Sanitatem

Los médicos piden que se investiguen las 16.400 muertes de mayores en residencias y se deriven responsabilidades

La patronal del sector espera instrucciones del Gobierno para iniciar la 'desecalada' en los centros; en Madrid, solo se hacen pruebas a la mitad de los trabajadores y un 73% de las residencias sigue sin equipos de protección

Desinfección de una residencia de mayores
Desinfección de una residencia de mayores EFE

La respuesta y actuación con las personas mayores que viven en residencias ha sido "insuficiente" en la crisis del coronavirus. Lo dicen los geriatras que, además, piden que se investiguen los fallecimientos -más de 16.400 en toda España- en estos centros para determinar las responsabilidades. Las cifras de muertes, añaden, están infravaloradas. Desde la patronal del sector esperan que el Gobierno les de instrucciones para comenzar la 'desescalada' en los centros. En Madrid, la comunidad con más muertes, solo se han hecho test a la mitad de los trabajadores y casi un 75% de los centros privados y concertados todavía carecen de equipos de protección para el personal. 

Ha sido una de las grandes tragedias de la crisis sanitaria de la covid-19. La muerte de centenares de personas mayores en residencias repartidas por toda España. A falta de cifras oficiales -"el Gobierno sigue sin sacar un informe con los datos", asegura Jesús Cubero, secretario general de la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE)- los datos que se barajan los aporta el último recuento realizado por Europa Press: unas 16.486 personas mayores usuarias de residencias de ancianos públicas, concertadas y privadas de toda España han fallecido durante la pandemia. 

Según estos datos: la Comunidad de Madrid es la región española más afectada, con 5.876 fallecidos de residencias sociosanitarias. Le sigue Cataluña -3.155 fallecidos- y de Castilla y León, con 2.449. En el extremo contrario, se situaría Canarias, la región con el menor número de fallecimientos: 17 personas. Todos los datos ya obran en poder del Ministerio de Sanidad, que sin embargo todavía no ha hecho públicas las cifras sobre lo fallecimientos.

Un mes esperando cifras oficiales

El ministro Salvador Illa, afirmó, hace ya un mes, que su departamento daría a conocer las cifras oficiales que, por ahora, siguen siendo una incógnita. "Mi opinión es que el Gobierno no puede dar cifras porque, a nivel global, solo se contabilizan datos de fallecidos por covid-19 a los que se les haya realizado un test y habría que hacer lo mismo en el caso de las residencias. Saldrían datos muy bajos y todos sabemos que no ciertos. Se le podrían duplicar. Por ahí viene la demora. Porque no tiene sentido", indica Cubero a Vozpópuli.

La patronal sigue aportando, día a día y residencia a residencia, información sobre la salud de sus mayores a las consejerías de políticas sociales

Desde AESTE, que agrupa 43.800 plazas residenciales (un 15% del conjunto del total de España) en más de 340 centros, aseguran que ellos han hecho los deberes. Siguen reportando, día a día y residencia a residencia, información sobre la salud de sus mayores (unos 375.000 ancianos españoles viven en las 5.800 residencias) a las consejerías de políticas sociales de las comunidades autónomas. "Lo hacemos desde el primer día de la epidemia. Lo que no entendemos es por qué el Gobierno sigue sin sacar ese informe", apuntan. 

Cifras infravaloras

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) también piden transparencia. Y que se depuren responsabilidades. Junto a sus sociedades autonómicas, ha emitido una serie de propuestas de cara a un rebrote o futuras crisis sanitarias. En el documento, la SEGG señala que, durante la pandemia, "la respuesta y actuación con las personas mayores ha sido insuficiente y desde el punto de vista de Salud Pública, no se ha actuado de forma eficaz, en la prevención, detección, aislamiento y circuitos de casos". Además, pide a las autoridades competentes que investiguen los fallecimientos para "determinar las responsabilidades y que se adopten cambios futuros".

La sociedad no escatima en críticas al trato que han vivido los ancianos de las residencias durante la crisis sanitaria.  "En esta crisis, las personas mayores han sidodiscriminadas en su capacidad de acceso real a servicios sanitarios especializados ylas residencias han sido estigmatizadas". Y pide que nadie sea discriminado por razón de edad.

La SEGG pide un protocolo "claro y común" en las residencias ante un posible rebrote y justifica que la diferencia entre comunidades en tasas de mortalidad ha sido fundamentalmente por "las actuaciones precoces de aislamiento"

"Para la derivación a recursos sanitarios especializados (hospitales de agudos y otrosrecursos intermedios medicalizados covid-19), ni la edad, ni el hecho de vivir en una residencia, deben ser un criterio de no derivación (esto es discriminación). Los criterios se deben basar en la situación individual, estado de salud, comorbilidad, funcionalidad y situación basal del paciente", apuntan. 

De cara al futuro inmediato, la SEGG cita una serie de recursos que "deben 'desescalar' lo antes posible" y enumera: las unidades de rehabilitación domiciliaria y ambulatoria; los centros de día de personas mayores y los servicios domiciliarios de atención y cuidados a personas mayores.

Antes, la sociedad, considera necesario crear un protocolo "claro y común" en los centros residenciales ante un posible rebrote. Lo justifica en que la diferencia entre comunidades en las tasas de morbilidad y mortalidad han sido fundamentalmente por "las actuaciones precoces de aislamiento, antes de tener unas tasas elevadas de contagio en la comunidad".

A la espera de instrucciones del Gobierno

La patronal del sector señala que está esperando instrucciones del Gobierno para iniciar esa 'desescalada' en sus centros. "Estamos haciendo una serie de recomendaciones al Ministerio explicando que hay que empezar a desconfinar a los mayores de las habitaciones para que empiecen a recuperar la normalidad. Hasta hace una semana las instrucciones eran de confinamiento total en los centros en los que hubiera un solo caso", señala Jesús Cubero.

La patronal trabaja en un escenario futuro en el que los podólogos o los peluqueros puedan acceder a los centros y, también, se puedan recuperar las visitas de familiares "con todas las medidas de precaución"

Otro protocolo en el que trabajan en el sector es las despedidas de las familias a los mayores que van a fallecer ahora que, según el secretario general de AESTE, los fallecimientos entran dentro de las "ratios normales". Además, quieren establecer cómo se harán las salidas de los mayores al recinto de las residencias, por ejemplo los jardines. Por ahora, el Ministerio de Sanidad los prohíbe. 

Además, la patronal trabaja en un escenario futuro en el que los podólogos o los peluqueros puedan acceder a los centros y, también, se puedan recuperar las visitas de familiares "con todas las medidas de precaución", precisa Cubero. Queda pendiente, también, añade, la 'desescalada' de centros de día, de los servicios de ayuda a domicilio y los centros de asistencia. El Ministerio, precisa, va a sacar una serie de recomendaciones en este sentido y las comunidades autónomas sus propios protocolos. De momento, en las residencias se mantienen a la espera. 

Nuevos ingresos en los centros

Además, Jesús Cubero apunta que en esa nueva normalidad entrarían los mayores que, por ejemplo, han estado o siguen ingresados en un hospital y quieren volver a sus residencias. "Se están estudiando protocolos de si, por ejemplo, hay que hacerles pruebas de coronavirus para volver a entrar", detalla. 

"Del total de plazas de residencias que hay en España, los contagios llegan al 10%" aseguran desde la patronal

Alude también a las personas que, antes de la pandemia, esperaban para acceder a una residencia. "Teníamos un volumen alto de solicitudes que se han acumulado en estos meses", señala. ¿No bajaron las peticiones de ingreso tras lo sucedido con el fallecimiento de mayores dentro de las residencias?, pregunta Vozpópuli

"Más allá de los grandes titulares lo que la gente sabe es que en el 90% de mayores que vive en residencias no ha habido contagios  y los mayores han estado bien. Al principio es verdad que fue horrible, pero ahora la situación está más controlada", agrega el representante de AESTE. Sostiene que "del total de plazas de residencias  que hay en España, los contagios llegan al 10 %". Si se toma como base los 375.000 ancianos que viven en estos centros, según los cálculos de Cubero, se habrían contagiado más de 37.000 mayores en residencias de toda España. 

Solo la mitad de residencias tienen test en Madrid

Precisamente hoy CCOO Sanidad Madrid ha dado a conocer un muestreo realizado en las 475 residencias de mayores privadas y concertadas de la Comunidad, las más azotada por el coronavirus con más de 5.876 muertes oficiales en residencias. Los datos de CCOO indican que solo en un 27% de estos centros se ha protegido a los profesionales y, en consecuencia, a los usuarios con equipos de protección individual (EPIs) adecuados.

Tras más de siete semanas de crisis sanitaria, continúan faltando EPI en muchas residencias, señalan. No llegan de forma homogénea y es “alarmante” que en un 37% de las residencias siga reutilizándose el material de protección, con el riesgo de contagio que ello conlleva. Los datos que ofrece el Gobierno de la Comunidad de Madrid, critican, no se corresponden con la realidad que están viviendo los trabajadores del sector. “No sabemos dónde están las toneladas de mascarillas y resto de EPIS necesarios de los que habla la Comunidad, ni las PCR masivas para las plantillas”, añaden.

A Jesús Cubero le cuadran las cifras. Señala que existe una diferente situación entre las grandes y pequeñas empresas que tienen menor capacidad financiera para la adquisición de equipos. Admite que, en Madrid, hace un par de semanas, la Comunidad pidió a AESTE si podían dejar de suministrar equipos de protección a sus centros, los más grandes, "porque los necesitaban para los mejor dotados". 

Cubero dice que admitieron la petición de la Comunidad. "Ahora mismo el mercado nos permite autoabastecernos  y no tenemos ningún problema. Se puede comprar, a precios más caros eso sí. De hecho, estamos haciendo unas inversiones importantísimas y las cuentas de resultados se están disparando, pero lo primero es invertir en sanidad y en nuestros residentes", comenta.

Sin pruebas a la mitad de trabajadores

Además, los mismos datos de la organización sindical, indican que las pruebas y los test se están haciendo a los profesionales solo en el 50% de las residencias. "En buena parte de ellas, los test o PCR fueron adquiridos por las empresas, y son las menos las suministradas por el Gobierno regional", apuntan.

CCOO cifra en un 50% el porcentaje de profesionales que han estado de baja durante la pandemia, de un total de 20.000

CCOO Sanidad Madrid desvela que, en más de 200 residencias, solo se han practicado pruebas a miembros de la plantilla que están de baja (alrededor del 32%). "El porcentaje de empleados que está acudiendo a los centros sin saber si son positivos o no sigue sin verificarse, aunque es muy elevado" indica el sindicato, que cifra en un 50% el porcentaje de profesionales que han estado de baja durante la pandemia, de un total de 20.000.

Esto, según la organización sindical, genera una "desmedida carga de trabajo por falta de contratación de personal y, con ello, se sigue sin asegurar la atención asistencial necesaria y de calidad a los residentes". CCOO ha constatado que en los casos en que se sustituyen las bajas, si a su vez estos sustitutos/as se contagian, “hay despidos y, en ocasiones, las empresas presionan para que estos empleados/as abandonen su trabajo voluntariamente”.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba