Dos senadores de Ciudadanos, el valenciano Emilio Argüeso y la navarra Ruth Goñi, han decidido abandonar la formación naranja y marcharse al Grupo Mixto de ambas cámaras, según informaron fuentes parlamentarias naranjas a Vozpópuli. Mientras, la diputada por Alicante, Marta Martín, ha renunciado al acta en el último momento tras descartar el paso dado por sus compañeros del Senado.

La formación naranja expulsó este jueves a Argüeso tras subrayar que había incumplido los estatutos del partido naranja. "Argüeso ha realizado recientemente, en canales de comunicación institucionales del Senado, manifestaciones públicas con voluntad de “infligir un daño relevante” a los intereses y a la imagen tanto del partido como del conjunto de los afiliados. Concretamente, el artículo 124 de los Estatutos recoge este supuesto", señaló Cs en un comunicado.

El senador afectado por esta medida desconocía al cierre de esta edición que se le hubiera abierto un expediente de expulsión, según las citadas fuentes, quienes mostraron su contrariedad por este motivo. En un mensaje en Twitter, criticó el "cambio ideológico" de la formación naranja y su acercamiento al Gobierno de coalición.

"Ha sido una decisión obligada tras los apoyos y guiños constantes al gobierno de Sánchez e Iglesias que lo hacen incompatible con los valores y principios que yo siempre he defendido. Quien ha cambiado ha sido mi partido, no yo", argumentó.

La segunda en anunciar su marcha fue Goñi con un escueto mensaje. "Gracias a Ciudadanos por la oportunidad de defender durante estos años un proyecto político maravilloso. Ciudadanos ha cambiado de ideología. Causo baja en el partido. Seguiré en el Senado, como hasta ahora, defendiendo exactamente las ideas por las que me votaron los navarros", anunció en su cuenta de Twitter.

El dirigente leonés, Justo Fernández, fue el primer dirigente de Ciudadanos en reaccionar al anuncio de la senadora navarra: "De nada Ruth de parte de todos, pero a casa, ¿recuerdas la carta ética?", le preguntó a Goñi.

Le siguió en las críticas el diputado Miguel Gutiérrez: "Ruth, creo sinceramente que te equivocas. Es legítimo discrepar, e incluso renunciar a cualquier proyecto pero lo que acabas de hacer es precisamente uno de los motivos y pilares por los que nació el proyecto de Ciudadanos. No nos traicionas al resto sino a ti misma. Sé feliz", le indicó en su cuenta personal.

Hay un tercer senador, el murciano Miguel Sánchez, que ha dudado en los últimos días si dar el paso, pero por el momento prefiere seguir dentro de la disciplina del partido. No obstante, las citadas fuentes subrayan que la dirección nacional le ha abierto un expediente disciplinario -distinto del de expulsión- por unas declaraciones suyas tras la moción de censura en su región.

En todo caso, el paso de Argüeso y Goñi al Grupo Mixto del Senado supone que Ciudadanos perderá la condición de grupo parlamentario al final del actual período de sesiones. Es decir, en junio, con la consiguiente merma económica al perder la subvención mensual.

La Cámara Alta exige un mínimo de seis senadores para tener grupo propio. Hasta el momento, Cs contaba con siete diputados. Incluso, con la marcha de Fran Hervías al PP y se renuncia al acta, el partido naranja tiene un representante menos hasta que el Parlamento andaluz elija un nuevo senador por designación autonómica dentro de unos meses.

Ciudadanos se queda con nueve diputados

En el caso de Martín, estaba previsto que la diputada por Alicante publicase una carta este viernes con los motivos de su marcha al Mixto, pero finalmente ha decidido renunciar al acta y será sustituido por Juan Ignacio López-Bas, número dos en la lista naranja por esta provincia y al que Arrimadas considera "leal".

Si hubiera seguido los pasos de Cambronero, la formación de Arrimadas se hubiera quedado con ocho diputados en el Congreso, dos menos con los que empezó la legislatura. La propia Martín indicó en un tuit que siempre ha cumplido sus compromisos y que esperaba "que los que se quedan", los nueve diputados de Cs, "cumplan el compromiso" que le han dado. "Que ese escaño no sirva jamás para dar alas ni a nacionalismo ni a la corrupción. Ha sido un honor hacer mi trabajo estos años. Gracias", ha dicho en su adiós.

A principios de semana ya hizo pública una misiva dirigida a Inés Arrimadas en la que quejaba que no hubiera un cambio de rumbo tras el fiasco de Murcia y la convocatoria de elecciones en Madrid. Martín es la diputada más veterana de Cs en el Congreso pues se encuentra en su cuarta legislatura. En la carta, lamentó el "desprestigio sin precedentes" al que se ha visto sometido el partido en los últimos días después de la moción de censura murciana.