Politica

Ni mítines, ni siglas: Colón será un clamor de unidad contra la "traición" de Sánchez

No habrá mítines, ni enseñas partidistas, ni extrema derecha. En la plaza de Colón se leerá un manifiesto y sólo ondearán banderas españolas.

Manifestación en Colón (Madrid) contra el proceso separatista el 7 de octubre del 2017.
Manifestación en Colón (Madrid) contra el proceso separatista el 7 de octubre del 2017. EFE

Casado, Rivera y Abascal compartirán escenario en la concentración de la plaza de Colón convocada contra el gobierno socialista. Contra "el gran traidor", como lo denominan en el PP y Cs. Los líderes no harán uso de la palabra, no habrá arengas ni mítines. Tan sólo responderán a la prensa antes del acto. Estarán junto a otros dirigentes políticos. Manuel Valls finalmente aceptó asistir a la movilización, pese a su enfrentamiento frontal con Vox. También habrá representantes de otras formaciones, como Foro Asturias, el PAR, Coalición Canaria, UPN.

Javier Maroto, por el PP y José Manuel Villegas, por Ciudadanos, negociaron durante arduas horas el formato del acto. El PP, luego, trasladó los acuerdos a Vox que no puso obstáculo alguno. "Por una España unida. Elecciones ya", es el único lema de la convocatoria. Populares y naranjas emitieron un comunicado en el que rechazan la asistencia de agrupaciones que defienden "planteamientos ajenos a la Constitución". Severa advertencia a ese enjambre de siglas de extrema derecha que revolotean sobre los preparativos del acto. 

Hubo algunas discordancias en el formato. Cs pretendía que cada uno de los tres líderes se dirigiera a los congregados. Una cuestión rechazada por los populares y por Vox

Banderas y un mensaje

Hubo algunas discordancias en el formato. Cs pretendía que cada uno de los tres líderes se dirigiera a los congregados. Una cuestión rechazada por los populares y por Vox. Nada de discursos partidistas ni de oportunismos. Un solo mensaje, claro y contundente, sin colores y facciones. Casado y Rivera no quieren incidentes ni fotografías con 'aguilucho', señala una fuente de la organización.

Los periodistas Carlos Cuesta, María Claver y Albert Castillón serán los encargados de leer un manifiesto pactado, en el que se denunciará la política del Gobierno con los secesionistas y se reclamará la celebración de elecciones, tal y como prometió Pedro Sánchez al aterrizar en la Moncloa. 

El presidente del Gobierno respondía este sábado con una descalificación al PP y Cs, que convocan "a una España en blanco y negro". Al parecer, tan sólo Torra es la España en technicolor.

Presencia socialista

También asistirán dirigentes del PSOE, de la vieja guardia, gente alejada del sanchismo. José Luis Corcuera, ministro que fue del Interior, anunciaba su presencia en las redes. Joan Mesquida, exdirector de la Policía Nacional hacía otro tanto. "Habrá muchos socialista", señalan en fuentes de Ciudadanos.

Es la primera vez en la historia que las tres fuerzas del centroderecha se unen en un acto cívico al que se esperan decenas de miles de asistentes. El PP ha puesto todos los medios para facilitar el desplazamiento de sus simpatizantes o, sencillamente, de "todo el mundo que quiera estar con nosotros en Madrid", como afirma Casado. "Ni pedimos el carnet, ni sugerimos que se afilien", puntualizan.

El PP se ha volcado en la organización. "Se podrá comprobar qué partido tiene más capacidad de movilización. Que comparen con actos de Ciudadanos o de Vox en esa misma plaza no hace tanto tiempo", señalaba en privado un dirigente del PP. La plana mayor del partido de Casado estará en Colón. Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno, sus dos barones más representativos, fueron 'cazados a lazo'. No tenían previsto acudir pero modificaron sus respectivas agendas ante las presiones e Génova. También estarán Jaime Mayor Oreja, María San Gil, quizás José María Aznar...

Más de 120 autocares han sido fletados para la ocasión. La solicitud en la delegación de Gobierno hablaba de una asistencia de 20.000 personas. Teodoro García Egea, secretario general de los populares, tuvo que corregir este viernes al alza. Se pedía permiso también para ocupar las calles adyacentes. Goya y Génova se verán desbordadas, según las previsiones del equipo organizador.  

Moción de censura

La maniobra de Sánchez de escenificar una supuesta ruptura con los separatistas, improvisada por Carmen Calvo este viernes tras el Consejo de Ministros, lejos de disuadir a los convocantes, les ha dado más fuerzas. "Pretenden tomar a los españoles por tontos, Sánchez no ha roto con nadie, esto es una estrategema torticera para disuadir a la gente de buena voluntad de que acuda en masa a Colón, pero no cuela", señala una fuente de los populares. La demanda es ingente, "estamos desbordados", señalaba una fuente del PP desde Castilla la Mancha.

El líder de los populares estará muy atento a la respuesta popular. Hay dudas sobre si debe dar el paso al frente y presentar una moción de censura. Los números no dan. En su organización se detectan posiciones dispares. Casado no cierra la puerta a esta posibilidad. Depende de los temblores internos que se detecten en el PSOE. "La moción de censura será el 26-M", repite Casado oficialmente. Ciudadanos no quiere saber nada de esta posible iniciativa parlamentaria.

Sin presupuestos y con el partido roto, Sánchez está muy débil. El PP cuenta con que se producirá una severa derrota socialista en los comicios autonómicos. Luego se tratará de administrarlo entre los tres partidos que este domingo subirán a la plaza de Colón. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba