Trama del 'Caso Nóos'

Los duques de Palma declararon en un ejercicio gastos falsos de 233.219 euros

La Agencia Tributaria ha empezado a poner cifras al fraude de incorporar nóminas falsas y cree que los duques declararon 169 euros en lugar de los 77.000 correspondientes.

Los duques de Palma en una imagen de archivo de sus estancias en Palma de Mallorca
Los duques de Palma en una imagen de archivo de sus estancias en Palma de Mallorca Gtres

Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina podrían haber colocado a través de su empresa patrimonial, Aizoon, nóminas falsas por valor de 233.000 euros al año. Así lo recoge una información que publica este lunes El Mundo, en la que se hace eco del primer informe cuantificador del fraude que ha llevado a cabo la Agencia Tributaria. Según el mismo, la estrategia utilizada era la de simular que tenían empleados que no existían, engordando los gastos de la empresa (en concepto de nóminas) reduciendo el margen de beneficio, lo que suponía menos impuestos. 

El informe de Hacienda fija el primer ejercicio fraudulento en 2004. La plantilla de trabajadores no queda clara a los inspectores, y en las declaraciones de algunos de los empleados de las empresas satélite utilizadas por Urdangarin y Torres para desviar fondos públicos se escuchó la confesión por parte de los contratados de que no prestaban servicio alguno pese a estar dados de alta en la Seguridad Social. Las contrataciones aparecían reflejadas tanto en los correos electrónicos de la secretaria personal del duque como en la documentación intervenida en el registro del Instituto Nóos.

Según explica el diario, con la práctica de las contrataciones fantasmas se conseguía rebajar el pago tributario y fingir una estructura que justificaba la facturación millonaria que Aizoon emitía a Nóos. La mayoría de los contratos eran de parientes o amigos de Julita Cuquerella, secretaria de Iñaki Urdangarin, y por ellos se redujo la base imponible en 233.219 euros. Es decir, Aizoon declaró una cantidad nimia al fisco mientras que la real debería aumentarse en 233.219,57 euros, que supone una base imponible de 233.785,81 euros. 

Una de las empleadas contratadas para inflar los gastos de la sociedad fue precisamente la hermana de Cuquerella, quien vivía en Madrid pero trabajaba en Barcelona, algo que se descubre por un correo electrónico del contable del Instituto Nóos, Marco Tejeiro, a la secretaria. "¿Sabes de alguien que le pueda interesar que le contratemos para acumular Seguridad Social? Sería para lo que queda de año y para el siguiente", se lee en el mail. Finalmente la secretaria apunta a su cuñada, que estaba en Madrid, y avisa a Tejeiro de que ninguna sabe de quién es la empresa, ya que creen que es de un amigo de Cuquerella. "Lo digo por si las llamas", comentaba en uno de los correos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba