Alvise Pérez (Luis Pérez) cabalga sobre la polémica con una sorprendente tranquilidad, como si su piel fuera impermeable a las críticas. Este consultor político, exasesor de Toni Cantó, se ha convertido en una de las voces con más pegada de la derecha en las redes sociales y en uno de los perfiles más señalados por los medios de comunicación e influencers de izquierda.

En esta entrevista con Vozpópuli, Pérez conversa sobre la situación política española y hace un repaso por su trayectoria, desde sus orígenes, de emigrante en Reino Unido, hasta la actualidad, cuando cuenta con un buen ramillete de enemigos en los medios de comunicación.

Pregunta: Usted mueve masas...

Respuesta: ¿Masas? Siempre digo que intentamos mover almas libres de españoles que tienen conciencia de país y que saben que el único lugar del mundo al que pueden llamar ‘hogar’ es España y se preocupan por lo que pasa por aquí.

P: ¿Alguna vez se ha sentido intimidado por el alcance de los mensajes?

R: Más que intimidado, sorprendido. Cuando empecé a hacer vídeos estaba todavía en Yorkshire, Reino Unido, y allí no me reconocía nadie por la calle, pero aquí, en Madrid, me reconocen mucho más.

P: ¿Quién es Alvise Pérez?

R: Me atrevo a definirme como un simple analista y emprendedor. Recibo información, la analizo y, si es cierta, la publico. Hago lo que muchos directores de prensa y televisión no se atreven a hacer y supongo que ahí reside una parte de mi valor. Los silencios son habituales en la prensa, incluso en la de derechas. A mí no se me caen los anillos por criticar a periodistas de la derecha española. Una forma de renovar la derecha española es hacerlo también en sus medios de comunicación. La derecha mediática no puede cumplir el sueño húmedo de la izquierda estando representada únicamente por personas como Eduardo Inda o Paco Marhuenda. Eso es libertad para la libertad de prensa y para la derecha...

Hago lo que muchos directores de prensa y televisión no se atreven a hacer y supongo que ahí reside una parte de mi valor.

P: Usted dijo que no se debe a sus lectores...

R: A mis lectores les debo todo menos mis opiniones, por lo que no les debo nada de lo que escribo. Ser íntegro para con la información implica no someterte a audiencias. Yo me debo a mí mismo, a mis ideas y a mis valores. Y es una fortuna saber que hay millones de españoles que coincidimos en lo esencial.

P: Usted fue uno de los jóvenes que emigró a Reino Unido durante la crisis...

R: Sí. Emigré con 21 años cuando había un 68% de paro juvenil, una barbaridad. Cuando ves a tus compañeros y a tus amigos con una carrera y un máster, sirviendo copas en una terraza, te das cuenta de todo lo que ha destruido el socialismo en los 36 años seguidos que gobernó mi tierra, Andalucía. Ahí o llevabas el carné del PSOE en la boca o no conseguías un trabajo en tu vida. Cuando llegas a esa conclusión y tomas la decisión de invertir tu veintena en algo positivo y dejas a tus amigos, tu familia y tus amores para emigrar –para empezar de cero en un restaurante extranjero- se te hace bastante duro, pero ayuda muchísimo a avanzar. La libertad siempre ayuda.

P: ¿La comunicación política tiene que ser directa y rotunda o no serlo?

R: La comunicación política tiene que entender que lo más importante es comprender a la persona que tienes enfrente. Ésa es la clave previa para comunicar con éxito.

P: ¿Se exagera todo en las redes sociales?

R: Hay gente que dice que las redes sociales polarizan. No estoy de acuerdo. El odio y las noticias falsas han existido desde que se inventó la imprenta y los medios comprados han formado parte del paisaje desde que los políticos comprendieron que descapitalizando y tratando de cierta forma a los medios de comunicación, estos los fiscalizaban menos. Mira, en los 90, antes de que existieran Facebook y Twitter, ETA asesinaba. Y en 2014 Podemos hablaba de hacer recortes con guillotina. ¿Eso era culpa de las redes sociales?

P: Pero es un argumento bastante aceptado...

R: Es un argumento más de ciertos políticos y ciertas personas para censurar más las redes porque no están bajo el control de una panda de burócratas que sólo creen en la libertad de expresión cuando le convienen los mensajes que se lanzan.

P: Verificadores de noticias, como Newtral, de Ana Pastor, le tienen siempre en el punto de mira...

R: Sí, bueno, tengo un juicio con ella el 15 de julio.

P: ¿Por qué?

R: Me presentó una demanda de 79 páginas en la que exigía al juez la eliminación cautelarísima de mi libertad de expresión. Quería prohibirme que hablara de ella y de sus empresas hasta el día en que se celebrara el juicio. Te puedes imaginar que el juez, alucinando, lo denegó. Me denunció porque considera que las informaciones que he publicado acerca de su hermana Mercedes Pastor, colocada por el PSOE, sobre quién registró el dominio Newtral.es, que es un exalto cargo del PSOE, y sobre cuánto gasta en sueldos su empresa han perjudicado gravemente la reputación de su negocio. Estamos muy tranquilos.

P: Verificadores de la verdad...

R: Impiden buscar la verdad por ti mismo. Ellos verifican la verdad con la posesión subjetiva de la objetividad. ¿Está Ana Pastor capacitada para decir qué es lo que incita o no al odio? El otro día publiqué una información sobre una ‘manada’ de extranjeros magrebíes que habían violado a una chica y eso, según Maldito Bulo, era incitar al odio. ¿Por qué? ¿Por decir que un violador confeso es del Magreb? Yo al mismo tiempo que digo eso, reitero que no hay que discriminar a nadie por razones de nacionalidad y de color. Los españoles se merecen llegar a conclusiones en base a hechos y a la verdad; no en base a lo que quede de una verdad previamente filtrada por los verificadores.

P: ¿Alguna vez ha considerado que en sus publicaciones ha empleado un tono excesivo?

R: No sólo eso, sino que algunas veces me he equivocado de pleno y de llano. Pero también digo que soy un ser humano, y que hay medios con redacciones completas que se equivocan también. Y proporcionalmente nosotros nos equivocamos muchísimo menos que ellos. ¿Cuántas veces se equivocó Antena 3 con la pandemia en menos de un mes?

P: Los medios y la verdad...

R: Pero si es que luego los medios que hablan de noticias falsas son los mismos que besan por donde pisa Pedro Sánchez por los milloncitos que reciben de publicidad institucional. Algo falla ahí, ¿no?

Los medios que hablan de noticias falsas son los mismos que besan por donde pisa Pedro Sánchez por los milloncitos que reciben de publicidad institucional

P: Le planteo la anterior pregunta de otra forma. ¿Usted se ha acojonado alguna vez después de publicar?

R: No exactamente. Hay cosas complicadas, como publicar que el ministro Ábalos estaba mintiendo a la opinión pública porque le cazamos cuando estaba yéndose a Ibiza de copas, cuando decía que se iba a Valencia por un tema familiar... qué curioso que esos temas familiares ocurran siempre en puente. También le pillamos con un maletín lleno de 500 euros a su mano derecha, guardaespaldas y portero de prostíbulo, que, por cierto, a ver si algún día nos cuenta el señor Ábalos dónde lo conoció. ¿Eso es cierto? Claro, es cierto y está demostrado. ¿Eso trae consecuencias? Pues claro que las trae: que una de las personas más mafiosas del Gobierno de España vaya contra ti de mil formas.

P: ¿Y alguna vez ha sido injusto?

R: Alguna vez incluso he eliminado mensajes porque he considerado que eran injustos o no eran la mejor forma de tratar un tema.

P: ¿Le han intentado acallar desde el Gobierno?

R: Me han llegado filtraciones de personas que me han mostrado cómo hay órdenes claras de Presidencia para ir contra mí. Mira lo que ha ocurrido con la prevaricación de la Brigada de Información o con la PCR de Salvador Illa. Han abierto dos causas políticas, sin ningún fondo jurídico, contra mí y la han difundido en todos los medios de comunicación del país. A mí me dicen que eso forma parte de una orden de Iván Redondo para hacerme contra-campaña. ¿Que esos juicios los vamos a ganar porque no tienen sustento jurídico? Claro, pero les da igual, pues cuando llegue la sentencia declarándonos inocentes llevarán tres años tratando de esquilmar nuestra credibilidad, véase lo que ocurrió con Rita Barberá y otros tantos.

P: ¿Alguna vez le han hecho alguna oferta para tratar de callarle por dinero?

R: Responder a eso hace que la gente piense que te inventas una película de Netflix en tu cabeza. En cualquier caso, eso no ocurre de esta forma, lo hacen de un modo mucho más sibilino a través de cierto tráfico de influencias. Te invitan a comer y te preguntan por tu familia y por su posición...por lo que les gustaría y lo que no... ¿Por qué crees que las familias de determinados políticos tienen acceso a determinados cargos? ¿Por qué el sobrino de Ábalos trabaja en una embajada? ¿Dónde está trabajando la ex-mujer, el suegro y la actual amante de Ábalos? Cuando ves que en el árbol genealógico de Ábalos figuran tantas personas que trabajan en cargos de libre designación de la Administración española, te das cuenta de cómo funcionan las cosas.

P: También está la opción de no aceptar esas propuestas del poder...

R: Claro, pero entonces te expones a ser objetivo de Newtral o a que Ignacio Escolar o La Sexta te pongan a parir todos los días. Si no tragas, van a por ti.

P: Usted trabaja para lobbies políticos. ¿Qué le piden?

R: Bueno, hay muchas cosas que llevo que se encuentran más allá de la política. Son cosas que me divierten mucho. Por ejemplo, una empresa quiere abrir un nuevo negocio de fajitas en Miami y me pide que le haga una campaña para el mercado Iberoamericano. Yo esas cosas las hago y me divierten y me ayudan a tener ingresos fuera de España. Te voy a contar una cosa: he tenido proveedores que llevaban 20 años sin tener una inspección de Hacienda y que a los 10 días de contratarme han recibido la visita de los inspectores.

He tenido proveedores que llevaban 20 años sin tener una inspección de Hacienda y que a los 10 días de contratarme han recibido la visita de los inspectores.

P: ¿Sí?

R: Así es. Y ha pasado varias veces. En España, Hacienda se utiliza como un arma política para intimidar a la oposición. A los inspectores de Hacienda eso les da igual porque si cumplen esas órdenes van a ganar ascensos y a no meterse en problemas en su departamento. Entonces, hay inspectores de hacienda que te joden la vida durante nueve años y te sabotean el negocio, pero luego les ganas en un juicio y ellos no reciben ninguna penalización. Se consideran semi-dioses y nadie se atreve ni siquiera a alzar la voz contra esta gente. Hay una mafia dentro de Hacienda que obedece a intenciones políticas. ¡Imagina qué ocurriría si le robas la novia a un inspector de Hacienda!

P: Dijo usted en una entrevista la siguiente frase: “Hemos sido un gran país”. Lo dijo en pasado...

R: Hombre, mira lo que ocurrió con Pedro Sánchez y Joe Biden. Es que el orgasmo de un cerdo dura más que ese encuentro. Tenemos un presidente que provoca que España haga el ridículo. España fue el primer imperio global, tenemos una capacidad creativa y constructiva tremenda, unos nexos culturales y financieros enormes con Iberoamérica... Somos un grandísimo país, pero gobernados por la peor calaña del último medio siglo.

P: Una última... ¿Dónde se ve dentro de diez años, a tenor del ritmo que lleva y del tono combativo que emplea?

R: Espero tener una mayor paz de espíritu y dejar de publicar cosas malas contra los malos para pasar a hacer cosas buenas para los buenos. Estar siempre yendo contra mafiosos, traficantes de influencias y expertos en cohecho y prevaricación termina agotándote espiritualmente.