PALEOANTROPOLOGÍA

Recomponiendo el puzle de la expansión humana

Varios estudios publicados simultáneamente en la revista Nature ofrecen nuevos datos genéticos y geográficos sobre cómo fueron las sucesivas oleadas en las que Homo sapiens salió de África. El movimiento del planeta y las variaciones climáticas dirigieron nuestras idas y venidas.

barreras genéticas a lo largo del tiempo definidas en uno de los estudios
barreras genéticas a lo largo del tiempo definidas en uno de los estudios Pagani et al.

El ser humano anatómicamente moderno, el Homo sapiens, salió de África y se distribuyó por el planeta en cuatro grandes oleadas que comenzaron hace 125.000 años. El equipo de Axel Timmermann y Tobias Friedrich publica este miércoles en la revista Nature un modelo numérico que explica, a partir de datos paleoclimáticos, cuáles fueron los patrones de migración de aquellos primeros sapiens y coinciden con los datos del registro fósil.

Los datos hablan de cuatro salidas a través de la península arábiga y Oriente Medio durante periodos glaciales que ocurrieron en los intervalos de entre 106.000 y 94.000, 89.000 y 73.000, 59.000 y 47.000, y 45.000 y 29.000 años. La principal novedad es que el modelo confirma que los cambios en las temperaturas inducidos por ligeras variaciones de la órbita terrestre fueron el principal motor de estas migraciones. Y el modelo incluye la llegada temprana de los primeros Homo sapiens a China hace unos 90.000 años recientemente documentada por investigadores españoles.

La revista Nature recoge en el mismo número varios estudios genéticos de más de 280 poblaciones que pretenden descifrar las variaciones y movimientos de estos primeros humanos durante el Pleistoceno. El equipo de David Reich, por ejemplo, ha secuenciado el genoma de 300 personas de 142 poblaciones habitualmente infrarreresentadas en este tipo de trabajos y han descubierto que la población que dio lugar a los humanos del presente empezó a separarse hace al menos 200.000 años y que desde entonces la acumulación de mutaciones genéticas se ha acelerado alrededor de un 5 por ciento en los no-africanos.

La población que dio lugar a los humanos del presente empezó a separarse hace al menos 200.000 años

En otro trabajo, Eske Willerslev y su equipo han secuenciado los genomas de 83 aborígenes australianos y 25 individuos de Nueva Guinea Papúa, y sus datos apuntan a que los ancestros de estas poblaciones se separaron de los grupos euroasiáticos hace entre 51.000 y 72.000 años  y contienen rastros de material genético de humanos como los misteriosos denisovanos y de un segundo grupo desconocido. Por su parte, el grupo de Luca Pagani Mait Metspalu ha encontrado pruebas de una primera expansión que condujo a algunos humanos directamente desde África a las zonas de Nueva Guinea Papúa hace unos 120.000 años.

"El retrato de alta resolución de la diversidad genética humana que aportan estos estudios permite sacar nuevas conclusiones sobre nuestra migración fuera de áfrica", resumen  Serena Tucci y Joshua Akey en un artículo complementario. “Aunque estos estudios rellenan algunos huecos en el puzle de la historia humana", concluyen, "aún quedan muchas cuestiones fascinantes para recomponer los pasos que dieron nuestros antepasados mientras exploraban y colonizaban el mundo".

Referencias: Late Pleistocene climate drivers of early human migration (Nature) DOI 10.1038/nature19365 | A Genomic History of Aboriginal Australia (Nature) DOI 10.1038/nature18299 | The Simons Genome Diversity Project: 300 genomes from 142 diverse populations (Nature) DOI 10.1038/nature18964 | Genomic analyses inform on migration events during the peopling of Eurasia (Nature) DOI 10.1038/nature19792


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba