El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció este lunes que el certificado vacunación o de haber pasado el coronavirus que se utiliza a modo de pasaporte sanitario en grandes aglomeraciones pasará a utilizarse en restaurantes, bares, teatros y cines desde la semana próxima.

Macron anunció además que el personal sanitario y quienes trabajen con personas frágiles, los empleados de residencias de ancianos, tendrán la obligación de vacunarse antes del 15 de septiembre, y a partir de entonces habrá sanciones para quienes no lo hagan.

"Cuanto más vacunemos, menos espacio dejamos para que el virus se difunda", dijo el jefe del Estado en un discurso televisado en el que avanzó nuevas medidas para frenar el incremento de contagios por la difusión de la variante Delta, que supone ya más de la mitad de todos los casos en el Francia.

Veto al turismo en España

El pasado jueves 8 de julio el Gobierno francés desaconsejó a sus ciudadanos que reserven vacaciones en España y Portugal por la explosión de contagios en estos dos países, que están entre sus principales destinos turísticos, y estudia aplicar medidas de restricción a los viajes.

"Los que todavía no han reservado, eviten Portugal y España en sus destinos", señaló en la televisión 'France 2' el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune, que dijo que "es un consejo de prudencia, una recomendación en la que insisto".

Este veto por parte del Gobierno francés pone en riesgo 1.000 millones de euros de ingresos en julio en España.