Una casa convertida en emblema de la escritura, Montblanc representa desde hace más de un siglo la búsqueda de la excelencia a través de objetos convertidos en compañeros de vida. A lo largo de su historia, ha perseguido la misión de crear piezas que simbolizan una cultura ligada a la belleza, la armonía y la elegancia. Ahora, Marco Tomasetta coge el timón de la dirección creativa para dotar de una visión vanguardista el futuro más próximo de la firma. Con una amplia trayectoria en los grandes nombres de la moda, lo han visto pasar por sus talleres marcas como Prada, Chloé y Louis Vuitton y más recientemente, ha ocupado el cargo de director de diseño creativo de artículos de piel en Givenchy.

El valor de las raíces y una profunda tradición artesana son el punto de partida para comenzar a trazar esta nueva etapa en Montblanc, guiada por valores que la proyectan como una Maison dedicada a elevar la experiencia del lujo en la vida business y cosmopolita. El compromiso con la estética atemporal se pone, a partir del 1 de marzo, en manos del diseñador italiano para plantear una renovada expresión de la calidad y orígenes de la firma. Tomasetta llega a la firma de lujo para reinterpretar los conceptos ya existentes de vanguardia y calidad en piezas funcionales y de líneas depuradas, como por ejemplo, la estilográfica Meisterstück.

"Estamos encantados de que Marco traiga su liderazgo creativo y su experiencia a Montblanc para acelerar su camino hacia una evolución externa e interna. Marco es innovador, ágil y coherente con el valor de la artesanía fina y el diseño elegante, cualidades que han hecho de Montblanc una firma icónica", afirma Nicolas Baretzki, CEO de Montblanc desde 2017. Así, con una visión dinámica del diseño y la vida urbana, Tomasetta se convierte en los nuevos ojos de la Maison, en un desafío a incorporar los principios de la vanguardia en una de las firmas más emblemática del imaginario colectivo.