Nacional

Un accionista del Banco Pastor repatriará la participación del 5% que compró en Luxemburgo

José Gracia, uno de los accionistas del Banco Pastor que se comprometió a aceptar la OPA lanzada por Banco Popular, está tratando de repatriar las acciones de la entidad gallega que adquirió el pasado mes de septiembre a través de un vehículo domiciliado en Luxemburgo. Aunque aún no ha decidido la fórmula, Gracia tiene decidida la españolización del activo para evitar una posible mala imagen en lo que será el nuevo Banco Popular, del que pasará a controlar en torno al 1%.

José Gracia, uno de los accionistas del Banco Pastor que se comprometió a aceptar la OPA lanzada por Banco Popular, está tratando de repatriar las acciones de la entidad gallega que adquirió el pasado mes de septiembre a través de un vehículo domiciliado en Luxemburgo. Aunque aún no ha decidido la fórmula, Gracia tiene decidida la españolización del activo para evitar una posible mala imagen en lo que será el nuevo Banco Popular, del que pasará a controlar en torno al 1%.

El inversor estudia en la actualidad diversas opciones para proceder a la españolización del activo. Entre ellas se encuentra la creación de una sociedad en España para realizar un traspaso de cartera desde la instrumental luxemburguesa o proceder a un cambio de domicilio de la sociedad radicada en el Gran Ducado para registrarla en nuestro país.

Aconsejado desde diversos ámbitos, Gracia se ha puesto manos a la obra para tener cuanto antes preparada la operación, que se realizará atendiendo, entre otros, a criterios de fiscalidad.

Bolsero por excelencia, artífice de un vehículo inversor denominado Fastibex que trataba de replicar al selectivo de la bolsa española y que llegó a cotizar, José Gracia tomó una participación del 5% en Banco Pastor aprovechando los muy atractivos precios que presentaban las acciones de la entidad a comienzos del pasado verano. Para entonces, Gracia operaba a través de un vehículo denominado Tesalia, domiciliado en Luxemburgo y que comparte al 50% con su socia Margarita González, la cual le había acompañado ya en la aventura de Fastibex.

La sorpresa de la familia Del Pino

En realidad, el inversor, que había hecho algo de dinero con una serie de operaciones bursátiles en Francia, ya se había fijado en el Pastor a comienzos de año pero aguardaba la puesta a la venta de un paquete significativo para adquirirlo. Cuando todo parecía indicar que sería Caixa Galicia la que protagonizaría la operación, saltó la sorpresa con la familia Del Pino, que antes del verano comunicó a la cúpula directiva del banco que preside José María Arias su decisión de salir con inminencia del capital.

Gracia no desaprovechó la oportunidad y además logró comprar las acciones a un precio de 2,8 euros por título cuando los Del Pino comenzaron pidiendo algo más de tres euros. El copropietario de Tesalia tomó el puesto en el consejo de administración que habían dejado los principales accionistas de Ferrovial, en medio de rumores sobre una posible oferta de Banco Espirito Santo que no llegaron a concretarse.

Pero apenas se había estrenado en la condición de consejero cuando llegó la OPA del Popular, que de este modo se imponía a Banco Sabadell en la carrera por hacerse con la entidad gallega. Junto con Amancio Ortega y, por supuesto, la Fundación Pedro Barrié de la Maza, (histórico accionista mayoritario del Pastor), José Gracia se comprometió a aceptar la oferta y contribuyó así a que el Popular se asegurara el éxito de la OPA al contar con más del 50% del capital.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba