 18,17% en el tercer mes.

Para José López-Tafall, director general de la patronal Anfac, “las matriculaciones de vehículos electrificados e híbridos están experimentando un alza exponencial, mes a mes, que responde al esfuerzo comercial y divulgativo que están haciendo las marcas automovilísticas y los concesionarios para que estos vehículos lleguen de verdad a las carreteras". "Esperamos recibir buenas noticias desde el punto de vista de las ayudas a la compra en breve, pero es necesario incidir en que el dinero es condición necesaria pero no suficiente. Hay que hacer un esfuerzo adicional en la instalación masiva de infraestructuras de recarga si queremos alcanzar nuestros objetivos de descarbonización”, asegura.

Ayudas a los coches en la Renta

El programa de ayudas ha permitido sobre todo acelerar la venta de coches con etiquetas ECO y CERO durante el pasado ejercicio, pero ahora va a hacer que los compradores vean cómo el importe a pagar en la declaración de la renta se vea incrementado. Y es que quienes compraran un turismo eléctrico o con etiqueta CERO y que tengan un sueldo neto medio de 21.000 euros anuales y hayan recibido las ayudas del Plan Renove o Plan Moves pagarán unos 1.200 euros en su próxima declaración de la renta, según el portal especializado en vehículo nuevo Sumauto, a partir de cálculos efectuados por los Técnicos de Hacienda (GESTHA) en la antesala del comienzo de la campaña de la Renta.

Ante esta cita de los contribuyentes con el fisco, que arranca este miércoles, la plataforma recomienda a los compradores de turismos que se hayan beneficiado de alguna ayuda pública prestar especial atención, ya que tendrán que declarar la cuantía que hayan recibido durante el pasado año, en el que estuvieron vigentes los Planes Renove y Moves, que buscan fomentar la movilidad eficiente.

En este contexto, estima que los compradores de vehículos ECO recibieron mil euros en ayudas y que su factura fiscal se encarecerá en unos 300 euros en el caso de percibir un sueldo medio. Por su parte, los compradores de vehículos con etiqueta C, que recibieron hasta 800 euros, tendrán que pagar unos 240 euros más en el IRPF.

A diferencia del Plan Renove, el Moves sí tuvo el éxito esperado en muchas comunidades autónomas y los compradores de turismos eléctricos, híbridos enchufables o de pila de combustible con un sueldo medio de unos 21.000 euros anuales y hayan recibido las ayudas del Moves pagarán también 1.200 euros en su próxima declaración de la renta. Lo harán tras haber percibido una ayuda de 4.000 euros, que se eleva a 5.500 euros en el caso de se produzca el achatarramiento de un coche y que eleva la factura fiscal a los 1.650 euros.