La mayor venta de créditos en la historia de Banco Sabadell cuenta con un invitado de última hora. El fondo canandiense CPPIB (Canada Pension Plan Investment Board) se ha sumado a los candidatos finales para adjudicarse el 'Proyecto Makalu', con 2.300 millones de euros en créditos impagados de la entidad catalana, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli.

CPPIB ya compró a finales del año pasado otra gran cartera de activos problemáticos de Sabadell, el 'Proyecto Voyager', con el que la entidad presidida por Josep Oliu se desprendió de 800 millones en créditos dañados ligados a la construcción, las pymes y el sector hotelero.

El fondo canadiense compite en ‘Makalu’ con otros grandes fondos como Oaktree, Deutsche Bank, Bain Capital y Lone Star, según publicó El Confidencial. Aun así, fuentes consultadas por este medio señalan que Lone Star podría retirarse para centrarse en las otras dos carteras que tiene en marcha Sabadell, por valor de 7.500 millones, como publicó este medio.

Calendario

Las ofertas por esta megacartera se recibirán como tarde el próximo lunes 25 de junio y la operación podría cerrarse esa misma semana, o al menos un preacuerdo a la espera de papeleos de última hora.

Cuando esta cartera se puso en marcha el perímetro a la venta era 100 millones mayor, en 2.400 millones, que se ha ido rebajando en las últimas semanas a petición de los fondos y por alguna venta individual.

Sabadell tiene en marcha distintas operaciones para desaguar más de 10.000 millones de euros en activos tóxicos en los próximos meses

Junto a 'Makalu', Sabadell tiene en marcha la venta de otras dos grandes carteras de activos adjudicados, 'Challenger' y 'Coliseum', con las que traspasar unos 7.500 millones de euros en pisos.

La entidad presidida por Oliu también está contemplando la posible venta de Solvia dentro de estas carteras inmobiliarias, algo que han solicitado los interesados: Lone Star, Blackstone y Cerberus. Apollo también estuvo en la puja por Solvia pero se retiró en medio de las negociaciones.

Junto a la cartera que ya compró de Sabadell y esta nueva, el fondo canadiense, uno de los 10 mayores del mundo con 350.000 millones de dólares, también estudia otras operaciones en España. Es uno de los principales candidatos para quedarse el 'Proyecto Sintra' de BBVA, junto a Deutsche Bank, Cerberus y Bain Capital.