Empresas

La cúpula de ACS gasta 110 millones en autocartera para asegurarse el cobro de más de 200 en stock options

La compañía realizó las compras entre marzo y julio, periodo en el que Banca March vendió un 5% del capital, con lo que logró compensar el efecto negativo de este movimiento. ACS se mantiene por encima de 31 euros y las stock están valoradas en 34,15.

Florentino Pérez y el resto de la cúpula directiva de ACS no están dispuestos a quedarse sin ejecutar las 6,2 millones de stock options (opciones sobre acciones) que se concedieron allá por 2010, tal y como les ocurrió el pasado mayo al situarse la cotización de la compañía notablemente por debajo del precio del ejercicio de las opciones. A tal efecto, el presidente del grupo de construcción y servicios ha vuelto a tirar de uno de sus recursos favoritos: la inversión de fondos de la compañía en acciones propias para controlar el comportamiento de la acción.

Así, en los últimos cinco meses, ACS ha invertido algo más de 110 millones de euros en engordar su autocartera, que se había quedado prácticamente a cero en el primer trimestre de 2013, cuando la compañía tuvo que vender casi todas sus acciones propias, aun con fuertes minusvalías, para obtener la liquidez que no le proporcionaban los mercados.

Casualmente, las operaciones de compra de acciones propias se corresponden con el periodo en que Banca March, hasta hace poco principal accionista de ACS, colocó en el mercado un 5% del capital de la constructora en dos operaciones diferentes. A pesar de esta notable salida de papel, las acciones de ACS han subido algo más de un 10% en estos cinco meses, un comportamiento sensiblemente mejor que el del Ibex-35 en el mismo periodo, en el que ha avanzado un 6,3%.

Con la compra de acciones propias, ACS ha minimizado los efectos de la salida de un socio de referencia como Banca March, que comenzó el año con una participación del 16,3%, de acuerdo con el último informe de gobierno corporativo de la constructora, y ha ido reduciendo su presencia en el capital hasta el 11,3%, como queda reflejado en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Más de 200 millones para 57 directivos

De esta forma, la cotización de ACS se mantiene firmemente por encima de la cota de los 31 euros por acción y a poca distancia de 34,15 euros, el precio de las opciones del que disfruta un grupo de 57 directivos de la empresa y que están valoradas en más de 200 millones de euros.

El pasado mes de mayo, los privilegiados poseedores de estas stock options veían cómo se frustraba el primer intento de ejecutarlas. En el primer periodo establecido para el ejercicio de las opciones, que se iniciaba el 1 de mayo de 2014, los títulos de ACS cotizaban algo por encima de los 26 euros, cerca de un 30% por debajo del precio de las opciones, lo que les impedía ejecutarlas en condiciones favorables.

Por entonces, ya se había puesto en marcha la compra de autocartera. De acuerdo con las comunicaciones remitidas a la CNMV, las primeras operaciones de compra de acciones propias se llevaron a cabo en los últimos días del mes de marzo. Justamente una semana después, Banca March anunciaba que su participación en el capital de ACS se había reducido al 15%, desde el 16,3% con el que terminó 2013.

Hasta ese momento, la compañía acumulaba una revalorización cercana al 15% desde que se inició el año. Desde que los March comenzaron a vender acciones, el ritmo del avance de ACS se ralentizó pero no se detuvo. Las compras de acciones propias han continuado hasta prácticamente las últimas jornadas bursátiles.

El 27% de las stock para Pérez y su sucesor

Por medio, Banca March volvió a soltar lastre y vendió un 3,7% de ACS (adquirido prácticamente en su totalidad por el banco francés Credit Agricole), con lo que dejaba de ser el primer accionista del grupo y cedía tal honor al propio Florentino Pérez. A pesar de estos movimientos, el valor alcanzó en esos días sus máximos anuales, en 34,49 euros, precio que ya supera el de las stock options.

No obstante, en las últimas sesiones la cotización se ha visto afectada por los descensos generalizados que ha experimentado el mercado, contagiado por la incertidumbre que ha generado el desplome del banco portugués Espirito Santo y por el anuncio de la Reserva Federal de EEUU de que los tipos de interés podrían empezar a subir en breve.

En cualquier caso, la compra de acciones propias ya ha tenido los efectos deseados y se verá corregida y aumentada, especialmente si los March prosiguen deshaciendo posiciones en la empresa.  

Florentino Pérez, presidente y primer ejecutivo de ACS, es quien más tiene que ganar (o perder) en el empeño. No en vano, es el principal benefactor del plan. A él le corresponde el 15% del total de las opciones sobre acciones que se repartió la cúpula de la compañía.

Otro de los principales agraciados es el designado por el propio Pérez como su sucesor, Marcelino Fernández Verdes, que actualmente aglutina todos los poderes en las principales filiales del grupo en el exterior, Hochtief y Leighton. Fernández Verdes cuenta con el 12% del programa de retribución.

Asimismo, directivos de la absoluta confianza del presidente, como son el director general de la compañía, Ángel García Altozano; y el secretario del consejo de administración, José Luis del Valle, también figuran entre los que más opciones sobre acciones acumulan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba