La mitad de la banca ha recuperado o está a punto de recuperar las cotizaciones previas a la declaración del estado de alarma. Ha costado casi quince meses y un rally alcista que en lo que va transcurrido de año se sitúa en el 41,7% como media. Pues bien, a pesar de que los precios de las acciones llegaron a arrastrarse por el parqué madrileño entre los meses de marzo y octubre del pasado año entre la desconfianza de los inversores, los valores bancarios siguen cotizando todavía con un descuento aproximado del 27%. Su valor de mercado es casi un tercio inferior a su valor en libros. Poca cosa si se tiene en cuenta que en 2020 hubo momentos en los que el descuento en los precios de los títulos llegó a ser del 76%.

Con las cotizaciones de estos últimos días, Liberbank, BBVA, Caixabank y Unicaja se compran ya por precios muy parecidos a los que cotizaban en febrero del pasado año, antes de que se produjera el desplome de las bolsas mundiales. Liberbank, la entidad más pequeña del sector bancario, cotiza sobre los 0,34 euros por acción y en febrero de 2020 lo hacían a 0,321. BBVA cerró el martes en 5,23 euros, un nivel muy similar al de entonces (5,24), igual que Caixabank (2,85 euros, frente a 2,91 de 2020) y Unicaja, 0,94 contra 0,95. Entre las diez mayores subidas del año en Bolsa están cuatro de los cinco bancos que cotizan en el Ibex. Unicaja y Liberbank, que a finales de este mismo mes harán efectiva su fusión, siguen muy lejos de su valor contable y cotizan con descuentos del 62% y el 70%, respetivamente.

Algo más lejos están Santander, Sabadell y Bankinter. La entidad que dirige María Dolores Dancausa está pagando en el precio de sus acciones la salida a Bolsa de su filial Línea Directa. Antes de la pandemia, los títulos de Bankinter cotizaban sobre los 6,26 euros. En abril de este mismo año, poco antes de la segregación de su filial aseguradora, lo hacían a 5,85 y ahora han corregido el nivel hasta los 4,69 euros como consecuencia de esa operación. Cotiza con un descuento del 18% sobre el valor en libros. Santander lo hace con un 26% y Sabadell, con un 70%

A cierre de la sesión del martes, la capitalización bursátil de los siete bancos que cotizan en Bolsa ascendía a 128.500 millones de euros, un nivel casi similar al de finales de 2019 (132.000 millones), pero un 34,2% más que a cierre del pasado año, incluso después de que en octubre comenzara el cambio de tendencia de las cotizaciones.

Evolución de Santander y BBVA

Santander, que en marzo del pasado año se podía comprar en el mercado por 26.582 millones de euros, cuesta hoy 60.311 millones. En enero de 2018, el último gran año de la banca, Santander llegó a superar a Inditex como empresa con mayor valor de mercado, al superar los 91.000 millones de euros. BBVA, cuya capitalización bursátil se desplomó en el tecer trimestre del pasado año hasta los 15.816 millones, vale hoy 34.846 millones.

Banco Sabadell encabeza los movimientos al alza en el presente año. En los cinco primeros meses del año sus acciones se han revalorizado un 81,58%. Fueron también las más duramente castigadas el pasado año. Hubo momentos en los que llegaron a perder casi un 85% de su valor y situarse en 0,262 euros, frente a los 1,899 de enero de 2018, su máximo nivel en los últimos cinco años. Todos los demás valores bancarios se han revalorizado entre un 31% y un 38%.

¿Qué ha cambiado entonces? Para Javier Urones, analista de XTB, el precio de los valores bancarios ha estado muy contenido a la espera de la evolución de la pandemia y de la recuperación de la economía. “No hay síntomas de miedo entre los inversores. Que suba la inflación como en EE UU, Europa o España y que el BCE no tenga que dar todas las ayudas que tenía pensadas no parecen el escenario peor para el sector bancario precisamente”.

Ese miedo de los primeros meses de la pandemia en 2020 hizo la capitalización de los ocho bancos que cotizan en Bolsa, de acuerdo con sus memorias anuales, cayera en 36.235 millones de euros, hasta cerrar el ejercicio con un valor bursátil de 95.751 millones. Sólo a los dos mayores bancos españoles, Santander y BBVA, la crisis económica derivada de la pandemia les costó el pasado año más de 24.000 millones de euros de valor de mercado. Pero la cosa llegó a ser mucho peor cuando la comparación se realizó entre los trimestres centrales.

Panorama para la banca

Javier Urones asegura que los inversores lo que están pidiendo ahora “es estar en negocios muy maduros, con pocas posibilidades de crecer y de necesitar inversión para que los beneficios los tengan que repartir en su mayor parte vía dividendos. Estamos hablando con gente con grandes patrimonios que buscan carteras a largo plazo (diez años), que tengan posibilidades de revalorización anual, pero que no fallen, en ningún caso, con un dividendo anual en torno al 7%”.

¿Qué esperan del sector bancario? “Que sea generoso a la hora de repartir dividendos. Esperan que la economía siga su recuperación, que el crédito vuelva a fluir y que los bancos centrales, si la inflación sigue aumentando, suban los tipos de interés lo que aumentará sus márgenes de negocio”. Lo que para el resto de los sectores se ve como negativo, en particular la retirada de estímulos de los bancos centrales, en los bancos, con diez años de tipos de interés contenidos, se mira con otros ojos.