María Pombo se convirtió en madre primeriza el pasado 27 de diciembre. La influencer, de 26 años, dio a luz a Martín, un bebé de lo más esperado por el matrimonio formado por ella y Pablo Castellano (34).

Aunque la joven se ha recuperado en tiempo récord del embarazo y posterior parto, lo cierto es que, como es normal, aún sigue teniendo secuelas cinco meses después de dar a luz.

María Pombo muestra las secuelas que el embarazo ha dejado en su cuerpo

María Pombo ha querido compartir con sus más de 1,9 millones de seguidores de Instagram los efectos secundarios físicos que tiene tras haber sido madre. Una decisión que ha tomado tras recibir muchos mensajes de mujeres que aseguran que ellas tardaron más en deshacerse de los kilos que cogieron en sus respectivos embarazos.

La influencer, para demostrar que ella es una más, decidió así enseñar las partes de su cuerpo que aún no habían vuelto a cómo eran antes. En unos vídeos, la joven se bajó la malla de hacer deporte para dejar al descubierto que tiene grasa localizada en la cintura y cadera.

"Ojo, que estoy estupenda, sólo digo que eso ahí antes no estaba", quiso recalcar, dejando claro que ella sabe que no está gorda ni mucho menos sino que, simplemente, aún tiene ahí grasa que antes del embarazo no estaba.

También reconoció que ella tiene suerte, pues por genética siempre ha tenido la tripa muy plana y tonificada. Quizá por eso, y porque se cuida bastante, luce hoy una figura envidiable apenas cinco meses después de haber dado a luz.

Otra secuela: la pérdida de visión

Además de esta especie de 'michelines' que apenas se notan con la ropa puesta, María Pombo aseguró hace tiempo que tras dar a luz perdió visión en los ojos y que no veía bien de lejos. Inquieta por ello, quiso preguntar a otras madres presentes en la red social si este efecto secundario era normal.

La mayoría respondió que sí. Algunas dijeron que lo suyo fue temporal y otras que se convirtió en duradero y que tuvieron que ponerse gafas.

Al respecto, y al igual que la grasa localizada, la pérdida de visión es normal durante el parto y el embarazo, ya que éstos "pueden producir cambios en la graduación y dar lugar a modificaciones que pueden ser transitorias o mantenerse después del parto", asegura a Vozpópuli el equipo médico de la Clínica Coro.

Famosa desde Morata

En 2012, Pombo abrió su cuenta de Instagram, y dos años después comenzaron a lloverle los 'likes' y los seguidores, quienes no llegaron de la nada, sino atraídos por su relación con el futbolista Álvaro Morata, que en aquel entonces jugaba en el Real Madrid.

Era 2014 y Morata acababa de romper con Carla Barber. Aquel año, Pombo tenía 19 años y el futbolista, 21. La joven le seguía adonde él iba, y publicaba en su Twitter mensajes cariñosos y de apoyo.

Ese 2014 hicieron muchos planes, viajes y se dejaron ver juntos en eventos. Todo ello quedó inmortalizado también en Instagram, pero tras la ruptura, en 2015, borraron las fotos.

Poco después, ambos rehicieron sus vidas. Ella con Pablo Castellano y él con Alice Campello.

Aunque después de este romance, Pombo se lo ha currado en Instagram, es innegable que tiene más tirón por su pasada relación e incursión en el mundo del corazón. Actualmente, de hecho, es de las pocas 'influencers' que aparece en la revista '¡Hola!'.

El pasado de María Pombo con Álvaro Morata se quedó guardado en un cajón y muy pocas personas saben que existió, pero es innegable que fue él quien le dio a ella un lugar en la esfera pública, el cual, obvio, ella se encargó de pulir a lo largo de los años.

María Pombo y Álvaro Morata en 2014

De hecho, ahora a Pombo no le puede ir mejor. Diseña joyas para Agatha Paris y ha creado dos firmas de ropa con amigas y familia, como Tipi Tent y Name The Brand. Además, sus stories son vistas, de media, por 700.000 personas, cuenta con 1,9 millones de seguidores en Instagram y sale en el '¡Hola!' cual celebrity.