Aunque Mariah Carey, de 50 años, es toda una diva y una mujer millonaria, a la que no le hace falta nada, ha vivido episodios de lo más traumáticos en su vida y lo que es peor, provocados por su propia familia. 

La cantante, que procede de una familia humilde, nunca ha ocultado nada de su pasado pero en sus memorias, que se publican este martes, ha dado detalles del infierno que sufrió en su infancia y que ha dejado sorprendidos a muchos. 

Carey ha concedido una entrevista a Oprah Winfrey para su programa de podcasts de Apple TV 'The Oprah Conversation' y aquí ha relatado detalles de su pasado hasta entonces desconocidos. "Cuando tenía 12 años, mi hermana me drogó con valium, me ofreció una uña del meñique llena de cocaína, me provocó quemaduras de tercer grado y trató de venderme a un proxeneta", ha contado. La hermana a la que hacer referencia es Alison, de 57 años.

Su hermano le dio palizas durante años

La cantante también ha hablado de su otro hermano, Morgan, de 60 años, al que ha descrito como un tipo muy violento que le hizo vivir un infierno por las palizas que le propinó durante años.

Carey no tiene dudas de que sus hermanos siempre han querido aprovecharse de su fama. Con este libro, la cantante se siente liberada. "Ofrezco este libro en gran parte para finalmente liberar a esa niña asustada dentro de mí. Es hora de darle una voz, de dejar que cuente su historia. Exactamente como ella lo experimentó".

Después ha continuado diciendo: "Me ha llevado toda una vida tener el coraje y la claridad para escribir mis memorias. Quiero contar la historia de mis momentos: los altibajos, los triunfos, los traumas, las debacles y los sueños que contribuyeron a forjar a la persona que soy hoy".

El motivo de su divorcio con Tommy Mottola

Mariah también ha hablado de su exmarido Tommy Mottola. Hasta ahora nunca había querido dar detalles de su separación con el que por aquel entonces era ejecutivo de Sony Music. La cantante ha revelado que su ex le trataba como un cajero automático y que un día no lo soportó más y decidió ponerle fin. Además cuenta como también tuvo que ver que se cruzó en su camino Jerek Deter, exjugador de béisbol de 46 años.

Para Deter, si tiene buenas palabras. Además, al igual que ella es birracial, algo que les unió. "Él fue un catalizador que me ayudó a salir de esa relación porque creí que había alguien más para mí allá afuera. Fue por la condición racial: su madre es irlandesa, su padre es afroamericano, y yo también me veía de una forma muy ambigua. Yo no sabía quién era él... pero nos conocimos y escribí canciones al respecto", ha afirmado la artista sobre el papel de Deter en el final de su matrimonio.

"A decir verdad, no creo que aquello fuera como 'Dios mío, es el amor de mi vida', como lo dije en su momento, pero [gracias a él no sentía que] me despreciasen, él no se sentía superior por el hecho de que, en la mente de la mayoría de las personas, yo fuera de una u otra forma. Fue un catalizador [para su divorcio]. Y creo que fue hermoso", ha matizado Carey.

Jeter fue también quien le ayudó a entender la relación disfuncional de sus padres -se divorciaron cuando tenía 3 años- dado que se sentía apegada e identificada con él, porque ambos los dos habían triunfado en sus respectivas carreras a pesar de lo que sufrieron.

Ver esta publicación en Instagram

The Meaning of Mariah Carey 🦋 Out Sept 29 🦋 Pre-order: smarturl.it/TheMeaningOfMariah

Una publicación compartida de Mariah Carey (@mariahcarey) el 9 Jul, 2020 a las 7:08 PDT