Economía

Un informe premiado cuestiona el Ebitda de la mayoría de empresas del Ibex

Tras el estallido de las puntocom, en el año 2000, y durante la reciente crisis económica y financiera, algunas compañías han abusado del empleo del Ebitda para comunicar resultados y maquillar pérdidas y caída de ingresos

Interior de la Bolsa de Madrid.
Interior de la Bolsa de Madrid. Efe.

La mayoría de las compañías del Ibex-35 emplea de forma inadecuada el Ebitda, una de las variables que más se ha popularizado en el mundo empresarial en este siglo y que durante los periodos de crisis ha servido a las corporaciones para maquillar pérdidas y caída de ingresos. 

Un artículo premiado este año por la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (Aeca), concluye que la mayoría de las principales compañías cotizadas españolas hace un uso oportunista de este indicador financiero.

¿Puede utlizarse el Ebitda de forma oportunista?: desviaciones detectadas en la aplicación del Ebitda normalizado de Aeca, es el título del artículo premiado este año por la asociación, obra de Javier Pérez García, de la Universidad de Alcalá, y Pablo Piña Lozano, Máster en Contabilidad, Auditoría y Mercados de Capitales (UAM-UAH). El informe analiza desviaciones entre el Ebitda publicado por las compañías no financieras del Ibex-35 y el Ebitda calculado en base a la recomendación sobre el cálculo de esta variable realizada por el organismo.

La inclusión de resultados positivos no recurrentes o ajenos a la explotación permiten gestionar el Ebtida de forma oportunista

El Ebitda -el equivalente al beneficio bruto de explotación; beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización- forma parte de las conocidas como medidas alternativas de rendimiento (APM, sus siglas en inglés), indicadores al margen de la información financiera obligatoria, pero que se ha ido imponiendo en el mundo financiero y empresarial. En parte porque puede servir para comparar los resultados de una empresa a lo largo del tiempo, y también porque, en el caso de pérdidas o menor facturación, el Ebitda puede resultar una variable más positiva de cara a informar al público sobre resultados.

A pesar del uso generalizado del Ebtida y su popularidad, el cálculo del mismo no está normalizado, no está estandarizado, no se han impuesto unas reglas para homogeneizarlo. Aeca ha propuesto un cálculo del Ebitda, al que se refieren organismos como el Banco de España, y entidades como Bankia o BBVA. En el Cuadro 1, a continuación, puede consultarse la propuesta de cálculo del Ebitda de la asociación.

Cuadro 1.
Cuadro 1.

El artículo premiado por Aeca parte de la propuesta del cálculo del Ebitda de la asociación para establecer ese valor a las compañías no financieras del Ibex-35 y lo compara con el Ebitda publicado por cada una de ellas en los últimos cinco ejercicios, hasta el 30 de junio de 2017.

En el Cuadro 2, que se muestra a continuación, se expone una síntesis de las desviaciones obtenidas por los autores entre el Ebitda publicado por las entidades y el Ebitda calculado en base a la definición de Aeca, manejando para ello 280 variables.

Cuadro 2.
Cuadro 2.

Los autores concluyen que el 60,7% de las entidades analizadas "publican un Ebitda superior al Ebitda normalizado, mientras el 39,3% restante publican un Ebitda inferior al definido por Aeca". El 52,9% mantiene ese comportamiento durante los cinco años. Las desviaciones se deben, principalmente, "a la inclusión de resultados no recurrentes que permiten gestionar la variable ante la ausencia de normalización de medidas alternativas de rendimiento como el Ebitda".

En opinión de los autores del artículo premiado por Aeca, "hasta que no exista una normativa de obligado cumplimiento al respecto, la inclusión de resultados positivos no recurrentes o ajenos a la explotación permitirán gestionar el Ebtida de forma oportunista".

"Nuestran publicaciones son de carácter científico y no deben sacarse conclusiones erróneas", advierten los autores

Vozpópuli se puso en contacto la pasada semana con varias de las compañías cotizadas con mayor desviación del Ebitda analizado. La respuesta fue básicamente la misma en todos los casos: Calculamos el Ebitda de acuerdo a las directrices marcadas en el sector en el que desarrollamos nuestro negocio, y somos escrupulosamente transparentes a la hora de comunicarlo, sin hacer un uso partidista del mismo a la hora de informar sobre nuestros resultados.

"Nuestras publicaciones son de carácter científico y no deberían utilizarse para sacar conclusiones que probablemente serán erróneas", advierte Javier Pérez García, uno de los autores del artículo, y recuerda que las empresas no están obligadas a emplear la propuesta de cálculo del Ebitda de Aeca. "Desde la Comisión de Principios y Normas de AECA nos limitamos a emitir documentos y opiniones, no vinculantes para las empresas".

Mientras "el organismo que corresponda no emita una norma de obligado cumplimiento en esa línea, las opiniones emitidas por la Comisión de Principios y Normas Contables (formada por expertos de reconocido prestigio del ámbito profesional y académico) no dejan de ser meras recomendaciones que las empresas pueden seguir si lo estiman oportuno", añade el profesor de la Universidad de Alcalá.

Banco de España, CNMV

Banco de España, en su informe de Central de balances del año 2016 de empresas no financieras, se refiere a la propuesta de Aeca para la estimación del Ebitda "por la relevancia del avance que supone este intento en la normalización de la definición del Ebitda en el ámbito nacional", e indica que, por la "involucración que ha tenido la Central de Balances del Banco de España en parte de este trabajo, se considera interesante trasladar algunas de sus principales conclusiones". 

La autoridad que podría imponer un Ebitda normalizado es la CNMV

Desde el gabinete de comunicación de Banco de España se indicó a este diario la pasada semana que en ese informe de 2016, sólo había dado "su opinión sobre la decisión de AECA, positiva porque normalizaba, pero no como reguladores". Y que, en este caso, la autoridad supervisora es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La CNMV explica sobre este asunto que ha "difundido e indicado a las empresas la conveniencia de seguir desde 2015 las directrices de ESMA [Autoridad Europea de Valores y Mercados] sobre medidas alternativas de rendimiento, entre las que está el Ebitda". El organismo europeo recomienda, por ejemplo, "que deben referirse a cifras y periodos homogéneos y que se debe explicitar siempre qué contiene cada medida alternativa de rendimiento utilizada".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba