En el maremágnum de bodegas y marcas de vinos, ¡que bienvenidos sean y duren!, siempre hay algunas etiquetas que nos llaman la atención. Por su elaboración, por su categoría… en definitiva por ser diferentes a la gran mayoría. Son esas notas especiales que al catador le hacen pensar y le sorprenden.

Hemos seleccionado y catado cinco vinos que se salen de la norma por distintos motivos, desde su elaboración (sin prensado de las uvas, por ejemplo) a su calificación (traemos la primicia del ‘Gran Vino de Rueda’), por esas notas especiales que le da el terruño en bodegas que apuestan por la biodiversidad o debido a elaborar uvas tintas en blanco.

Es una época óptima para disfrutar de los vinos blancos, más ligeros y refrescantes. Pero no nos quedemos solamente en buscar una bebida ligera y fría, el mundo del vino blanco en España tiene muchas aristas y matices, con botellas especiales y sumamente atractivas que nos pueden descubrir nuevos horizontes. Por supuesto, siempre con el común denominador de la calidad.

1) Cuatro Rayas Longverdejo 2020

Bodegas Cuatro Rayas/ D.O. Rueda (Gran Vino de Rueda)

PVP recomendado: 18 euros

La nueva calificación del Consejo Regulador otorgando la categoría ‘Gran Vino de Rueda’ ha sido uno de los hitos en el mundo del vino en lo que llevamos de año. Para obtener la preciada contraetiqueta las uvas deben provenir de viñedos de más de 30 años, un rendimiento máximo de 6.500 Kg./ Ha. y una transformación a litros de únicamente el 65%. Pues bien, Bodegas Cuatro Rayas ha sido la responsable de haber lanzado el primer vino de Rueda que ha salido al mercado con esta calificación. Y no ha defraudado.

Es el primer "Gran Vino de Rueda" que sale al mercado.

En este vino se han recuperado levaduras ancestrales buscando lo natural en un proyecto sostenible respecto al manejo del suelo y del viñedo. Estamos ante un verdejo 100% que habla muy bien de esta nobilísima uva, tan baqueteada en estos últimos tiempos. Un vino vivo, puro frescor que ensambla a la perfección con su volumen en boca, de notas minerales. Un vino que es una delicia y, lo más importante, con identidad propia.

2) Adalta 2019

Bodegas Terra Remota/ D.O. Terra Alta

PVP recomendado: 19,50 euros

La bodega del matrimonio formado por Emma y Marc Bournazeu, enclavada en lo alto del Ampurdán, es una de las más especiales de nuestro panorama vitivinícola. Una Terra Remota, como se llama la bodega, en la que la biodiversidad está muy presente y que, actualmente, está en proceso de conversión a agricultura ecológica. Y éste (también con su versión en tinto) es uno de los más personales que nos da esta casa.

Adalta es un vino blanco con una gran personalidad.

Un monovarietal de garnacha blanca (cepas de 30 años), que fermentó en depósitos de acero inoxidable con batônnage y se crió sobre lías finas durante siete meses. Vino de gran personalidad de color dorado claro, que tiene notas frutales y florales y con tonos de la vegetación que rodea el viñedo que le da un toque único. Un blanco impecablemente elaborado, expresivo y untuoso que merece la pena descubrir.

3) Fillaboa Selecc. Finca Monte Alto 2018

B. Fillaboa/ D.O. Rías Baixas

PVP recomendado: 19,80

Un albariño que destaca entre otros por un carácter muy especial, con la calidad como primer reclamo, pero también por sus notas tan únicas dentro de la gran familia del albariño. Todas las uvas provienen del Pago Monte Alto, donde de 7 Has. cultivadas únicamente se selecciona la mejor uva para elaborar tan sólo 14.000 botellas. Un viñedo de 32 años que soportó el verano más seco de la historia, pero que propiciaría sin embargo un gran equilibrio entre alcohol y acidez.

Uno de los pocos vinos de albariño con potencial de guarda.

Se elaboró de manera tradicional, con levaduras autóctonas y el vino se mantiene en depósitos de acero inoxidable durante 12 meses. Un precioso color dorado, sumamente aromático (manzana, cítricos…). En boca es una explosión de frescor y sin embargo posee untuosidad y delicadeza. Un vino muy bien estructurado, complejo y muy satisfactorio. De los pocos albariños que tienen un gran potencial de envejecimiento (unos 5 años calcula la bodega). ¿La razón?, que está muy bien hecho.

4) Chivite Las Fincas 2 Garnachas 2019

Bodegas Chivite Family States/ 3 Riberas IGP

PVP recomendado: 14,95 euros

Su excepcionalidad radica principalmente en haber sido elaborado con garnacha blanca y tinta, ésta última en un 51% nada menos y elaborado en blanco lo que, a excepción de Champagne, no es nada habitual. Un vino ya en su segunda añada, que fermentó parcialmente en barrica de roble francés y criado sobre lías durante 5 meses.

Este vino no debe tomarse demasiado frío.

Pero no esperemos un blanco con peso, potente… Dos Garnachas es todo lo contrario: pura delicadeza ya en nariz que en boca sorprende por su viva acidez y largura. Conforme se va degustando adquiere diferentes matices y vira hacia un blanco más armonioso, estucturado y con volumen. Una divertida caja de sorpresas para un vino con el que parece que han hecho ‘encaje de bolillos’. No se debe tomar demasiado frío, se apreciará mejor.

5) Losada Godello 2020

Losada Vinos de Finca/ D.O. Bierzo

PVP recomendado: 13,90 euros

Un godello berciano con sus peculiaridades. La principal es que es un vino sin prensar: para elaborarlo el simple peso de las uvas va destilando el mejor mosto, si ejercer ningún tipo de presión adicional. Es el llamado mosto flor o lágrima y se trata, sin duda, del mejor que puede dar la uva. Las capas están plantadas a 600 metros de altitud en una sola parcela de suelos pizarrosos. Ese mosto flor se cría 6 meses sobre lías finas (75%) y resto en barrica de roble francés de 500 litros usada.

Un buen exponente del godello berciano.

Un vino floral y de frutas maduras con hueso en nariz, que en boca resulta opulento, con puntas de acidez bien graduadas y de madera perfectamente ensamblada. Es untuoso,  y elegante con notas minerales de salida. Es un excelente patrón de las grandes posibilidades que ofrece el godello berciano, a veces oscurecido por el de Galicia (normalmente más amable en boca). Un blanco de calidad y fiel reflejo del terruño donde nació.

Cinco vinos blancos, perfectos para el verano, pero con el valor añadido de ser algo diferente y especial.

Nota: Ninguno de los vinos mencionados se han seleccionado por motivos comerciales, su elección es una decisión únicamente de calidad y periodística. Los precios son meramente orientativos.