La guerra por el supermercado español no toca a su fin. Tras un año en el que todas las cadenas han multiplicado sus ventas, empujadas por el confinamiento y las restricciones a la hostelería, los dueños de los 'súper' redoblan sus esfuerzos para expandirse por España sobre todo en formatos de cercanía, los ganadores tras la pandemia.

Entre quienes más están levantando la persiana, destacan las cadenas alemanas, Aldi y Lidl, que se aproximan a las 40 aperturas anuales cada una. En concreto, compitiendo las dos en el segmento de las ofertas y los precios bajos, sus planes tras la crisis del coronavirus pasan por seguir aprovechando la mayor demanda de consumo en supermercado y, además, la búsqueda de mejores precios.

Así, como confirma Lidl a preguntas de Vozpópuli, la compañía prevé mantener este 2021 un ritmo de crecimiento "similar" al de los últimos años, "dando continuidad a un ambicioso plan de expansión nacional". Según los datos aportados por la alemana, durante el primer semestre del año la cadena ha abierto 17 nuevas tiendas en España (sobre todo en las capitales de la Comunidad de Madrid, Andalucía, Baleares y Cataluña). Durante el segundo semestre, Lidl espera poder replicar su número de aperturas. Son, en total, más de una treinta de tiendas que se sumarán a los 43 establecimientos que ya levantaron su persiana en 2020, con una inversión cercana a 240 millones de euros, apuntan desde la empresa.

"Cataluña, la Comunidad de Madrid y Andalucía fueron las regiones en las que más incrementamos nuestra presencia en un año en el que, a pesar de un contexto adverso, pusimos en marcha establecimientos en lugares donde hasta entonces no estábamos presentes y abrimos las puertas de nuevos puntos de venta para sustituir a otros que habían quedado obsoletos, ampliando así nuestro servicio e incluso mejorando nuestra ubicación", explican desde Lidl.

En concreto, varias de estas aperturas se produjeron en el centro de las principales ciudades del país: Madrid, Barcelona Sevilla, Bilbao, Valencia o Zaragoza, por ejemplo. Por lo tanto, si los cálculos de Lidl se cumplen, a los 624 establecimientos con los que cerró el año 2020 habría que sumar la treintena de aperturas del presente ejercicio, con lo que se situaría rozando las 660 tiendas.

Se trata de una cifra de establecimientos muy superior a las de su principal competidor, Aldi, que a cierre de 2020 contaba con 328 tiendas. De hecho, la cada vez más fuerte presencia de Lidl en el mercado español le vale ya para ser el tercer operador (6,5%) en cuanto a cuota de mercado en España, solo superado por Mercadona (24,7%) y Carrefour (8,8%).

Así, Aldi se mantiene casi con la mitad de tiendas a pesar de mantener un ritmo de aperturas frenético, que en 2021 roza los 40 establecimientos en sus previsiones. En lo que llevamos de año, la cadena ha abierto más de una docena, por lo que terminará el ejercicio con algo más de 360 tiendas en el país.

El 'súper' seguirá creciendo en 2021

Se trata, en base, de tener músculo suficiente para adaptarse a lo que, apuntan los expertos del sector, debería ser una "estabilización" de las ventas, en la que cada cadena volverá a situarse en una posición más constante.

Por el momento, según las proyecciones  de NielsenIQ, el sector del gran consumo cerrará el año con un crecimiento del 1,4% sobre las ventas de 2020. Tal y como apunta la consultora, las ventas de gran consumo cayeron  un 0,4% en el primer cuatrimestre del año, y el incremento en los resultados debe sostenerse,  principalmente, en el tercer cuatrimestre del ejercicio, cuando NielsenQ prevé que la  facturación del sector crezca un 3,1% respecto a las cifras de 2020. El crecimiento, no obstante, "irá ligado al control de la pandemia y a la situación de movilidad y turismo  de este verano".

“2021 está siendo un año de creación de valor para el gran consumo. Existen oportunidades derivadas de las nuevas necesidades del consumidor, del trasvase de consumo a dentro del hogar y del crecimiento del e-commerce", explicaba la gerente de estrategia comercial y marketing de AECOC, Rosario Pedrosa. Todas las cadenas quieren estar preparadas.