Un grupo de empresas ha anunciado la creación de Battchain, un consorcio español de baterías que tiene la previsión de generar un volumen de negocio de 2.400 millones de euros para el ejercicio 2030, según ha informado la entidad en un comunicado. Esta iniciativa nace con el objetivo de acelerar la recuperación económica verde, desarrollando la cadena de valor de las baterías, desde la extracción de materias primas hasta su reciclaje.

El consorcio está coordinado por EIT InnoEnergy, una de las mayores aceleradoras de Europa en energía sostenible, que ayudará a los proyectos a acelerar su llegada al mercado y acceder a financiación pública y privada. La intención de dicho consorcio es crear más de 1.700 puestos de trabajo directos y 12.000 indirectos, así como eliminar las emisiones de 1,5 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) por cada año de actividad.

El director general de EIT InnoEnergy Iberia, Mikel Lasa, ha explicado que España es el segundo país productor de automóviles de Europa, por lo que ha calificado de fundamental impulsar y acelerar "una profunda transformación de la industria automovilística". El consorcio tiene la intención de responder a la creciente demanda de baterías prevista tanto en España como en Europa, y requerirá una inversión de 1.200 millones de euros para desplegar sus proyectos.

También en Europa

Además de este nuevo consorcio, otras dos empresas españolas, Ferroglobe y Little Electrics Cars, van a participar en el Proyecto Importante de Interés Común Europeo (IPCEI) sobre baterías para vehículos que esta semana aprobó la Comisión Europea. Esta iniciativa paneuropea, denominada 'Innovación Europea en Baterías', pretende una investigación e innovación de toda la cadena de valor de las baterías, en la cual participarán Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Eslovaquia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Polonia y Suecia.

El IPCEI abarcará toda la cadena de valor, desde la extracción de las materas primas, el diseño y la fabricación de las celdas de baterías, hasta el reciclado y la eliminación en una economía circular, poniendo especial atención en la sostenibilidad.

El proyecto contará con 42 participantes directos, incluidas pymes y empresas emergentes que desarrollan actividades en uno o varios Estados miembros. "Los participantes directos trabajarán juntos en estrecha cooperación a través de casi 300 colaboraciones previstas y contarán con más de 150 socios externos, como universidades, organizaciones de investigación y pymes de toda Europa. La finalización del proyecto global está prevista para 2028", ha explicado el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

"Es muy importante que España, a través de estas dos empresas, esté en la primera línea de este proyecto que apuesta por una soberanía industrial en el ámbito de las baterías para la automoción y el almacenamiento ante la pujanza de los países asiáticos", ha reivindicado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. Además, ha añadido la importancia de la colaboración público-privada para que Europa sea un centro global de referencia en baterías. "La cadena de valor de las baterías jugará un papel estratégico en las próximas décadas para conseguir los objetivos de descarbonización y movilidad sostenible", ha sentenciado la titular de Industria.