El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado por la empresa de entrega rápida de comida, Deliveroo contra una sentencia de enero de 2020 -que calificó a más de 500 de sus repartidores en Madrid como "falsos autónomos"- y ha confirmado sus conclusiones.

El fallo, al que ha tenido acceso este miércoles Efe, recuerda que el Supremo ya unificó doctrina en septiembre de 2020, cuando dictaminó en un caso similar -aunque entonces el denunciado era Glovo- que la relación entre estas plataformas y sus "riders" tiene en realidad naturaleza laboral.

Fuentes de la compañía han recordado que los hechos juzgados discurrieron entre 2015 y 2017 -cuando comenzó a operar en España-, y que su relación con los repartidores ha cambiado desde entonces.