Miquel Giménezvozpopuli autores
Miquel Giménez

Opinión

¿Crimen o error?

La propuesta efectuada por Inés Arrimadas a Sánchez de cara a formar un Gobierno constitucional a muchos les parece formidable y a otros fatal

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas.
La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. Efe

Algunos debieron pensar cuando Rivera anunció que abandonaba la política lo mismo que Tayllerand cuando supo que Napoleón había ordenado fusilar al duque de Enghien. El diplomático sacudió la cabeza con tristeza y pronunció la histórica frase “es peor que un crimen, es un error”. Que luego los instigadores intentasen escabullirse, como el siempre escurridizo Fouché o el jefe de la policía secreta, general Savary, es lo de menos. Fue Bonaparte, obtuso y arrogante, quien se reconoció responsable de aquella atrocidad con la petulancia de los hombres bajitos que se creen héroes mitológicos.

A Enghien, como a Rivera, les falló el momento histórico, les fallaron no pocos de sus correligionarios y les falló Francia. Al corso le fue de perlas pasarlo por las armas para así hacer temblar tanto a los republicanos que conspiraban contra él como primer cónsul (todavía no se había quitado del todo la careta) al intuir sus ambiciones imperiales, como a los realistas, que, en connivencia con el gobierno británico, no cejaban en sus intentos por restablecer al Antiguo Régimen. Ahora sabemos que no había prueba sólida alguna contra el duque, como tampoco las hay contra Rivera, que lo único que hizo fue mantenerse fiel a su promesa electoral de no plegarse ante las exigencias de un Sánchez que ya había demostrado en varias ocasiones que no era de fiar, en especial en lo que respectaba a Cataluña. En un intento final que, a pesar de los voceros oficiales, obedeció más al patriotismo de Albert que a otra cosa, le ofreció al dirigente socialista un acuerdo de Estado, pero eso no lo salvó de la muerte civil que en España saben ejecutar tan bien políticos y periodistas. Porque, sépanlo los despistados, aquí enterramos como nadie y aquellos que más lloran en la comitiva fúnebre suelen ser quienes más se alegran por dentro.

La propuesta de Arrimadas puede parecer, a tenor de todo lo dicho, una reiteración de lo que Rivera hizo in extremis para evitar nuevas elecciones. De hecho, la actual dirigente naranja pone encima del tapete un Gobierno de coalición entre PSOE, PP y Ciudadanos. Una alternativa razonable, a la tedesca, que nadie mínimamente sensato podría criticar por la sencilla razón que la otra, la del Gobierno con Podemos, separatistas, Bilduetarras y demás, aún teniendo la misma legitimidad democrática que la primera, abriría un horizonte negrísimo para España en el concierto europeo y ya no digamos en el terreno económico.

Que Sánchez haya aceptado verse con Arrimadas rápidamente no es casual, como tampoco lo es que Esperanza Aguirre haya salido a la palestra pidiéndole a Casado que ceda unos cuantos diputados para se abstengan en la investidura

Nada que decir, pues, a la propuesta, que solo presenta un pequeño defecto: Ciudadanos solo tiene diez escaños de los 221 que formaría esa mayoría. Son, desde el punto de vista de la aritmética parlamentaria, absolutamente irrelevantes. Pero no nos precipitemos. Que Sánchez haya aceptado verse con Arrimadas rápidamente no es casual, como tampoco lo es que alguien con la experiencia de Esperanza Aguirre haya salido a la palestra pidiéndole a Casado que ceda unos cuantos diputados para se abstengan en la investidura a cambio de que Sánchez renuncie al proyecto de gobierno que tiene.

¿Podría haber hecho lo mismo Rivera? Podría. ¿Habría traicionado sus promesas en campaña? Sí. ¿El votante naranja se ha ido hacia otros pagos porque desea más acercamiento al PSOE o por otras razones? La inmolación de Albert, ¿fue peor que un crimen, fue un error? Y, de ser así, ¿quién sería el Bonaparte en esta historia que nos han explicado solo a medias? ¿Tienen algo que ver cierto grupo mediático y cierto grupo financiero a los que Rivera y su núcleo duro les parecían un verso demasiado suelto para sus intereses? ¿Tiene Inés la capacidad de persuasión necesaria – ciclópea, precisaríamos – para arrastrar a un PP totalmente renuente hacia una gran coalición? Y, la clave, ¿está Sánchez dispuesto a ello?

Sea lo que sea, lo que nadie podrá achacarle al ahora ya apartado líder naranja es lo que en su sentencia de muerte los jueces de Napoleón redactaron respecto al duque de Enghien: inteligencia con el enemigo, alta traición y complicidad en un complot. El resto, on verra.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba