Política

La treta de Sánchez provoca una guerra jurídica de PP y Ciudadanos en el Congreso

Ambas formaciones coinciden en los pasos iniciales de una estrategia jurídica contra la argucia legal del Gobierno parar cambiar la Ley de Estabilidad

El líder del PP, Pablo Casado.
El líder del PP, Pablo Casado. EFE

PP y Ciudadanos han armado ya su particular batalla legal en el Congreso contra la argucia parlamentaria a la que ha recurrido Pedro Sánchez para reformar la Ley de Estabilidad y eliminar el veto de los populares en el Senado a la senda de déficit; el paso previo a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado

Después de duras reacciones por parte de los dirigentes de ambos partidos, PP y Cs enviaron sendos escritos a la Mesa de la Comisión de Justicia para que no acepte la enmienda que presentó este martes el PSOE en el último minuto al proyecto de reforma de la Ley orgánica del Poder Judicial sobre violencia de género actualmente en trámite.

Una enmienda que, a ojos de populares y naranjas, no tiene nada que ver con la materia que legisla la Ley y, además, resulta ser fruto de un pacto de Estado que todos estaban de acuerdo en aprobar y que ahora el PP ve peligrar. La presidenta de la Comisión de Justicia, Isabel Rodríguez (PSOE), ha convocado una reunión de la Mesa para este jueves. Como los socialistas suman mayoría junto a ERC en dicho órgano, la enmienda será casi con toda seguridad aceptada. A los populares y a los de Albert Rivera no les quedará otra que elevar una petición de amparo a la Mesa del Congreso, presidida por Ana Pastor y donde los dos partidos de centro-derecha suman mayoría.

Los socialistas defienden que la Mesa de una Comisión es soberana para tomar decisiones y que la Mesa del Congreso no puede revertir su criterio

A partir de aquí, las versiones difieren dependiendo de quién las narre. Los socialistas defienden que la Mesa de una comisión es plenamente soberana para tomar decisiones y que la Mesa del Congreso no puede revertir su criterio. De hecho, se remiten a precedentes en 2013 y 2014 en los que la mayoría del PP en la Mesa rechazó enmendar a una Comisión. El último caso es el que sirvió para aprobar el aforamiento de la Familia Real. IU y el PNV reclamaron que se tumbase por haberse tramitado mediante una enmienda a la ley de racionalización del sector público.

En cambio, naranjas y populares tienen depositada toda su confianza en que el órgano que controlan pueda frenar algo que tachan de "estafa democrática inédita" y un "fraude de ley" por parte de los socialistas. Lo más probable es que Pastor pida un informe a los Letrados de la Cámara para orientar su decisión final. Aunque prueba de que los populares no las tienen todas consigo es que se plantean ya llevar el caso al Tribunal Constitucional; un extremo que puede tardar más de un año en resolver, pero que no conseguiría paralizar el proceso y, por ende, no frenaría la aprobación de la senda de déficit y las cuentas públicas de 2019 para las que Sánchez no tiene amarrados los apoyos. Sobre todo, el de los independentistas catalanes.

Recurso de amparo

Como el recurso de amparo ante la Mesa que controla Pastor no paraliza los trabajos de la Comisión de Justicia, es probable que la presidenta del órgano pida a los grupos formar de forma urgente la ponencia que debatirá a puerta cerrada el articulado final de la norma que debe recibir el visto bueno del Pleno antes de ir al Senado.

En la Cámara Alta, el Gobierno pedirá que se tramite por la vía de urgencia, acogiéndose al artículo 90.3 de la Constitución. Algo que reduce el plazo de dos meses a veinte días. Y, en principio, no hay posibilidad de que el PP se oponga a ello. Fuentes parlamentarias explican a Vozpópuli que el TC resolvió en el año 2000 que la Mesa del Senado (controlada con mayoría absoluta del PP) "invadió" en 1995 las competencias del Gobierno socialista al rechazar la declaración de urgencia para tramitar una ley del aborto promovida por Felipe González. Cosa distinta es que ahora Pío García Escudero busque alguna otra razón para no dar trámite a la iniciativa y dejarla estancada. Lo cual obligaría al PSOE a ser quien recurra al TC.

Los populares insisten en el hecho "insólito" de que el mismo día que los socialistas presentaron la enmienda, el Pleno aprobó su Proposición de Ley para reformar la Ley de Estabilidad. Fue tomada en consideración aún con los votos en contra del PP, pero tanto naranjas como populares se han negado ya a tramitarla por la vía de urgencia y de lectura única reclamada por el PSOE para acortar los plazos y poder sacar los Presupuestos cuanto antes. De hecho, la diferencia entre los de Casado y los de Rivera es que estos últimos no están cerrados a debatir la posibilidad de tumbar también la capacidad de veto del Senado en la senda de déficit, pero por la vía ordinaria. 

Cs está dispuesto a debatir la posibilidad de tumbar la capacidad de veto del Senado en la senda de déficit, pero por la vía ordinaria

 A pesar de todo, los populares están dispuestos a dar su particular batalla legal para dilatar los plazos al máximo mediante otro tipo de recursos a la treta legal usada por los socialistas. No en vano, el PP usó esa misma herramienta para cambiar hasta 15 leyes orgánicas en la tramitación de otras que nada tenían que ver entre ellas. Si finalmente no consiguen alargar el proceso, la reforma de la Ley de Estabilidad podría estar lista en noviembre. Aunque todas las fuentes consultadas creen que vista la complejidad de recursos y contrarrecursos, es aventurado concretar ninguna fecha. Sánchez quería llevarlos al Congreso a finales de noviembre o principios de diciembre. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba