Hace dos días, el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, se quedó sin su herramienta más habitual de comunicación, la red social Twitter. La plataforma decidió eliminar su perfil de manera inédita y permanente porque, afirmaban, "incitaba a la violencia".

Sin embargo, esta decisión no ha recibido demasiado respaldo, ya que entra en juego el debate sobre la libertad de expresión o por qué se cierran unas cuentas y otras permanecen abiertas. 

La última en pronunciarse en este sentido ha sido la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo portavoz, Steffen Seibert, considera esta decisión "problemática". 

En una entrevista con la cadena estadounidense 'abc', Seibert ha afirmado que los dirigentes de la red social "tienen la gran responsabilidad" de que la comunicación por parte de representantes políticos no esté "envenenada por el odio, las mentiras y la incitación a la violencia".  

No obstante, ha defendido que la libertad de opinión es un derecho fundamental y tiene una "importancia elemental". 

Según el portavoz de la canciller, este derecho fundamental puede ser intervenido, pero acorde con la ley y dentro del marco establecido por los legisladores, y no "por la decisión de los administradores de las redes sociales". 

El pasado día 7, Twitter bloqueó su cuenta 12 horas y, posteriormente, el presidente pudo volver a tuitear. Ahora el cierre de su perfil es permanente

Así, la dirigente alemana considera "problemático" que las cuentas del aún presidente de Estados Unidos -la investidura de Joe Biden es el 20 de enero-, hayan sido bloqueadas de manera indefinida. 

El primer bloqueo duró 12 horas

El primer bloqueo de la cuenta del magnate se produjo el pasado día 7, justo después del asalto al Capitolio, un asalto impulsado por el propio mandatario neoyorkino. 

Ese bloqueo inicial solo duró 12 horas y, posteriormente, el presidente pudo volver a tuitear. Aprovechó su regreso para compartir un vídeo asumiendo, finalmente, su derrota y asegurando que permitiría una transición tranquila.

Tras esas horas sin poder utilizar su perfil, Twitter lanzó otro comunicado este sábado en el que aseguraba que "tras revisar los recientes tuits de Donald Trump" y el contexto que rodeaba al país, suspendían "permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia".