La banca espera como agua de mayo la llegada de los fondos Next Generation EU. El sector estima que los 140.000 millones que vendrán de Bruselas irán acompañados de una inversión financiera de 125.000 millones de euros, lo que servirá para hacer crecer más la cuenta de resultados de las entidades y obtener mayor rentabilidad en un contexto en el que la pandemia ha agotado casi todas las vías para obtener buenos retornos.

Y no sólo eso, pues las fuentes financieras consultadas aseguran que por cada euro invertido de Europa, de España saldrán tres o cuatro. El tercero y cuarto provendrían de la financiación privada y el capital riesgo. Es por este motivo por el que es fundamental actuar con la mayor brevedad posible y comenzar a canalizar esta cuantiosa suma de capital.

Desde el sector financiero son muy optimista y creen que la primera partida llegará más tarde que temprano y esperan ver las primeras operaciones este mismo año, siendo el 2022 el ejercicio en el que éstos 'exploten'. Estas perspectivas irían en el mismo sentido que las del Gobierno, que recientemente rebajó expectativas de cara a 2021.

La vicepresidenta segunda de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, señaló en abril que los 140.000 millones que llegarán a España para inversión aportarán un 2% de crecimiento en 2022 y algo menos este año. Esto son 0,6 puntos menos de los que pronosticaba el Ejecutivo y se traduce en 7.000 millones de euros menos de crecimiento en el Producto Interior Bruto (PIB) del país.

Esta cifra sigue siendo muy optimista si se compara con las previsiones de otros organismos como el Banco de España, que señala que los fondos sólo aportarán un 1% de crecimiento al PIB, tal y como adelantó Vozpópuli.

¿Inversión de 27.000 millones este año?

El Gobierno incluyó en los Presupuestos Generales del Estado una partida de inversiones de casi 27.000 millones de euros -procedentes de los 140.000 millones de la Unión Europea- para ejecutar este año, de los que un 50% serían proyectos de inversión (unos 13.000), un 30% ayudas a la inversión privada (unos 8.000 millones) y el resto (unos 5.000) para consumos intermedios y transferencias a hogares.

Calviño reconoció que esta cifra será más baja este ejercicio pero no ha especificado en cuánto se reducirá. De hecho, la vicepresidenta se ha mostrado muy optimista de cara a la segunda mitad del año, en el que espera que se comiencen a ejecutar.

El Banco de España cree que este año sólo dará tiempo a ejecutar alrededor de 11.500 millones"Pensábamos que el Gobierno podría lanzar proyectos desde el principio del año, la impresión es que ese adelantamiento no se ha producido sino que estamos recopilando proyectos, negociando con Bruselas... eso nos ha llevado a ser más cautelosos en cuanto al ritmo de desembolso de esos proyectos en 2021", explicaba Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del supervisor.